Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
SÁBADO 21.4.2018 Editado por Diario ABC, S. L. San Álvaro, 8, 1 3, 14003 Córdoba. Diario ABC, S. L. Reservados todos los derechos. Queda prohibida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta publicación, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa. Número 37.368 D. L. I: M- 13- 58 Apartado de Correos 43, Madrid. Teléfono de atención 901 334 554. Centralita ABC 91 339 90 00. EL PULSO DEL PLANETA VISTO Y NO VISTO Rugby, la gran evasión en las cárceles italianas La prisión de Turín introdujo la práctica de este deporte entre sus reclusos, pues favorece la reinserción. Ahora, 15 centros de Italia siguen el mismo ejemplo ÁNGEL GÓMEZ FUENTES CORRESPONSAL EN ROMA IGNACIO RUIZ- QUINTANO EL UNGIDO Lees la Historia General de España del padre Mariana, y comprendes que, si España ha llegado hasta aquí, es sólo para hacer ministros a Girauta y a Villegas T l rugby está logrando la evasión de los reclusos en muchas cárceles italianas. Este deporte se practica ya en 15 prisiones en todo el país y sus beneficios son extraordinarios. Y para ampliar aún más su presencia, se firmó recientemente un acuerdo entre la Federación Italiana de Rugby (FIR) y el Departamento de Administración Penitenciaria. El proyecto se denomina Balón ovalado tras las rejas Este es un deporte extraordinario, capaz como ningún otro de allanar cualquier diferencia social, de lograr que quienes lo practican adquieran el sentido del respeto al reglamento. El rugby representa hoy un formidable instrumento para facilitar el camino de recuperación de los presos manifestó Alfredo Gavazzi, presidente de la FIR. Las cifras son elocuentes: en una cárcel de Turín, la tendencia a reincidir entre los reclusos que juegan al rugby es del 25 por 100 frente a un 75 por 100 entre los presos que no lo practican. E FOTOS: FP Viaje a Nueva Zelanda Esta aventura ha tenido una larga gestación. La idea se inició en el 2009, cuando el director de la prisión de Turín, Pietro Buffa, se enamoró del rugby después de una visita a Nueva Zelanda. Para introducirlo en su cárcel se puso en contacto con Walter Rista, muy conocido en esa región por haber sido campeón con la selección italiana de este deporte en los años 60 y 70. Curiosamente, a Walter Rista se le había metido en la ca- un serio programa de entrenamientos durante la semana y partidos de liga el sábado o el domingo. La idea posteriormente se extendió a la cárcel de Bolonia, que tiene otro equipo en el mismo campeonato. Varios documentales y un libro cuentan esta aventura del rugby en las cárceles, resaltando sus valores y los efectos benéfiImágenes de un encuentro en la cos. Se trata de un deporte que facárcel de Turín entre presidiarios vorece la reinserción, el respeto por las reglas, por el adversario, por el árbitro, por los aficionados... A este respecto, beza la idea de llevar el rugby a la cár- un recluso dice en el documental La cel de Turín durante un viaje a Argen- primera meta El único reproche que tina con el equipo nacional. A Rista le hago a mi padre es que no me hiciera hizo impresión ver un auconocer el rugby; habría Si mi padre tobús lleno de presos jóaprendido a mantener la me hubiera venes que parecían viejos, calma, el respeto y quizás con la mirada perdida. Tuno habría cometido tanmostrado rinés de nacimiento, se el rugby, tal vez tos errores prometió entonces que un El deporte tiene el pono habría día llevaría un poco de aleder de cambiar el univererrado tanto so repetía Nelson Mangría a los reclusos de su dice un interno dela, que fue el preso más ciudad haciéndoles jugar al rugby. Su sueño se hizo famoso del mundo. Lo sauna realidad en 2010. Y, en pocos años, ben bien muchos reos italianos, que Rista ha logrado una revolución: el equi- han hecho de un balón ovalado una po de la cárcel de Turín ha sido inscri- suerte de maestro de vida, descubriento en el campeonato de la serie C, con do que el deporte es también libertad. Verbolario POR RODRIGO CORTÉS Renacentista, adj. Manitas. odos dicen que las autonomías son el cáncer que roe el pulmón de España, pero todos votarán a Rivera, nuestro Albert CLV cuya receta es... más tabaco, o sea, más Constitución 78, madre de todas las autonomías al precio de excluir del juego político al Rey (mero adorno) y a la Nación (mera retórica) Las elites tuelcen pol Livela me dice mi ensayista chino en su tienda de ultramarinos, que sabe de política más que la paloma azul. Podría ser. Y no hay que leer a Mosca ni a Pareto. Te lees la Historia General de España del padre Mariana, cuya lectura ya recomendaba Jefferson a los colonos americanos, y comprendes que, si España ha llegado hasta aquí, es sólo para hacer ministros a Girauta y a Villegas. Tres señales nos indican que Rivera es el Ungido: la invitación del Nobel Vargas a merendar a la luz de las velas de Barry Lyndon en Puerta de Hierro, la invitación de la Feria de Abril a cabalgar por Sevilla y la invitación del propio Rivera a apostatar del sindicalismo vertical de la Ugt de Barcelona, a cuya alcaldía quiere presentar Ciudadanos al hijo, según la narrativa oficial, de un pintor que liberó París con la Leclerc... ¡en 1949! Manuel Valls, a quien Macron, el modelo chisgarabís de Rivera, no quiso ni de bedel. Los flabelíferos del Poder, que son legión, al partido de Rivera llaman la Formación Naranja y a uno se le va la imaginación a una historia del Corán que Emilio García Gómez mienta en su prólogo de El collar de la paloma Esa bellísima historia de las impresionables damitas egipcias que, víctimas del arrebato que les produce la hermosura del patriarca José, mutilan sin sentido sus delicadas manos en vez de pelar las toronjas. Los viejos tratadistas tenían razón. Con la crisis del sistema, la clase económicamente relevante da la cara y pasa a reinante en la figura de Rivera, un nadador de Barcelona, nuestro bello José, Laffitte Macron de Francia, Kerensky de Rusia y Suárez Bis (en el sentido marxista) de España.