Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
84 GENTESTILO TV SÁBADO, 21 DE ABRIL DE 2018 abc. es estilo ABC La tiara Cartier, de Victoria Eugenia a Doña Letizia Recuperada en su día por Don Juan Carlos, la Reina la ha lucido por primera vez esta semana MARÍA LUISA FUNES MADRID Con motivo de la cena de gala en honor del presidente de Portugal en su primera visita de Estado a España, Doña Letizia ha utilizado su vestuario y su real joyero para marcar un punto y aparte tras el videogate de Palma de Mallorca. Si la tónica adoptada en sus últimas apariciones había sido la de la discreción había escogido prendas discretas, sencillas y ya utilizadas con anterioridad con la llegada de Marcelo Rebelo de Sousa la Reina Letizia ha tenido la oportunidad perfecta para dar un golpe de efecto. Aunque durante la bienvenida al presidente de Portugal había rescatado un elegantísimo tailleur de cheviot gris de Felipe Varela que había llevado con anterioridad, para la cena de gala en el Palacio Real la Reina eligió estrenar la impresionante tiara Cartier de Victoria Eugenia y un vestido nuevo de Ana Locking en un color azul oscuro muy acertado que tenía más de una pega. La tiara Cartier fue un diseño de la casa francesa cuajado de perlas, que Victoria Eugenia adaptó para utilizar un maravilloso juego de esmeraldas y un aderezo que su madrina, la Emperatriz Eugenia de Montijo, le había regalado y que la casa Ansorena se ocupó de montar. Inspirada en motivos egipcios, la diadema sufrió una gran transformación cuando, ya en el exi- FOTOS: EFE, AFP Y ARCHIVO ABC Frío en Palacio Doña Letizia con un calefactor en los pies, durante el encuentro de los Reyes con Rebelo de Sousa en el Palacio Real lio, la Reina Victoria Eugenia vendió las esmeraldas y repuso las perlas, pero ya sin la perla superior, la mayor en tamaño e importancia. tos oficiales hasta bodas reales y visitas de Estado. Una de las últimas ocasiones notorias en las que Doña Sofía lució la tiara Cartier fue en la boda del Principe heredero de Dinamarca. Pero la última vez que esta tiara se llevó en público fue en la boda de la Princesa Victoria de Suecia: la Infanta Cristina utilizó entonces una joya que jamás antes había llevado. Si bien se comentó la idoneidad de que una no Reina la llevase puesta, tal observación parece fuera de lugar, ya que la condesa de Marone había sido su depositaria y fue el propio Rey Don Juan Carlos el que la recompró y el que podía decidir junto con Doña Sofía cuál seria el devenir de la pieza. Así pues, y aunque en la cena de gala del lunes por la noche la Reina Letizia brilló con su tiara, la elección de su vestido probablemente no fue la más acertada. Para una vez que deja- Joyas de pasar Al fallecer Victoria Eugenia, la tiara pasó a manos de su hija, la Infanta María Cristina de Borbón, no formando inicialmente parte de las joyas de pasar que la Reina había ideado para transmitir a su hijo, Don Juan, y en lo sucesivo, a su nieto Don Juan Carlos. Pero Don Juan Carlos, que ha velado por la conservación del patrimonio joyero que su abuelo, Alfonso XIII, había adquirido, ofreció a su tía María Cristina, condesa de Marone, comprársela él mismo para Doña Sofía. A la Reina Sofía esta tiara le iba muy bien, por su forma y su luz. Al ser una pieza vistosa, pero poco pesada, la llevó en múltiples ocasiones, desde retra- ABC