Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
78 GENTESTILO TV SÁBADO, 21 DE ABRIL DE 2018 abc. es estilo ABC Sofía Palazuelo, una duquesa Su enlace con Fernando Fitz- James será el acontecimiento social del año El 6 de octubre, el Palacio de Liria será el escenario del sí, quiero de la pareja. Se conocen desde la universidad y llevan seis años de noviazgo ANGIE CALERO MADRID l compromiso entre Fernando Fitz- James Stuart y Solís, actual duque de Huéscar y Grande de España, con Sofía Palazuelo, su novia desde 2013, no podía hacerse de rogar mucho más tiempo. Según se ha podido saber esta semana, la pareja se dará el sí, quiero el próximo 6 de octubre en el Palacio de Liria, residencia principal del duque de Alba y padre del novio, Carlos Fitz- James Stuart y Martínez de Irujo. Ellos están muy contentos e ilusionados con la boda, tenían muchas ganas de dar este paso cuenta a ABC una amiga cercana a la pareja. Y añade: Tanto los padres de Sofía como los de Fernando están muy felices y orgullosos de ellos. El duque de Alba se lleva muy bien con ella Desde el fallecimiento de Cayetana de Alba, el 20 de noviembre de 2014, no se tardó en conocer el relevo generacional en la aristocrática familia. Y entre esas nuevas caras destacaba Sofía. Hija del arquitecto Fernando Palazuelo y de Sofía Barroso una importante galerista de arte contemporáneo que, desde que comenzó ARCO, organiza el programa de coleccionistas de la feria Sofía, que actualmen- E FOTOS: BELÉN DÍAZ Y GTRES Tras el anuncio de compromiso Arriba, Sofía Palazuelo y Fernando Fitz- James el pasado jueves en Madrid. A la dcha. Sofía en la boda de Luis Martínez de Irujo y Adriana Marín, en el Palacio de Liria, en 2016; y caminando por la calle te tienen 26 años, pasó parte de su infancia en Mallorca, donde su padre se dedicaba a rehabilitar edificios para después venderlos. Junto a sus hermanos mayores, Fernando y Beltrán, estudió en el elitista American International School. La última etapa de los hermanos Palazuelo en la isla coincidió con el divorcio de sus progenitores. La empresa del padre quebró por la crisis y, además, se enfrentó a un juicio por estafa, que le llevó a empezar de nuevo en Perú. Fue entonces cuando la madre volvió a Madrid con sus hijos y Sofía comenzó sus estudios de Comunicación y Marketing en el College for International Studies (CIS) donde conoció a su ahora futuro marido. Después de dos años y medio en el centro, Sofía decidió viajar a Boston para licenciarse en el Emer- son College. Fue allí, en Massachusetts, donde comenzó su relación con Fernando Huéscar. Sofía siempre ha sido una chica muy aplicada y, además, es muy cauta. Es de las que observa y después actúa, eso dice mucho de lo inteligente que es asegura a este periódico una compañera de la universidad. Es muy educada y muy fácil en el trato, siempre está sonriendo, aunque, como Fernando, no le gusta llamar la atención concluye. Pasiones, el arte y la moda A la vuelta de su estancia en Boston, Sofía decidió combinar sus estudios con una de las grandes pasiones que le ha inculcado su madre desde pequeña: el arte. Así, comenzó a trabajar en el área de eventos de Art Arround, la agencia que dirige Sofía Barroso y que Álbum de familia TRES BODAS Y UN MUSICAL ÁNGEL ANTONIO HERRERA ayetana de Alba y Jesús Aguirre fueron matrimonio durante dos décadas recumplidas, y el título de duque de Alba lo llevó Aguirre con naturalidad de señor listísimo, que es lo que fue, desde la infancia. Aguirre fue el duque de la movida, cultivaba la ironía de maldad en seis idiomas, paseaba por Liria como si ahí hubiera tenido colgado el albornoz, desde siempre, y editó y tradujo, en Taurus C todo el pensamiento moderno europeo, que aquí era lejanía o nada. Antes de Aguirre, Cayetana tuvo de marido al aristócrata Pedro Luis Martínez de Irujo y Artázcoz, con el que casó el 12 de octubre del año 1947. Fue aquella la primera boda de la duquesa. Las hemerotecas aúpan que resultó la boda más cara del mundo. Veinte millones de pesetas del momento es la cifra que se concreta como teso- rería de la celebración, en Sevilla, que incluyó banquete en el Palacio de Dueñas, para casi tres mil invitados. Estos excesos de alegría vienen a contrastar con las dos bodas siguientes de la duquesa, con Jesús Aguirre, primero, y luego con Alfonso Diez, donde se gastó la sencillez de linaje y el convite íntimo. Luis era ingeniero industrial, abogado de vocación política y mecenas de jaleo diverso. Ejerció de director de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. Cayetana se casó con él vestida de blanco, y se adornó de una diadema de brillantes y perlas que perteneció a la Emperatriz Eugenia de Montijo. Alfonso Diez y la duquesa se casaron por bulerías y hubo que arreglar Con Luis Martínez de Irujo, en 1947