Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO, 21 DE ABRIL DE 2018 abc. es cultura CULTURA 61 Patria cultural Los buenos libros son sin duda un revulsivo para las conciencias y un pasaporte hacia lo universal Pasado y futuro Una cultura que no desdeña la sabiduría atesorada durante siglos y no se cierra a los talentos venideros El español saca músculo político en Estados Unidos Podría ser un factor decisivo en las próximas elecciones legislativas JAVIER ANSORENA CORRESPONSAL EN NUEVA YORK Un idioma al alza Estado a estado El 38 de los miembros de la Unión tienen algún congresista que usa el español en su comunicación digital. Hay 19 estados (más Puerto Rico) que lo utilizan, mientras que en otros 31 ningún congresista se relaciona en español. En Nevada se halla el mayor foco: tres de cada cuatro congresistas lo usan. Uso del español por los congresistas Massachussets 56,56 N ada Nevad ad da 75 Colorado o olorado o 57 %60 %60 C nnetic Conneticut nne icu icut cut su esposa, Gertrudis Guerrero, a la que llama Tulita sus hijos, Sergio, María y Dorel, su nuera y sus dos yernos. Con todos ellos, y sus ocho nietos, Ramírez había acudido por la mañana a la sede del Instituto Cervantes, en cuya cámara acorazada depositó dos cartas manuscritas, una del escritor Rubén Darío y otra del revolucionario Augusto C. Sandino. Dos cartas, en la cámara Ambas misivas que constituyen el legado del premiado se guardarán en la Caja de las Letras hasta el 5 de agosto de 2022, día en el que Ramírez cumplirá 80 años. De esta forma, el primer nicaragüense que gana el premio Cervantes cumplía con una tradición que empezó en 2007 y se llevaba la llave de la caja de seguridad número 1475 y el certificado del depósito. A la cita en el Palacio Real, Doña Letizia acudió con el conjunto de vestido y abrigo color verde menta que le diseñó Felipe Varela para la Primera Comunión de su segunda hija, la Infanta Sofía, que se celebró el 17 de mayo del año pasado. Desde entonces, la Reina no había vuelto a lucir este primaveral vestido, que ayer conjuntó con zapatos y bolso del mismo color. Entre los invitados al almuerzo, que se sirvió en el comedor de gala, se encontraban la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría; los secretarios de Estado para la Cooperación Internacional, Fernando García Casas, y de Cultura, Fernando Benzo; el alcalde de Alcalá de Henares, Javier Rodríguez Palacios; los directores de las Reales Academias Española, Darío Villanueva, y de la Historia, Carmen Iglesias; el premio Cervantes Jorge Edwards, galardonados con premios literarios como Javier Sierra, Sonsoles Ónega, Dolores Redondo y Espido Freire, además del filósofo Javier Gomá, y autores de éxitos como José Ángel Mañas, Eva García Sáenz de Urturi y Elvira Roca. Casi el 18 de la población de EE. UU. es hispanohablante y se calcula que en 2050 será el 26,6 El número de personas que hablan español en la primera potencia mundial se ha disparado en las últimas décadas un incremento del 531 desde 1970 y, con ello, su fuerza como arma política. La polarización de las últimas elecciones presidenciales también afectó a la lengua de Cervantes: Hillary Clinton emprendió una campaña casi bilingüe, con muchos mensajes en español trufados de errores gramaticales mientras que Donald Trump arrancó la suya llamando criminales y violadores a los mexicanos y defendiendo en las primarias que él no usaba el español en campaña porque el idioma de EE. UU. es el inglés, y quien llega al país debe asimilarse. Los esfuerzos de Clinton no consiguieron los resultados deseados: no movilizó lo suficiente al voto hispano, que, aunque votó de forma mayoritaria a la candidata demócrata, dio un mayor porcentaje a Trump (29 que al anterior candidato republicano a la Casa Blanca, Mitt Romney. A pesar de todo, las elecciones mostraron que el español cada vez tiene más presencia en la política estadounidense. Arrancó con los clubes Viva Kennedy en las elecciones de 1960 que llevaron a John Fitzgerald Kennedy a la presidencia, ahora aparece como un factor decisivo en cualquier elección y solo ganará poder en el futuro. La temperatura de esa presencia la ha diseccionado el Hispanic Council en su estudio El español en la política de EE. UU. en el que repasa su uso en las principales instituciones legislativas del estado: la Cámara de Representantes y el Senado. De los 441 representantes que forman parte de la primera el 14 ha usado el español en su comunicación política: desde mensajes en redes sociales como Facebook, Twitter o Instagram, a una versión en español de su web o la diseminación de noticias y comunicados en este idioma. El porcentaje es menor que el de la población hispana, pero superior al de votantes, el 12 (la población hispana es la más joven de EE. UU. con una media de 28 años) En el Senado, el porcentaje es similar, con un 13 de los senadores que utilizan el español. En ambas cámaras se constata que las legisladoras mujeres son más proclives a usar el español, que además está mucho más representado en el partido demócrata que en el republicano. El español quizá se oiga Algún congresista usa el español Uso por fecha Comunicaciones en español por senadores Por décadas Bill Clinton 13 9 90 00 10 15 0 70 o antes 0 80 En 1996 Bill Clinton destinó más de un millón de dólares a la producción y difusión de anuncios en español, sobre todo en Estados como Nueva York, Arizona o Nevada. La evolución del Senado El uso del español por parte de los senadores está estrechamente relacionado con los años que llevan de servicio: entre aquellos que empezaron en la década de los 70 y 80 ninguno lo utiliza. El porcentaje crece según nos acercamos en el tiempo. Jackie Kennedy La mayoría de los expertos señalan las elecciones de 1960 entre John F. Kennedy y Richard Nixon como el momento de entrada del español en la política estadounidense. Jackie Kennedy pidió el voto en español para su marido. Al mismo tiempo se crearon los Viva Kennedy Clubs, que explicaban el sistema electoral americano a los hispanos. Uso por partidos republicanos demócratas Total Total 241 194 50 (25,77 10 (4,15 División por partidos Si nos centramos en el Congreso, observamos una clara diferencia por partidos: tan solo diez congresistas republicanos reflejan en su comunicación digital algún uso del español, una cifra que asciende hasta los cincuenta si nos trasladamos al Partido Demócrata. más este año, en el que las elecciones legislativas de noviembre renovarán la Cámara de Representantes en su totalidad y parte del Senado. Los hispanos, un electorado bastante abstencionista votó el 47,6 en las presidenciales de 2016 lo es todavía más en elecciones legislativas. Los candidatos que consigan llevarnos a las urnas tendrán mucho ganado, en unas elecciones que también serán el primer gran examen a la presidencia de Trump. El español será su mejor embajador ante estos votantes remolones.