Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES, 18 DE ABRIL DE 2018 abc. es espana ESPAÑA 37 Guardia Civil, para dar a conocer su labor al pueblo. Pero el clima era peculiar insistió. Ubicó a dos acusados, Jokin Unamuno y Adur Ramírez de Alda, en el movimiento Ospa, el colectivo que canaliza las hostilidades contra los agentes en Alsasua. Mi profesión la conocían perfectamente dijo. El sargento, que tenía 33 en la agresión, relató que ahora viven aislados del pueblo, a pesar de tener una niña pequeña. Van incluso al médico en otro lugar. Vivimos constantemente pidiendo perdón y somos los agredidos lamentó la novia del sargento, entre sollozos. Manifestó que los insultos vertidos prueban que les pegaron por ser guardias civiles y explicó que algunos vecinos le han confesado que el entorno de los acusados trata de identificarla. Una es una puta traidora y la otra es una putilla que han traído al cuartel manifestó en voz alta un paisano en el supermercado, con Pilar presente. Ella calló para no delatarse. El relato de la noche del ataque Temí por mi vida, los golpes no paraban ni en el suelo minar, dijimos de ir a tomar una copa a un sitio que yo frecuentaba, el bar Koxka. Había gente porque al día siguiente era la feria del ganado, pero no nos preo- Llegamos a la puerta del bar, el lugar más cupó, no es del ambiente abertzale. Llegamos sobre iluminado. Hago un poco de frente a los que están las dos y media, pedimos cuatro consumiciones. No- dentro del bar y no esperaba que hubiera más gente tas que te mira la gente, algunos grupos te señalan, fuera, esperándonos. En ese momento veo a Adur Rasaben que estás ahí. Que te tienen vigilado, pero eso mírez de Alda, con una camiseta roja, y a otro alto (Julo notas siempre. Al salir del servicio, me encuentro len Goicoechea) que nos daban puñetazos a mi, al sarcon un chaval rubiete, de complexión gento y a mi novia. Empiezo a recibir atlética (Oihan Arnanz) y me pregunta golpes de todos lados, sobre todo me daque si soy madero. Le digo que estoy en ban en la cabeza. Había unas quince o mi tiempo libre, y me responde que meveinte personas rodeando y en el pasiA la cabeza nos tiempo libre Me zafo de él, y me llo más (Testimonio del teniente) Recibo golpes corta el camino un chaval con el pelo cortado por los lados (Jon Ander Cob) del en la cabeza, en Noto que me golpean constantemente, no puedo estar de pie que también me zafo. Nos lanzan un chula espalda y y caigo, era tan constante la agresión que pito de plástico vacío, pero decidimos en las piernas, no puedo decir un instante en el que caino darle importancia, no merece la pena me desplomo go y me rompen el tobillo, pierdo el equisegún las propias palabras del teniente librio. Recibo golpes en la cabeza, en la en su declaración como testigo. Estáespalda y en las piernas y me desplomo. bamos situados en la zona de la entraFractura Noto un receso cuando llega una pareja da a la derecha, pegados a unas máqui Sangraba y de la Policía Foral. Estoy aturdido, vino nes recreativas, entró un joven con una la gente seguía alguien del local que me comentó algo. boina (Jokin Unamuno) y se dirigió hapegándole, tenía Me dolía mucho el tobillo. Nadie nos ayucía mí con actitud desafiante, me pegó el tobillo partido, dó. Cuando estaba tendido en el suelo, en la cara añadió el sargento. me empujan mi novia se puso encima, abrazándome, Más tarde, en torno a las cuacubriéndome, pidiendo que pararan. Solo tro de la mañana, llegó Jokin Unamuno y se la recuerdo a ella (Testimonio del teniente) Él sanacercó de forma agresiva. Se dirigió al sargento y me graba y la gente seguía pegándole, tenía el tobillo parinterpuse. Me dijo que su abuelo era guardia civil y que tido, intento que no le agredan y me empujan contra la por qué conocía su nombre. Empieza el jaleo, hay em- pared con tanta fuerza que yo también caigo al suelo pujones, la chica que le acompañaba empuja a María (Testimonio de María José, la novia del teniente) José, me golpean por la espalda en la cabeza y en las piernas. Me doy la vuelta y veo al rubio de complexión Por supuesto que temí por mi vida, esatlética. Desde que Jokin se encara con nosotros, noto taba tan aturdido que perdí la noción de estar ahí, esempujones y patadas por todos lados, hacia mi espal- taba en el suelo, me subía mucho el dolor, no parada, mis piernas. Decidimos salir del bar, nos cuesta ban los golpes, no tenía localizado al sargento. Me esbastante, porque hay una especie de pasillo con mu- taba yendo y no podía hacer nada, no podía cha gente (Testimonio del teniente) Intenté salir a defenderme. Los golpes venían de todos lados y no la calle el primero, con Pilar, pero vi cómo varias per- cesaban, no me podía levantar y salir de ahí, era una sonas daban puñetazos y patadas al teniente, y a mí situación tan indefensa (Testimonio del teniente) Fuimos a cenar al bar de los padres de mi novia, el de los jubilados de Alsasua. Al ter- también, por la espalda. Estaba la puerta casi bloqueada, no paramos de recibir golpes (Testimonio del sargento) ABC El sargento y el teniente también rebatieron las tesis de los acusados. El primero detalló con claridad las patadas y puñetazos que propinaron los siete acusados de lesiones terroristas, sin olvidarse ni salvar a ninguno. Al segundo, con el que más se ensañaron, le costó más identificar a los atacantes. El teniente, Óscar, atribuyó golpes sin dudarlo a Unamuno, Ramírez de Alda (a pesar de que él declaró que ni siquiera estaba en el local) y a Goicoechea, estos dos últimos lanzando puñetazos desde la entrada del bar, la zona más iluminada. Ubicó además a siete acusados todos menos Abad en el interior del bar Koxka. Ainara aseguró ayer que ella solo acudió a los exteriores. El sargento, Álvaro, tampoco dudó en su relato, a preguntas del fiscal del caso, José Perals, que le cuestionó uno a uno por los acusados. Este chaval, que en ese momento era rubio, le vi pegar patadas y puñetazos con una destreza como si fuera conocedor de artes marciales. Agredió al teniente explicó sobre Arnanz. Después detalló la identificación de Unamuno, que iba vestido con una boina: Fue el que comenzó todo, sin ninguna duda A Cob, el sargento le atribuye numerosas patadas y puñetazos al teniente Participó en la pelea dentro del bar, con otro chico rubio, el que sabía de artes marciales manifestó. A Goicoechea, jugador del equipo de fútbol del pueblo, le reconoció en la rueda, pero luego tuvo dudas. Ayer, en la vista oral, el momento de la verdad, arrojó más luz sobre su implicación: Esta- ba allí agrediendo, participó activamen- sobre cuya participación el teniente te, pero no recuerdo exactamente en mantuvo dudas: Mientras estábamos qué momento propinó los puñetazos saliendo, ese joven nos propinó numeEl análisis continuó con los demás rosos puñetazos y patadas, y estuvo El testimonio sobre la participación de agrediéndome en la cabeza cuando esRamírez de Alda coincitaba en el suelo También dió con el del teniente: apuntó a Abad: Me cogió Condena Con una camiseta roja, de la espalda para que no La Fiscalía pide este chico fue el que cuanauxiliar al teniente Por hasta 62 años de último, describió las amedo el teniente intentaba salir del bar, le propinó va- prisión por delitos nazas de Urquijo: No vi de lesiones y rios puñetazos en la cabeagresiones físicas suyas, za. El teniente zarandearealizó agresiones verbaamenazas ba la cabeza bruscamenles especialmente a Pilar, terroristas te. Era él sin duda: se fue a quien dijo: Esto es lo al bar de enfrente y entre que vais a tener cada vez varios lo rodearon y se intentó poner que salgáis del cuartel La Fiscalía pide una sudadera de color oscuro. Le costó condenas de prisión de hasta 62 años y porque le estaba chica En el ataque medio por delitos de lesiones y amenatambién ubicó sin titubear a Urrizola, zas terroristas.