Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES, 18 DE ABRIL DE 2018 abc. es opinion OPINIÓN 17 VIC PRIMERA PLANA BALTASAR LÓPEZ SUPERÁVIT Y TASA TURÍSTICA: LECCIONES El cogobierno suspende en lo básico, gestionar el dinero, y saca matrícula en Creación de problemas donde no los hay E DESDE SIMBLIA que incluye calificar de esa forma a su poder judicial. Sin embargo, no tienen el menor empacho en acudir a él cuando así conviene a sus espurios intereses. Violan la ley, cuyo respeto es la esencia de la democracia. Buscan toda clase de argucias para burlarla. Toman iniciativas contrarias al ordenamiento legal y consideran presos políticos a los políticos presos por sus acciones ilegales. Vociferan contra los jueces e incluso los amenazan cuando sus decisiones no les permiten continuar con sus trapicheos. Sin embargo, cuando una decisión, como la de ese tribunal regional alemán, da oxígeno a sus planteamientos, alaban a la justicia. La justicia es justa cuando conviene a sus intereses. Por el contrario un estado democrático ha de mostrar, tanto a las duras como a las maduras, su respeto por esas decisiones porque la justicia es un poder independiente, algo que los independentistas olvidaron hace tiempo. Son muchos quienes sostienen que el Estado está perdiendo la batalla de la imagen exterior (algo que nos agobia en exceso a los españoles) ante las mentiras del independentismo catalán, adobadas convenientemente para ser vendidas más allá de nuestras fronteras. Hay algo de cierto en ello, pero creo que está lejos de la realidad. Más allá de apoyos procedentes de partidos xenófobos o de ultranacionalistas de corte fascista, lo que define ideológicamente a los independentistas, no han logrado apoyos de relevancia, pese al dineral gastado y toda la parafernalia desplegada por lo que pomposamente denominaban como sus embajadas No vacilan en falsear situaciones e imágenes, como las que difundieron el uno de octubre, tampoco a la hora de convertir a la policía autonómica en una policía política. Añadan a ello que no vacilan en adoctrinar en las aulas y hasta en falsear la Historia, según sus propias fantasías. Todo vale con tal de llegar a Ítaca. Nada de eso puede hacerlo un estado democrático. Esa es su grandeza y también, para muchos, su debilidad a la hora de enfrentarse a quienes juegan con las ventajas que les ofrece la democracia. Lo saben y explotan esas debilidades pretendiendo incluso que les ampararen en sus ilegalidades. JOSÉ CALVO POYATO DEBILIDAD DE LAS DEMOCRACIAS No han logrado apoyos de relevancia, pese al dineral gastado y toda la parafernalia desplegada S uele afirmarse que la democracia es la menos mala de las formas de gobierno. Es una definición que parte de un principio negativo: las formas de gobierno son malas. Personalmente prefiero decir que la democracia, con sus imperfecciones, es la mejor de todas las formas de gobierno conocidas, al menos hasta el presente. Consideran algunos que uno de sus principales lastres es la debilidad que ofrece para hacer frente a los ataques de quienes arremeten contra ella. Pero señalemos que ello no fue obstáculo para que en la mayor conflagración vivida por la humanidad, las democracias- -es cierto que aliadas a un poder dictatorial como era la Unión Soviética de Josef Stalin- -vencieron al poder totalitario de la Alemania de Hitler. La fortaleza de un estado democrático es muy grande y son sus propias reglas de funcionamiento las que permiten garantías incluso para sus más peligrosos enemigos. Hay quien considera eso como una debilidad y, ciertamente, esos enemigos dirigen sus ataques de forma que las garantías democráticas jueguen a su favor. Un ejemplo claro lo tenemos en los independentistas catalanes, cuyo principal objetivo, más allá de llegar a Ítaca, es deteriorar de forma grave la democracia española. Acusan al Estado y a sus poderes de fascistas, lo l cogobierno PSOE- IU acaba de volver a suspender en lo básico: gestionar el dinero de que dispone y ponerlo a carburar para fortalecer la recuperación económica. Sí saca matrícula de honor en materias tan importantes para un Ayuntamiento como Creación de problemas donde no los hay Porque la pasada semana conocimos que el Consistorio cerró 2017 con un superávit de 23,4 millones, que podrán destinarse a un plan de inversiones. Aunque la edil de Hacienda, Alba Doblas (IU) vende esa cifra como reflejo de una labor de diez del bipartito, es en realidad un cate para él. Porque, como en 2016, en que esa cantidad sea tan sobresaliente influyen sus problemas para materializar las previsiones de gasto, algo que es más grave en el desembolso en proyectos y obras. Los campeones de la transparencia aún no han dado el dato de cuánto dejó sin gastarse el cogobierno el año pasado. Debe ser bastante de nuevo. Porque la delegada de la clase política dirigente, la alcaldesa, Isabel Ambrosio (PSOE) ha admitido que el nivel de inversiones no es algo que nos haya gustado La regidora ha prometido hincar los codos, con la puesta en marcha de un nuevo departamento de Contratación que acelere dichas inversiones. Ojalá, lo logre. Porque hasta ahora el bipartito en lo que sienta cátedra es en generar problemas donde no los hay, como ha pasado con la cementera Cosmos o el centro comercial de Rabanales 21. La pasada semana hemos tenido otra lección magistral. Ganemos- -impulsor de la iniciativa- PSOE e IU se posicionaron a favor de crear una tasa turística y aprobaron que el Ayuntamiento haga un estudio sobre ella, ya que aún no se sabe ni qué gravaría exactamente. La fuerza verde, que sustenta al cogobierno desde la oposición, está empecinada en que tenemos un problemón con la presión que ejercen los viajeros sobre los vecinos del Casco y su vida cotidiana, cuando el problemón para la capital será que los visitantes empiecen a escasear. El auge del sector puede tener efectos colaterales negativos. Por ejemplo, el boom de los apartamentos turísticos genera prácticas de competencia desleal y fraude (economía sumergida) o dificultades de convivencia, con viajeros que confunden Córdoba con un Magaluf sin playa pero con MezquitaCatedral, que mola para sus selfis A las Administraciones les toca solventar eso. No deben, como hace a veces el Consistorio, cargar contra un área de actividad cada vez más importante para nuestra economía. Los dimes y diretes sobre la tasa turística, que aún necesita, además, un respaldo legal de Junta o Estado, ya son una mala noticia. Los emprendedores locales y los inversores de fuera volverán a ver con recelo a un gobierno municipal que no sólo no es capaz de ejecutar adecuadamente sus inversiones, sino que tampoco ayuda a que las del sector privado se desarrollen con todo su potencial.