Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 OPINIÓN POSTALES DOMINGO, 15 DE ABRIL DE 2018 abc. es opinion ABC A LOS CUATRO VIENTOS Desasolo residencia de ancianos Narcotráfico JOSÉ MARÍA CARRASCAL HIGH NOON El mayor riesgo sea que estamos ante dos machos- alfa que se toman la política como algo personal La Junta, miope en Lucena La Junta de Andalucía afirma no tener constancia del informe de los técnicos de Urbanismo de Lucena que instan al desalojo de los ancianos de la residena Nueva Aurora de Lucena por no reunir las más mínimas condiciones de seguridad y salubridad. Y eso que los familiares denunciaron en 2016 ante el área que dirige en Córdoba Ángeles Luna esta situación. En junio de 2017, el Defensor del Pueblo abrió una investigación de oficio. Una sola visita de los técnicos municipales ha bastado para Ángeles Luna constatar los hechos. Una provincia bajo la lupa policial El narcotráfico está presente en todos los rincones de la provincia. Pero la labor de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado ha logrado minimizar su impacto al detectar los principales focos y entender la forma de desarrollarse en la provincia, un lugar de paso más que de asentamiento de los grandes clanes y señores de la droga. Las intervenciones policiales desde 2011 han trazado un mapa donde se desprende que los municipios más próximos a la A- 4, así como los de la Campiña, son los más activos en estas prácticas ilegales. Y también los más vigilados y controlados. H igh noon, las 12 del mediodía en inglés, significa también el momento álgido de una situación tensa, de ahí el título de la película en la que Gary Cooper se enfrenta solo a cuatro facinerosos que venían a por él. En español diríamos las cinco en punto de la tarde inspirado en la elegía de Lorca a la muerte de Ignacio Sánchez Mejías. La noche del viernes, los norteamericanos volvieron a vivir uno de esos momentos, tras anunciar su presidente un ataque aéreo a Siria, como respuesta al uso de armas químicas contra uno de los últimos reductos de los opositores al presidente Assad. Aunque se preveía, no se estaba seguro de ello. Los mismos militares norteamericanos advertían de los riesgos de la operación, el primero, que los rusos tienen un importante contingente de tropas y material en Siria, donde hay también soldados americanos, y el menor error podía llevar a una confrontación directa en un escenario nada favorable para estos. Luego, estaba el peligro de causar bajas civiles que, de ser muchas, arruinarían la operación. Por último, lo que menos quieren hoy los norteamericanos es verse envueltos en un conflicto lejano. Pese a todo, Trump dio la orden de ataque. Hay que admitir que tomó precauciones. De entrada, no lo hizo solo, sino acompañado de franceses e ingleses. Luego, el ataque se limitó al programa de armas químicas sirias, en su triple faceta de investigación, producción y almacenamiento. Para envolverlo en todo tipo de garantías: no se intentaba derribar el régimen sirio. No se apuntaba a sus aliados, rusos e iraníes, y no habría más ataques si Assad no volvía a usar armas químicas. Pero ya sabemos que las guerras empiezan creyendo que será una batalla y duran años, sobre todo, en el Oriente Medio. Los sirios dicen que han derribado 110 misiles aliados. Estos, que la misión se ha cumplido. Posiblemente, ambos exageran. Tampoco conviene olvidar que Putin está decidido a restaurar para su país el estatuto de superpotencia y no renunciará fácilmente a los avances que ha hecho. De ahí que los norteamericanos no se fueron anoche tranquilos a la cama, pensando en cómo reaccionaría. De momento, se ha limitado a convocar una reunión urgente del Consejo de Seguridad, a calificar el ataque de agresión y a advertir que habrá consecuencias sin especificar. Puede que el mayor riesgo sea que estamos ante dos machos- alfa que se toman la política como algo personal, casi como un desafío. Lo que puede llevarles a un duelo en Siria, que se extendería por aquel polvorín y más allá. Si miramos al pasado, en todas las guerras civiles, incluida la última nuestra, la intervención extranjera no ha hecho más que ampliarlas y alargarlas. Y en ésta, por triple motivo: porque allí están las mayores reservas de petróleo, porque sunitas y chiítas están en guerra desde que murió Mahoma y porque puede devenir en guerra nuclear, algo que aterra sólo pensarlo, pero que con los personajes envueltos no hay que descartar. Esto no es una película. ABC ABC Y SUS LECTORES Reciprocidad A menudo condicionada por la corrección política y la inercia, la permeable frontera que separa al castellano del resto de lenguas de España se ha saldado con la contaminación de un vocabulario, no solo institucional o institucionalizado, que muchos lectores consideran innecesaria. Nos escribe sobre este particular JUAN MANUEL PIQUER, lector que nos sigue desde hace tiempo y con gusto y que observa cómo desde Cataluña, o las personas que usan habitualmente el catalán, acentúan palabras castellanas o del español en general como si fueran en catalán No me parece correcto, sin ser un experto, claro. Por ejemplo, ponen habitualmente Sànchez, o Alcalà, o Espanya... Y luego se nos pide que digamos Girona en lugar de Gerona, o Lleida, o incluso se escribe habitualmente procés. No me parece justa esa falta de respeto y de reciprocidad. Los nombres propios no suelen cambiarse, que yo sepa. Y menos solo en el mismo sentido. Entonces, ¿pueden confirmar con la RAE si esto es correcto y elevar algún tipo de reclamación o denuncia en su diario? Sin duda, todo esto tiene un trasfondo político nacionalista, no justificado en mi opinión. Y puede equivocar a los lectores Aunque sus textos suelen dar pie a la controversia, Juan Manuel de Prada mantiene una parroquia estable de fieles. Nos lo recuerda MANUEL RAMÓN ESPINO, que, rendido ante nuestro columnista, lo califica como último reducto moral- espiritual y cimiento sólido de la grandeza intemporal que siempre ha caracterizado a este, su mi periódico Nadie como Prada sigue defiende en desértica soledad la proclamación de su fé, es anticorrecto sin llamar a violentar al César, y nos enmienda la plana (en cuanto a aceptaciones y negociaciones internas que todos debemos pactar con nosotros mismos en estos tiempos) un touché diario... Se agradece sobremanera que su opinión choque frontalmente (atacando a la esencia del problema) en algunas ocasiones, con los que intentamos seguirle desde nuestra cómoda desidia religiosa... En cualquier caso, Prada no está solo: desde mi acobardada admiración sin compromiso social alguno, le apoyo Remata nuestro lector su carta con un guiño de fingida confidencialidad: ¿No publicarán esto, verdad? Que hay muchos vecinos en el bloque que compran este diario 850 millones de euros, que hemos pagado todos los españoles, para fidelizar a sus compinches y empresas del partido Si bien ellos no se han lucrado personalmente añade algún miembro cercano ha presumido de tener dinero para asar una vaca, pero los expresidentes no se enteraron de nada... Les ruego publique esta carta, si lo tiene a bien, en su periódico, del que soy lector habitual Más música Como un desafío, un guante lanzado al aire, nos envía FRANCISCO ALONSO sus propias críticas del ciclo de Ibermúsica ante la escasa presencia de este género periodístico en nuestras páginas. Los lectores de ABC se queja están perdiendo el seguimiento de la actualidad musical. Gracias a Julio Bravo y Stefano Russomano tenemos noticias de actividades, pero falta la crítica musical solvente y autorizada. Lo mío serviría de acompañamiento, como vox populi, opinión del público... No sé música, pero algo sé de música y procuro comunicarlo (función social) ¡Cuánto aprendí en el ABC de don Antonio Fernández Cid... La crítica tenía DON, que dijo Burgos de Andrés Amorós, con razón Complicidad Cuando menos discutible le ha parecido a ENRIQUE PÉREZGALDÓS MENÉNDEZ- ORMAZA la columna de Carlos Herrera del pasado viernes, en la que, según la visión de nuestro lector, Herrera exculpaba Chaves y Griñán de la malversación de Un toque de atención a la conciencia Pueden dirigir sus cartas y preguntas al director a: Por correo: C San Álvaro, 8, 1 3. 14003 Córdoba Por fax: 957 496 301. Por correo electrónico: cartas. cordoba abc. es. ABC se reserva el derecho de extractar o reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepasen el espacio destinado a ellas.