Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 ENFOQUE DOMINGO, 15 DE ABRIL DE 2018 abc. es ABC Un grupo de pensionistas se manifiesta ayer en Barcelona, convocados por los sindicatos EFE UGT y CC. OO. pinchan en Barcelona Bandera roja o lazo amarillo JESÚS LILLO En el ecosistema circular montado por el nacionalismo para cerrar filas y simular autosuficiencia corporativa, todas las piezas encajaban y seguían la corriente de la Generalitat, desde los colegios profesionales a la radiotelevisión pública, pasando por abadías, festivales primaverales de música, equipos de fútbol, locales okupas y sindicatos de clase, todos a una. La UGT estaba en el ajo y mojaba en el alioli, y también Comisiones Obreras, dos organizaciones cuya contrastada experiencia en la escenificación y movilización del victimismo obrero no tardó en ser aplicada al pasacalles independentista. Servicios de logística y conocimiento del medio: Manolo, tráete el megáfono, y todas esas cosas. En una de las comunidades más prósperas y mejor abastecidas de Europa, poco margen de maniobra tenían unos sindicatos que aquí y allá han aprendido a sobrevivir a partir de las causas más peregrinas, desde el orgullo gay a las demandas feministas, pasando por las movilizaciones antibélicas, la memoria histórica, Lula da Silva o el amianto, un folclore contemporáneo que les proporcionaba visibilidad y que, a la vez, no les impedía mantener activa su presunta defensa de los derechos de los trabajadores. Hasta que se enredaron con el separatismo si España les roba, vayamos con ellos y confundieron la libertad con el tocino. Ayer en Barcelona, apenas 2.000 personas acudieron a la convocatoria de UGT y CC. OO. en defensa del sistema de pensiones, cuestión que cotiza al alza en el CIS quinto problema ya de España y con la que las franquicias catalanas de los sindicatos solo lograron ayer sacar a la calle, pancarta en mano, sus miserias éticas. Estar al plato y a las tajadas, a la bandera roja y al lacito amarillo, con los obreros y con aquellos que fueron a buscarles la ruina, tiene la misma lógica que el argumentario de una teórica del separatismo fugada a Suiza y peinada para una entrevista en la tele. Ayer se quedaron solos con el megáfono, y en Cataluña, precisamente donde no hubiera tardado en reventar el sistema de pensiones de haber triunfado la empresa golpista a la que dan cobertura y aliento. UGT y Comisiones Obreras encabezan hoy en Barcelona, junto a la ANC y Òmnium Cultural, una nueva manifestación por los denominados presos políticos. Ahí tendrán más calor y compañía. Os queremos en casa reza el lema y desiderátum de la marcha. Más difícil sería pedir que los sindicatos supieran a estas alturas dónde está su verdadera casa y cuál es su razón social.