Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 ENFOQUE MARTES, 10 DE ABRIL DE 2018 abc. es ABC El Ebro, ayer a su paso por Zaragoza, donde esta madrugada se esperaba que alcanzase su caudal máximo FABIÁN SIMÓN Alerta por la crecida del Ebro Cuando el río suena Será esta próxima madrugada cuando el caudal del Ebro toque techo y alcance a su paso por Zaragoza los 1.221 metros cúbicos por segundo, más del doble del registrado ayer. El Gobierno de Aragón alertó ayer a todos los alcaldes, presidentes comarcales y cuerpos operativos desde la localidad de Novillas hasta la de Mequinenza para que extremen las precauciones y realicen labores de seguimiento y vigilancia del cauce del río en las próximas horas. Habrá que esperar. Aguas abajo, también cunde el temor a que el Ebro se desborde. El embalse de Ribarroja, que mantiene almacenados 189,5 hectómetros cúbicos, superó ayer el 90 por ciento de su capacidad. Los primeros avisos proceden del norte, especialmente de Navarra, donde el agua caída durante los últimos días y el deshielo han provocado riadas a menudo devastadoras. En las inmediaciones de Lodosa sigue sin aparecer el cuerpo del ciudadano senegalés que la noche del pasado jueves cayó con su coche al Ebro, mientras que la crecida del río Aragón se llevó ayer por delante un rebaño de seiscientas ovejas a su paso por Cáseda, también en la Comunidad Foral. El nivel de los embalses de la zona, que con las últimas lluvias llega al 92 por ciento en La Rioja, contrasta con los pobres registros de los pantanos de Entrepeñas y Buendía, en la cabecera del Tajo, cuyas reservas apenas se sitúan en el 19,65 por ciento de su capacidad. Más al sur, hay una España que aún tiene sed.