Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
94 DEPORTES DOMINGO, 25 DE MARZO DE 2018 abc. es deportes ABC Carlos Soria inicia a los 79 años su enésima expedición al Dhaulagiri, uno de los dos ochomiles que aún se le resisten A por la cumbre maldita EMILIO V. ESCUDERO MADRID simple vista, el cuerpo de Carlos Soria (Ávila, 1939) parece frágil, pero basta un apretón de manos para darse cuenta de todo lo contrario. Bajo esa apariencia quebradiza emerge un deportista de élite que no entiende de edad y cuyo reto de ascender los 14 ochomiles sigue vivo a pesar de las dificultades para encontrar patrocinador en los últimos meses. De hecho, la mano amiga de Ifema y el Ayuntamiento de Madrid no apareció hasta última hora, cuando Soria y sus inseparables Sito Carcavilla y Luis Miguel López Soriano ya tenían A prácticamente las maletas hechas para atacar la cumbre del Dhaulagiri. No ha habido incertidumbre porque yo tenía claro que iba a ir igual con o sin apoyo. Está claro que es mucho mejor poder afrontar esta ascensión de la mano de Ifema, con una expedición en condiciones explica a ABC el alpinista, apenas unas horas antes de tomar un vuelo rumbo a Nepal. Allí se enfrentará a la séptima montaña más alta del mundo. Cumbre que se le ha atragantado en los últimos dos años y que confía en hollar dentro de unas semanas. Conocer, la conocemos muy bien ya. El año pasado estuvimos muy cerca de llegar a la cumbre se quedaron a apenas cien metros pero no pudo ser. Un problema con la niebla nos lo impidió, pero esta vez lo vamos a lograr señala optimista. Porque Carlos es así. Un tipo feliz, que disfruta con lo que hace. Sin dobleces. Sin cara oculta. Cuando estoy en la montaña, lo único que me preocupa es hacer las cosas bien, sin arriesgar más de lo necesario, y contando siempre la verdad. La montaña está ahí para disfrutar de ella. No me gusta esa imagen tétrica que algunos dan del alpinismo señala. Será su noveno asalto al Dhaulagiri, aunque no por eso afronta esta expedición con ansiedad. Vamos con la misma tranquilidad de siempre, sin pensar en lo que ocurrió otros años. La idea es pasar unos cuantos días aclimatándonos en altura en el valle del Khumbu para trasladarnos luego al campo base del Dhaulagiri y esperar al buen tiempo para atacar la cima. Sin ansiedad alguna, sino con ilusión afirma con contundencia. Después de una vida dedicada al alpinismo, el reto de completar la ascensión a los 14 ocho- miles de la Tierra se ha convertido en uno de los motores de su vida. Soria vive entregado al deporte en su casa de Moralzarzal, rodeado de montañas. En ellas se entrena cada día. Rutina que no frena con el mal tiempo del invierno. Estoy mejor que nunca. La rodilla mala me duele menos que otras veces, y la menos mala está muy bien bromea, mientras pasa de puntillas por las penurias que ha tenido que pasar para preparar la expedición por la falta de fondos. Este año he podido ir menos al Centro de Alto Rendimiento de Sierra Nevada, que es un lugar estupendo para mí, porque me viene muy bien dormir en altura explica. A por un 2018 mágico Aunque el primer reto de Soria es el Dhaulagiri, su idea es poder culminar con éxito esa ascensión para ir en otoño a por su último ochomil. Si todo sale bien, iremos al Shisha Pangma este mismo año. Si no, pues en 2019 o cuando haga falta señala con la seguridad de quien tiene claras las cosas. Para ese último reto, el alpinista aún no sabe si contará con el apoyo de Ifema, ya que el acuerdo con la empresa es, en principio, solamente para esta expedición al Dhaulagiri. Sé que el dinero es muy difícil de conseguir y, además, yo no sé pedir. Me gusta la gente que me dice rápido que no me puede ayudar. La prefiero a otros que te dicen que se lo tienen que pensar y luego, cuando los llamas, no cogen el teléfono Decepciones que no han derribado su sueño de pisar las 14 cimas más altas de la Tierra. Filosofía La montaña está ahí para disfrutar de ella. No me gusta esa imagen tétrica que algunos dan del alpinismo Carlos Soria, a por los 14 ochomiles 9.000 9.000 8.900 8.900 8.80 8.800 8.800 8.700 8.700 8.600 8.600 8.500 8.400 8.300 8.200 8.100 8.000 Everest (8.848 m) 62 años (2001) K 2 (8.611 m) 65 años (2004) Nanga Parbat (8.125 m) 51 años (1990) Gasherbrum II (8.035 m) 55 años (1994) Makalu (8.465 m) 69 años (2008) Lhotse (8.516 m) 72 años (2011) Manaslu (8.156 m) 71 años (2010) Kanchenjunga (8.586 m) 75 años (2014) Montaña (altura) Edad (Año) Cho- Oyu (8.201 m) 60 años (1999) Broad Peak (8.047 m) 68 años (2007) Gasherbrum I (Hidden Peak) (8.068 m) 70 años (2009) Annapurna (8.091 m) 77 años (2016) Dhaulagiri Dhaulagiri Dhaulagiri (8.167 m) (8.167 m) Shisha Shi Pangma Pangma (8.046 m) (8.046 m) (8.046 m) TAYIKISTÁN N K 2 AF AFGANISTÁN Gasherbrum I Gasherbrum II Cho Oyu Lhotse Everest Makalu Kanchenjunga PAKISTÁN NE PA L CHINA Nanga Parbat CHIN CHINA INA Broad Peak BU BUTÁN Shisha Pangma Manaslu BUTÁN BUTÁ BUTÁN TÁN Dhaulagiri PAKISTÁN PAKISTÁN KIST INDIA BIRMANIA IA Golfo de Benga Bengal gala INDI INDIA DIA Annapurna NEPA NEPAL PAL BANGLADESH BANGLADES BA GLADESH Infografía: CG. SIMÓN