Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO, 25 DE MARZO DE 2018 abc. es cultura CULTURA 77 Granta Lo seleccionó como uno de los escritores jóvenes británicos más prometedores de la década La cara turbia del fútbol Con libros como Mercado de invierno o La mano de Dios recorría la cara más turbia del fútbol Bob Dylan se encierra tres noches en el Auditorio Nacional El cantautor arrancó anoche en Salamanca la gira de presentación de Triplicate NACHO SERRANO MADRID RBA en 2009 con Si los muertos no resucitan la editorial organizó una excursión a Berlín para entrevistarle y recorrer algunos de los paisajes dea novela, un trámite que la mayoría de escritores suelen despachar a regañadientes y esfumándose a las primeras de cambió pero que el escocés transformó en un tour non- stop de 48 por la capital alemana. Seguidor del Arsenal Un recorrido en el que Kerr compartió cenas, y visitas a los rincones más oscuros del III Reich, habló de su amigo David Gilmour (Pink Floyd) desde el asiento delantero de un taxi y se reivindicó como irreductible seguidor del Arsenal. Una revelación que se traduciría, años más tarde, en otra serie de éxito inmediato protagonizado por Scott Manson, segundo entrenador del ficticio London City. De ahí saldrían títulos como Mercado de invierno o la más reciente La mano de Dios títulos con los que recorría la cara más turbia del fútbol. Antes de eso, Kerr ya había sido seleccionado por la revista Granta como uno de los 20 escritores jóvenes británicos más prometedores de la década y, nadie es perfecto, se había llevado un Bad Sex Award por la descripción de una escena sexual especialmente torpe, pero si por algo será recordado es por haber creado a un Bernie Gunther que, huérfano y sin nadie que le escriba, se queda ahora sin saber qué será de su futuro. Las entradas para el primer concierto de la gira española de Bob Dylan, que tuvo lugar anoche en Salamanca, se agotaron en menos de una hora. Pero aún quedan localidades para las tres actuaciones consecutivas que tiene programadas en Madrid a partir de mañana, en el Auditorio Nacional de Música. Quizá tenga que ver con el hecho de que el furor dylanita no parezca especialmente desatado tras el lanzamiento de Triplicate o más probablemente con el precio de las entradas, unos setenta euros más gastos la más barata. Ese es el precio que hay que pagar para disfrutar del Nobel de Literatura en la intimidad, en un recinto que sin duda ofrecerá unas condiciones acústicas inmejorables, con las que podrá Cerrará su gira española con dos conciertos en el Liceo de Barcelona ABC detectarse cada matiz sonoro impreso por la espléndida banda del artista de Duluth. Además, el viejo Bob necesita rentabilizar al máximo cada velada para mantener a su séquito, digno de un monarca del folk: el autor de Blowin in the wind viaja en dos autobuses de lujo, y en cada escala suele reservar todas las habitaciones de dos (o más) hoteles de cinco estrellas en el centro de la ciudad para descansar con sus músicos, su nutrido equipo de seguridad y sus técnicos de montaje. Derecho de admisión Esta visita por triplicado ha vuelto a poner de manifiesto el carácter maniático de Dylan. Ha prohibido el acceso de todo tipo de reporteros gráficos a sus conciertos, pero además, se reserva el derecho de admisión para expulsar de los mismos a cualquier fan que intente captar un vídeo o una simple imagen de su ídolo sobre el escenario. Se podrá acceder al recinto con el teléfono móvil en el bolsillo, pero una vez tomado asiento, cualquier gesto sospechoso que sea detectado por los miembros de seguridad acabará con el espectador de patitas en la calle. Elitismo y restricción no parecen palabras propias del vocabulario Dylan, pero en realidad, a estas alturas nadie se sorprende por las manías de un artista que nunca ha tenido reparos en desafiar a su audiencia con conciertos ásperos, a veces incluso antipáticos, en los que gran parte del público suele acabar torciendo el gesto a mitad de bolo al no reconocer ni la mitad del repertorio. Pero, ¿y si tiene una buena noche? De vez en cuando, se produce el milagro y Dylan sonríe al público, e incluso toca y canta las canciones que que esperamos, tal y como las conocemos. Puede ocurrir durante toda una actuación, o durante un fugaz instante de comunión con su hinchada durante una velada gris. En cualquier caso, la sensación suele hacer que setenta euros sean una estupenda inversión. Cerrará su gira española con dos conciertos en el Liceo de Barcelona (30 y 31 de marzo) deja. Un río lleno de miedo, de Violetas de marzo ese epíteto con el que los nazis viejos designaban a los alemanes que se apuntaron al Partido Nacionalsocialista Alemán cuando no quedaba otro remedio. En ese río, y con su propia esvástica sobre la solapa, Gunther pugna por no ahogarse en cada página de la serie. Novela negra de la mejor clase, acompañada de una excelente documentación, que sumergirá al lector en las turbias aguas de los finales ambiguos y las conclusiones propias. Kerr es un escritor necesario, en esta época sin certidumbres, en la que pensar por uno mismo sigue siendo tan heroico como aterrador.