Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO, 25 DE MARZO DE 2018 abc. es internacional INTERNACIONAL 61 ALGO TRAE EL POTOMAC ÁLVARO VARGAS LLOSA QUIEN A HIERRO MATA, A HIERRO MUERE El más grave riesgo que se cierne sobre el Perú es que un iluminado aproveche el estado de indignación popular para colarse por las rendijas de la democracia dirigidas por los hermanos Fujimori, hijos del dictador, dedicadas a destruirse a navajazos, lo cual convertía la Presidencia de Kuczynski, por su pacto mefistofélico, en instrumento de esa riña. Continuaron, mientras tanto, las revelaciones sobre el asunto que había provocado originalmente el intento de destitución: los beneficios económicos obtenidos por el presidente en sus tiempos de ministro de Alejandro Toledo, derivados del otorgamiento de obras públicas en las que él mismo había participado oficialmente. El nuevo intento de destitución era sólo cuestión de tiempo. Cuando llegó, pilló a Kuczynski, atado a Fujimori, en la necesidad de asegurarse que más parlamenta- E N diciembre, el presidente, Pedro Pablo Kuczynski, tuvo la posibilidad de salvarse de un intento de destitución por parte del Congreso asumiendo con claridad la causa de la democracia, el Estado de Derecho y la ética pública. Pareció que eso es lo que haría, pero prefirió pactar un indulto con el dictador Alberto Fujimori, que estaba preso, a cambio de que diez parlamentarios del fujimorismo opositor se pasaran al oficialismo. Al pactar con Fujimori, Kuczynski se volvió su rehén: su Gobierno pasó a depender del sostén que el dictador y sus operadores políticos le dieran. El fujimorismo, para colmo, vivía una situación de cisma con dos facciones rios del fujimorismo opositor se pasaran al fujimorismo oficialista. Para ello, sus operadores pudieron en marcha la que mejor hace el fujimorismo: la corrupción. Intentaron sobornar a nuevos miembros del fujimorismo opositor. Pero se dieron con la sorpresa que estos, duchos en prácticas ruines, grabaron subrepticiamente los intentos de soborno. A Kuczynski sólo le quedaba dimitir o ser abrumadoramente destituido. Hace dos décadas, un número enorme de personas salimos a las calles y nos declaramos en insurgencia contra la dictadura de Fujimori. Lo que llevábamos en la cabeza no eran sólo propósitos democráticos y liberales: también mucha ilusión, ese estado mental que alarga el perfil de las cosas posibles para hacerlas rozar las alturas de lo extraordinario. De esas alturas duele mucho caer. Millones de peruanos han caído de ellas y están aturdidos por la sensación de que dos siglos de vida republicana independiente no han serPedro vido para aprender Pablo ninguna lección. Kucynski No es la primera vez que una población atraviesa por un estado psicoló- gico y emocional de esta naturaleza y ya sabemos a lo que conducen tales estados de ira y de tábula rasa: al populismo y la dictadura. Hugo Chávez ganó las elecciones a finales de 1998 precisamente porque millones de venezolanos habían llegado a la conclusión de que la democracia no servía para mucho y acaso para nada. Las cuatro décadas de democracia habían desembocado en años recientes en un elitismo mercantilista y un deterioro institucional y moral que resultaron el caldo de cultivo del chavismo triunfante. El más grave riesgo que se cierne sobre el Perú es que un iluminado da igual si de izquierdas o derechas aproveche el estado de indignación popular para colarse por las rendijas de la democracia y volver a instalar una dictadura. Para evitar eso es que se hace indispensable que, Martín Vizcarra, el vicepresidente que acaba de asumir la Presidencia, logre que el Congreso le otorgue la confianza a su primer gabinete de ministros, y que los partidos y la sociedad le cedan un espacio de confianza y tolerancia para empezar a reconstruir la gobernabilidad. ¿Es eso probable? No mucho. ¿Es posible? Quizá. Una cosa es segura: si no tiene éxito este traspaso y todo se precipita por una pendiente, las elecciones adelantadas se llevarán a cabo en un estado de ira ciudadana capaz de engendrar un monstruo en las urnas. P N UOT STQ S QPTUb J UT U QË ZV U PÊWT UOTp vU WNJ b PT T b nTQO M UONQb nbQX J NUb UOQb b STQ S QPTUb J PObU Zb b y QQbQZ sbU p h- WZ T SbQb Q P QMbP ONb bP bPOb D G 9 GDC J PObU ZbP V UZVT 9 UT P bPOb W G GD 9 GD 5 K SOT W D G DC bW 4 D GC DC p S QONQb Wb qN Mb ëQ b vU bUOZW U y QQbQZ sbU W 9 G baQZW 9 GDCp nb T U 4 V P P yZUbU Zb ZÊU 5 +9: 5 A %5+ 52 E 3 7 A 7 $7 07 (7 31 %2+ +31+ 95: B; 7 31 2+ %3 9 %3 D B; 7? +32: 3 %32 B; 84,6 9: 5 5 %3 %5 1 37 31 2+ 95 3 ZPSTUZaZWZ b J TU Z ZTU P U W TWW OT- nTQO M UONQb gTQW 9 GDC- p nWbIbP WZVZOb bPp pvp pr DD 9) r lv p oD; TPT t kC; OH kT T B x bTMC OD GO O P; Cm n l? TDPO PO Q: OD; C AT? T DK C