Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO, 25 DE MARZO DE 2018 abc. es espana ESPAÑA 55 Análisis El desafío soberanista CHISPAS España hacen muy difícil que los nacionalistas vascos apoyen al Gobierno en tan corto espacio de tiempo. El PP, por otra parte, está inmerso en una campaña para promocionar la figura de su presidente, que desde hace dos meses viaja a provincias casi todos los fines de semana, y plantea otros temas de debate con los que trata de demostrar que el Gobierno se preocupa por las cuestiones que interesan a los ciudadanos, de ahí los anuncios de que habrá internet en todos los pueblos o de un Pacto del Agua para favorecer a la España más seca. Además, prepara una Convención Nacional a celebrar en Sevilla en cuanto acabe la Semana Santa para ponerse a punto de cara a las elecciones autonómicas y municipales del año que viene. La posibilidad de que primero tengan que celebrarse otras catalanas este mes de julio, cada vez más real, preocupa aún más a los populares. El tirón Arrimadas y el factor del voto útil a Ciudadanos les asusta aún más que todo lo demás. Si eso fuera privativo de estos demagogos que acusan al Gobierno español de autoritario mientras vetan candidatos, no habría de preocuparnos. El problema es que el peronismo de la ANC contamina la sociedad civil. Jordi Basté lo expresó antes de calificar el Procés de enredada global y aixecada de camisa Jo ja sé que m estic jugant les cames (yo ya sé que me estoy jugando las piernas) Del símil futbolístico no se infiere un riesgo físico, sino de ser excluido de la familia nacionalista. Un miedo muy catalán: ser funcionario sin lacito o faltar a las movilizaciones de país disentir de las bondades catalanas frente a las maldades españolas; admitir que no es franquista pedir más castellano en la escuela, salirse del whatssap patriótico... La burguesía que llevará muy mal una investidura que les jorobe la Semana Santa en sus casoplones de La Cerdanya contemporiza con los antisistema; el político de comarcas Puigdemont teme que en su pueblo le llamen traïdor El 21- D reveló que la Cataluña constitucionalista ha perdido el miedo al populismo institucional de la revuelta contra el Estado. Los independentistas se asemejan ahora a los jerifaltes soviéticos ante el cadáver de Stalin: ¿Quién amortajará la pintoresca República Catalana? ¿Quién será Beria? ¿Quién Kruschev? CURRI VALENZUELA EL PEOR ESCENARIO PARA EL GOBIERNO Cataluña trastoca el plan de aprobar los PGE y atisba nuevas elecciones en que el PP saldría mal parado se podría abrir una línea de diálogo y, tras su toma de posesión, derogar el 155, una intervención sobre la que el Gobierno no disimula su interés de desprenderse cuanto antes. Sobre todo ahora que está a punto de aprobar el próximo martes los Presupuestos Generales del Estado que se enviarán el día 3 de abril al Congreso para que sus enmiendas a la totalidad sean debatidas en el último Pleno del mes de abril. En el Ejecutivo contaban con que el PNV, cuyos votos son necesarios para ese trámite definitivo, se aviniera a dar el sí con la esperanza de la pronta liquidación del 155. El encarcelamiento de los líderes de la rebelión, las nuevas protestas en las calles catalanas y la orden de detención de los políticos fugados de M alo para España; peor aún para el Gobierno. Lo ocurrido en Cataluña esta semana y lo que queda por pasar en los próximos días agudiza el desafío independentista aunque, para consuelo de la mayoría de los españoles, esa catarsis puede significar el final del procés a medio plazo. Para Mariano Rajoy supone el peor de los escenarios posibles a plazo corto, medio y largo: trastoca su proyecto de aprobar los Presupuestos, impide que se centre en otros asuntos y plantea la posibilidad de unas nuevas elecciones en las que el PP saldría mal parado. Hace solo una semana en Moncloa mantenían la esperanza de que los independentistas aceptaran la candidatura de una persona no procesada para dirigir la Generalitat. Alguien con quien EFE El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy