Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
82 GENTESTILO TV SÁBADO, 17 DE MARZO DE 2018 abc. es estilo ABC La casa de Julio Iglesias en Ojén (Málaga) donde han llegado los dos requerimientos del caso GTRES Julio Iglesias ignora las citaciones del juzgado sobre su demanda de paternidad El personal de servicio de la residencia del cantante en Ojén no ha querido recoger la orden judicial ANGIE CALERO MADRID Fue el pasado 21 de diciembre cuando Javier Sánchez Santos, el otro hijo de Julio Iglesias, ganaba su primer asalto contra el cantante. Estamos muy contentos, ha sido una sorpresa muy grata y un buen regalo para esta Navidad. Es un pequeño paso, no hay nada ganado todavía, pero es muy importante dijo entonces a este periódico, cuando el juzgado de Primera Instancia número 13 de Valencia decidió admitir a trámite la demanda de paternidad que había presentado este valenciano de 41 años contra Julio Iglesias. A nadie le resultó extraño que la causa prosperase, ya que Sánchez presentó una copia de la prueba de ADN que un detective privado había conseguido en Miami y cuyos resultados confirman que existe una coincidencia genética de un 99 por ciento con Julio Iglesias. Un documento clave que ha permitido que la causa prosperase ya que, si se consulta la hemeroteca, en 1992 la madre de Sánchez, la bailarina portuguesa María Edite Santos, presentó una demanda civil de paternidad contra el cantante, que llevó al juez a pedirle a Iglesias que se practicase la prueba de ADN en dos ocasiones, pero el cantante se negó. Los abogados de Julio recurrieron la sentencia ante la Audiencia Provincial de Valencia alegando errores de forma que al cantante no se le había notificado personalmente que debía realizarse la prueba. Una vez admitida esta nueva demanda, hace 15 días comenzaba el segundo asalto, cuando el equipo de Fernando Osuna, el abogado de Sánchez, quiso entregarle a Iglesias la citación para que declare en el juzgado: La procuradora se ha desplazado en dos ocasiones hasta Ojén, donde se encuentra la residencia oficial de Julio Iglesias en España. El primer día llegó a las siete y media de la mañana y el encargado del servicio le comunicó que ellos no estaban autorizados para recoger ningún tipo de documentación contaba Osuna esta semana a ABC. Y añadió: Le dijeron que esperase a que llegase el jefe de seguridad, permaneció allí doce horas y finalmente se fue sin haber hablado con él El pasado jueves, la procuradora volvió a Ojén y ocurrió lo mismo. Por la mañana, el servicio no se quiso identificar y le dijeron que tenían que esperar, otra vez, al jefe de seguridad. Por la tarde se fue de allí sin haber conseguido que le abriesen la puerta aseguró ayer Osuna. Dos testigos La procuradora acudió con dos testigos y, a última hora de la tarde, levantaron un acta narrando lo ocurrido en las dos visitas a la propiedad: que el personal de servicio respondió con evasivas, que nadie se quiso identificar y que no se había podido entregar la citación porque nadie se atrevió a cogerla A efectos jurídicos, si los empleados hubieran recogido el escrito, Iglesias se habría dado formalmente por enterado y habría tenido un plazo de 20 días para contestar a la demanda o para recurrir el auto que el juez decretó el pasado mes de diciembre, admitiendo la demanda de paternidad. Al no ser así, el cantante de Soy un truhán, soy un señor es como si no se hubiera enterado. El acta que se levantó el jueves se entregó ayer al juez, y con ella esperan que se dé automáticamente por notificada la demanda a Iglesias. Si no es suficiente, pedirán R. SOLSONA R. SCHEMIDT Los ADN coinciden Arriba, Javier Sánchez, en diciembre, en una entrevista para ABC. A la izq. Julio Iglesias. Entre ellos hay una coincidencia genética del 99,99 por cien. ABC