Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
64 TOROS SÁBADO, 17 DE MARZO DE 2018 abc. es cultura toros ABC Triunfal mascletà de Roca Rey El torero peruano corta dos orejas a un excelente toro de Núñez del Cuvillo FERIA DE FALLAS PLAZA DE TOROS DE VALENCIA. Viernes, 16 de marzo de 2018. Sexta corrida de Feria. Cartel de lleno de No hay billetes Toros de la ganadería de Núñez del Cuvillo (incluido el sobrero, 6 con movilidad y casta; muy manejables, justos de fuerzas; excelente el 3 buenos 2 y 4 SEBASTIÁN CASTELLA, de celeste y oro. Pinchazo y estocada trasera (silencio) En el cuarto, estocada (saludos tras petición de oreja) JOSÉ MARÍA MANZANARES, de grana y oro. Estocada (oreja) En el quinto, pinchazo y estocada. Aviso (saludos) ANDRÉS ROCA REY, de verde y oro. Estocada desprendida (dos orejas) En el sexto, pinchazo y estocada (silencio) Sale a hombros por la puerta grande. Andrés Roca Rey cerró su emocionante faena al tercer cuvillo con impávidas bernadinas ANDRÉS AMORÓS VALENCIA FOTOS: MIKEL PONCE on la plantá de las Fallas alcanza su cumbre la Fiesta. Luce el sol y se llena la Plaza. Los toros de Núñez del Cuvillo tienen movilidad, son muy manejables pero, como tantas tardes, justos de fuerzas: buenos, segundo y cuarto; excelente, el tercero. Roca Rey vuelve a arrollar: corta dos orejas en su primer enemigo, se lleva de calle la tarde, entre el fervor del público. Manzanares está sólo a medias, con un trofeo. Sebastián Castella lleva dieciocho años de matador (antes, las carreras eran más cortas) muchos de ellos, ya como figura. No es extraño que domine el oficio pero ha caído en un toreo mecánico, repetitivo. En del primero, como tantas veces, comienza por alto: no parece lo más adecuado, con un toro que humilla poco. El trasteo es voluntarioso, insistente. Después de muchos muletazos, comienzan a escucharse pitos: ¡con este público, que no es el colmo de la exigencia! Mata a la segunda. He recordado cuando el maestro Cañabate decía que algunos diestros parecen funcionarios, que acuden a la oficina... El cuarto renquea un poco pero va largo, humilla. El diestro corre la mano con suavidad pero falta intensidad, en la faena. Las prisas son malas pero las pausas excesivas, también. Mata con decisión. En Valencia, José María Manzanares es un ídolo, como lo fue su padre. Su tarde no ha sido mala pero tampoco muy buena. Va largo y codicioso el segundo, un espectacular jabonero C que se llama Agua clara (la misma el quinto, al que mide el castigo Paco expresión que usaba Pemán para la María. La gente tarda mucho en entrar lengua catalana) El diestro en la larga faena; sólo al final tarda en cogerle el aire. Sólo logra algunos olés rotundos. al final de la faena brilla Mata a la segunda. CARTEL su estética majestuosa. DE HOY Ambición Entrando de lejísimos, Toros de a la carrera, como ahoEl peruano Roca Rey siDomingo Hernández ra hace, logra una esgue cumpliendo su papara Enrique tocada de rápido efecpel de joven arrollador, Ponce, Alejandro Talavante to: oreja. Creo que toque logra triunfos rotuny Paco Ureña davía no ha recuperado dos. Aunque no todos lo totalmente el sitio, desadviertan, su principal virpués de su lesión y el parón tud es lo bien que le funciode varios meses. En otro mona la cabeza: torea clásico y sabe mento, con este toro, hubiera puesto bien cuándo debe recurrir a los efecla Plaza boca abajo. Se comprueba en tismos, para encandilar al público. A su entrega se unen su ambición y su capacidad. Devuelto por flojo el tercero, corre turno y Rosito lucero, resulta excelente. Andrés muestra su actitud replicando al quite de Castella. El comienzo de faena es tan explosivo y tan bien calculado como una mascletà. No se trata de hacer ruido como sea, sino de transmitir emoción con ritmo, con estructura: de rodillas, enlaza dos muletazos cambiados con un natural interminable. Decía el maestro Pepe Luis que la sorpresa es uno de los componentes necesarios del toreo. Roca Rey improvisa y, por ello, sorprende. Liga tandas de naturales clásicos, con el público ya entregado. Convierte uno de pecho en un circular, levantando un clamor. Con impávidas bernadinas, concluye la larga (suena un aviso) pero bien pensada faena. Mata con decisión, algo desprendido: dos orejas. La tarde ya es suya. No logra rematarla en el último, un derrengado sobrero, que levanta una bronca, pero ya ha incendiado las Fallas. Con esta actitud y capacidad, no va a ser fácil competir con él. Postdata. Se ha cumplido el 50 aniversario de la muerte de Pepote Bienvenida: ya retirado, en la Plaza de Lima, en un festival, sufrió un infarto, No había tenido ninguna cornada grave. Era un gran técnico pero no favorecía la estética su robusta complexión. Me contaba Ángel Luis que, en el campo, si salía una vaca difícil, el Papa Negro elegía a Pepote, extraordinario lidiador y banderillero. El peruano sale a hombros del coso, que colgó el No hay billetes