Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO, 17 DE MARZO DE 2018 abc. es cultura CULTURA 61 BC ABC ABC El viernes 22 de noviembre, JFK tomó un vuelo a Dallas para recabar fondos para ser reelegido. Poco antes de las 12: 00, el presidente y su esposa se subieron a una limusina Lincoln. Cuando el vehículo llegó a la intersección de las calles Houston y Elm se produjeron los disparos, provocando el pánico. John F. Kennedy, durante un discurso en la Universidad Rice de Houston, Texas, el 12 de diciembre de 1962 Un rompecabezas de ocho semanas Hacer volver de la tumba la voz de John F. Kennedy ha requerido ocho semanas de duro trabajo, según explica Alan Kelly, director ejecutivo de Rothco. Tal y como a desvelado al diario The Times para recrear el discurso de Dallas el equipo técnico analizó 831 disertaciones e intervenciones en radio del político. Una labor casi imposible. Debido a los viejos dispositivos de grabación analógica utilizados en la época parecía que era una persona diferente la que hablaba en cada ocasión afirma, en este caso, el ingeniero de CereProc Chris Pidcock. Tras eliminar el molesto ruido ambiente, los expertos lograron aislar un total de 41 fonemas (los sonidos necesarios para elaborar cada palabra) y, en base a ellos, construyeron el discurso. Finalmente, el grupo utilizó herramientas especializadas para mejorar la acústica, imitar el tono del presidente y recrear las posibles pausas que haría. ABC Según ha explicado Marcus a The Times jamás olvidará aquella jornada. En sus palabras, el 22 de noviembre estaba esperando pacientemente la llegada de Kennedy cuando John Erik Jonsson (cofundador de Texas Instruments se acercó al estrado ubicado en el Trade Mart para anunciar la excesiva tardanza de la comitiva presidencial. Damas y caballeros. Ha habido un retraso en la llegada de la caravana. Ha habido un problema. No sabemos su alcance o su naturaleza exacta afirmó. La que entonces era una joven de 27 años afirma ahora que se generó cierto revuelo en la sala y que se generalizaron los susurros, pero que pronto se extendió que todo aquello no era más que un percance sin importancia que se solventaría sin mayor dificultad. Aunque también confiesa que la situación le resultó rara porque el político no solía llegar tarde a los discursos. Posteriormente, se confirmó lo sucedido. Libertad y determinación El discurso de Kennedy comenzaba alabando a Dallas por favorecer la investigación en la región. La ignorancia y la desinformación pueden perjudicar el progreso de una ciudad o de una empresa, pero también pueden influir en la política exterior dañando la seguridad de este país explicaba. A su vez, hacía referencia a la reducción progresiva de empleados federales que se estaba llevando a cabo y consideraba que el liderazgo de Estados Unidos debe guiarse por las luces del aprendizaje y la razón Poco después llegaba uno de los puntos centrales del discurso: la importancia de la libertad en el país. Solo unos Estados Unidos que practiquen lo que predican acerca de la igualdad de derechos y la justicia social serán respetados A continuación, el texto se centraba en la necesidad de que los Estados Unidos no mostraran debilidad, aunque siempre desde la cordura: La fuerza y la seguridad de esta nación no son fáciles de conseguir ni baratas. Una abrumadora fuerza nuclear no puede detener una guerra de guerrillas. Los Estados Unidos son una nación pacífica Con todo, también explicaba que nuestras palabras solo necesitan transmitir convicción, no beligerancia. Si somos fuertes, nuestra fuerza va a hablar por sí misma La iluminación que da la sensatez En un mundo lleno de frustraciones e irritaciones, el liderazgo de Estados Unidos debe guiarse por las luces del aprendizaje y la razón Una nación a la cabeza del mundo Nosotros somos, por el destino, los centinelas que están sobre los muros de la libertad mundial Emoción por el regreso Este curioso proyecto (hecho público en pleno centenario del nacimiento de JFK) ha permitido además que personas como Jerrie Marcus Smith, una anciana de 84 años que estaba presente en el Trade Mart el día del magnicidio, se emocionen. De hecho, esta mujer no pudo evitar llorar cuando escuchó de nuevo la voz del presidente.