Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO, 17 DE MARZO DE 2018 abc. es economia ECONOMÍA 53 ranticen dividendos para financiar su obra social. Cellnex se sitúa en su particular radar, aunque la operación queda condicionada por la posición que adquiera en la cotizada Atlantia. La opción de compra que se garantizó esta última en su pacto con ACS le permite adquirir hasta un 34 de la compañía de telecomunicaciones a un precio máximo de 21,5 euros por acción. Unos 1.700 millones. Dado que este porcentaje obligaría a la corporación controlada por la familia Benetton a lanzar una opa, también se incluye la posibilidad de que Atlantia se haga con el 29,5 de Cellnex. Opciones Con esta situación, se daría la circunstancia de que Atlantia y Criteria que estuvieron a punto de sellar una alianza para la venta de Abertis obtuvieran finalmente un porcentaje notable en Cellnex, batallando así por su control. A ello se une la posibilidad de que entre en escena una tercera empresa en el accionariado del grupo dirigido por Tobías Martínez designada libremente por la italiana, como lo recoge el acuerdo pactado con ACS. Por el momento se desconocen los planes de Atlantia para Cellnex. Parece improbable, Transmisión sin embargo, que una Atlantia podrá acometa corto venta a transmitir plazo si se hace una con su control, participación ya que esta circunstancia le de Cellnex a otra empresa obligaría a realizar una desinversión por debajo del precio del mercado. Lo que parece claro es que La Caixa es el último obstáculo para que la compañía de telecomunicaciones pase a manos italianas. Desde que comenzaron las negociaciones por Abertis, Hochtief explicó que Cellnex no estaba dentro de sus planes de futuro para Abertis. A ello se une que, a diferencia de otros activos de la concesionaria, como el operador de satélites Hispasat o las autopistas de peaje, la filial de antenas no ha sido considerada estratégica por el Gobierno, que además no tienen participación alguna a través de la estatal Sepi en ella (a diferencia de lo que ocurre con el operador de satélites) por lo que su transmisión no requeriría autorización del Ejecutivo. Si bien está participada con un 34 por Abertis, Cellnex cuenta con un consejo independiente y una capitalización superior a los 5.200 millones de euros en Bolsa. Desde su salida al mercado, hace poco más de dos años y medio, el grupo ha cerrado más de doce transacciones en seis países con una inversión que supera los 3.300 millones. Para este ejercicio, la compañía pretende consolidar su presencia en los mercados en los que ya está presente, principalmente en Holanda y Reino Unido, si bien podría ampliar su expansión si se presenta alguna oportunidad. El año pasado, logró unos beneficios de 33 millones de euros. Fachada de la sede de Freixenet, localizada en San Sadurní d e Noya (Barcelona) EFE La división de la propiedad pone a Freixenet en manos alemanas Henkell se hace con el 50,75 de la firma catalana por unos 220 millones de euros ÀLEX GUBERN BARCELONA Nuevo accionariado del grupo Henkell 50,75 Freixenet será alemana. La legendaria productora de cava con sede en San Sadurní de Noya (Barcelona) va a ser propiedad en un 50,75 del grupo alemán Henkell, en una operación que se da por cerrada pero que todavía no se puede dar por formalizada. La firma debía producirse ayer. La operación, después de un tortuoso proceso que se ha prolongado durante más de dos años y que en parte se ha visto entorpecido por el contexto político en Cataluña, se ha cerrado con una valoración de la compañía que ronda los 440 millones de euros. La propiedad de Freixenet, fabricantes de cava desde 1914, no ha podido retener la firma en manos de la familia después de que las diferencias de criterio entre los doce primos integrantes de la tercera generación de propietarios se hiciesen irreconciliables. El malestar por el retroceso del beneficio en los últimos ejercicios precipitó la ruptura. 42,0 7,25 José Luis sé Bonet José José Ferrer do por el momento no vender sus acciones. El resto de propietarios, según avanzó ayer La Vanguardia sí: la familia Hevia (29 y tres de los hermanos Bonet (7,25 cada uno) con lo que los alemanes, que exigían el control de la firma para llevar a cabo la operación, pasan a ser los socios mayoritarios de la compañía vitivinícola. El intento por parte de José Luis Ferrer de presentar una contraoferta para comprar su parte al resto de la familia no llegó a prosperar. Ahora, el acuerdo de compraventa también contemplaría un acuerdo para la adquisición futura de las acciones de los propietarios que se resisten a deshacerse de su porcentaje. Empresa familiar La venta de Freixenet ejemplifica las dificultades por las que han pasado muchas empresas familiares que no acertaron a trazar una línea divisoria entre gestión y propiedad. El giro de timón que se dio cuando Henkell puso el ojo sobre la marca Enrique Hevia asumió la presidencia ejecutiva iba destinado a allanar el camino a los alemanes. Con la muerte de Pilar y Carmen Ferrer Sala, su hermano José, que retiene el 42 de Freixenet, es ya el único representante de la segunda generación de propietarios de una empresa que ya no controla la familia. Contexto político Henkell filial de Dr. Oetker, y que en España ya controla la marca Cavas Hill presentó su primera oferta de compra en marzo de 2016, cuando valoró el total de la empresa catalana en unos 500 millones, aunque finalmente la compra se ha cerrado con una valoración que ronda los 440 millones. Fuentes de la firma consultadas por ABC no confirman la cifra. Como informó este diario, la incertidumbre por los acontecimientos políticos en Cataluña enfrió la operación el pasado otoño cuando estaba prácticamente cerrada, y según fuentes del sector esta misma incertidumbre es la que ha tirado a la baja la valoración de una empresa que exporta el 80 de su producción a la UE. Fuentes de la compañía consultadas por este diario desmienten que el contexto político haya podido tener una repercusión directa en la valoración. División entre familias El presidente de honor del grupo productor de cava, José Ferrer primer accionista con el 42 del capital y José Luis Bonet, actual presidente de Freixenet, de la Fira de Barcelona y de la Cámara de España, han decidi-