Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES, 15 DE MARZO DE 2018 abc. es conocer SOCIEDAD 55 Hawking pierde la habilidad del habla y comienza a usar un software que habla por él Publica Breve historia del tiempo Se han vendido más de 10 millones de copias desde entonces Publica Agujeros negros, pequeños universos y otros ensayos Recibe la Medalla Presidencial de la Libertad, el más alto honor civil Muere en 14 de marzo de 2018 a los 76 años 1980 Asume el puesto de Profesor Lucasianiano de Matemáticas, una posición anteriormente ocupada por Isaac Newton 1990 Se casa con su segunda esposa, Elaine Mason 2000 Publica El universo en pocas palabras 2010 2018 Publica sus memorias Mi breve historia ción del Universo. Los avances conseguidos en Física bastan para explicar, por sí mismos, el origen y la naturaleza de nuestro Universo, sin necesidad de recurrir a ninguna clase de intervención divina. Y no es que Hawking negara directamente la existencia de Dios, cosa que no hizo nunca, sino que se limitó a afirmar que su intervención no resulta necesaria para explicar la existencia del mundo y de todo cuanto le rodea. Pero veamos. ¿Está la mano de Dios detrás de cada fenómeno natural, manejando los hilos a su antojo en cada momento? Decir que sí, para Hawking, era lo mismo que afirmar que es Dios en persona quien decide si va a llover o no, si habrá un huracán o si, por ejemplo, un volcán va a entrar o no en erupción. Sin embargo, los tiempos en que la mano divina se buscaba detrás de cada rayo, nube, sequía o terremoto quedan ya muy lejos. dadero punto de origen del espacio y del tiempo. Sería como preguntarse qué hay al norte del Polo norte, dijo una vez Hawking para explicar su idea. Una consecuencia de ese Universo surgido del Big Bang son los agujeros negros, regiones de espacio en las que la gravedad es tan fuerte que nada, ni siquiera la luz, puede escapar de ellos una vez ha sido atrapada. La física de los agujeros negros fue la otra gran aportación científica del físico británico. Por un lado, el modelo de Big Bang implicaba que en el origen del Universo surgieron también un gran número de agujeros negros primordiales. Por otro, Hawking descubrió que en el fondo sí que hay algo que puede escapar de un agujero negro: un tipo muy específico de radiación que hoy en día se denomina radiación Hawking. Con todo y a pesar de su genialidad, do apostó dinero a que el bosón de Hawking también cometió errores. Y Higgs no existía. Tras su hallazgo en pagó por algunos de ellos en forma de 2012, Hawking admitió su error y piapuestas perdidas, algo que le gusta- dió el Nobel de Física para Peter Higgs, que llegó al año siguiente. En ba hacer a menudo con sus cootra ocasión, para encontrar legas. La primera fue en 1975, Falible una prueba que revelara la justo cuando investigaba Se apostó y posibilidad de viajar en el sobre los agujeros negros tiempo, Hawking organiy apostó (en contra de sí perdió que no zó una fiesta, pero envió mismo y su trabajo) con existía el las invitaciones el día sisu amigo Kip Thorne una bosón de guiente a la fecha de celesuscripción de cuatro años Higgs bración. Si hubiera acudido a la revista erótica Penthoualguien se trataría sin duda de se. Hawking sostenía que el un viajero del tiempo. No fue nasistema binario Cisne X 1 no condie. Poco después, Hawking volvió a tenía un agujero negro. De esa forma, si ganaba y se demos- referirse a los viajes en el tiempo con traba que su trabajo no valía, por lo una de sus famosas frases lapidarias: menos me quedaría la suscripción La mejor prueba de que no es posible Ni qué decir tiene que perdió esa apues- viajar en el tiempo es que no estamos ta y tuvo que pagar la suscripción de invadidos por una legión de turistas su amigo. Otra muy sonada fue cuan- del futuro Big bang y agujeros negros La propia idea de que existió un Big bang en el origen del Universo fue una de las mayores aportaciones científicas de Stephen Hawking. Ya en 1970, en efecto, publicó junto a su colega Roger Penrose la prueba de que si efectivamente el Universo obedece a la teoría general de la Relatividad y se ajusta a los modelos cosmológicos desarrollados por Alexander Friedmann, entonces debe haber comenzado como una singularidad, un único punto de masa y temperatura infinitas que ya contenía todo lo que existe y cuya expansión hizo que el Universo se convirtiera en lo que es en la actualidad. Más adelante, nuevos trabajos llevaron a Hawking a reemplazar la singularidad original por una configuración similar en el espacio- tiempo, una que implicaba que el Universo no tiene límites ni fronteras, por lo que no puede hablarse de un verEl reconocido científico y divulgador británico falleció ayer en su casa de Cambridge a los 76 años ABC Solo comparable a Einstein ANÁLISIS VIACHESKAV MUKHANOV H oy es un día muy triste. La gran voz se ha quedado en silencio. Stephen Hawking ya no está entre nosotros. No sólo era uno de los físicos más grandes de todos los tiempos, sino que además era una personalidad sin parangón, una figura extraordinaria e irrepetible en la historia intelectual de la humanidad. Durante más de 50 años, estuvo luchando contra su enfermedad letal, escribiendo trabajos de física teórica e intentando disfrutar de la vida como cualquier persona normal. ¡Nunca se dio por vencido! La primera vez que le conocí fue cuando visitó Moscú en 1981. En aquel momento, todavía podía hablar por sí solo, aunque solo algunos de sus estudiantes eran capaces de entender lo que decía. Nuestro último encuentro fue en septiembre del año pasado en Hereford, donde pasaba un mes cada año en compañía de sus alumnos y amigos. Nos enfrascamos en varias discusiones sobre la Gravidad Cuántica Euclideana y las perturbaciones cuánticas cosmológicas. En esta ocasión, Stephen tardaba al menos media hora en componer una oración sencilla con su ordenador. Sin embargo, en estas condiciones, Stephen siguió trabajando sin descanso y produciendo artículos excelentes hasta el final de su vida. En 1974, Hawking fusionó la teoría cuántica con la gravedad para descubrir que los agujeros negros pequeños deben emitir radiación. Esto se conoce hoy como el efecto Hawking Desafortunadamente, lo más probable es que los agujeros negros de un tamaño suficiente como para que este efecto pueda ser observado no existan en la naturaleza. Sin embargo, este trabajo fue crucial para mi artículo de 1980, escrito en colaboración con G. Chibisov, que comprobó cómo las galaxias podían originarse a partir de las fluctuaciones cuánticas ini- ciales en el universo recién nacido. Las predicciones de esta teoría se confirmaron plenamente en los numerosos experimentos sobre la Radiación Cósmica de Microondas a lo largo de los últimos 20 años. Por este resultado, tuve el honor de compartir el Premio Fundación BBVA Fronteras del Conocimiento con Stephen. La popularidad de Hawking entre el gran público probablemente solo sea comparable a la de Einstein. Es difícil encontrar a alguien que no haya oído hablar de él. Cuando hace dos años invité a Stephen a Copenhague, las miles de entradas disponibles para asistir a su conferencia se vendieron en cuestión de minutos, y en la siguiente media hora otras 50.000 personas se apuntaron a la lista de espera. La contribución de Stephen a la popularización de la ciencia fue tremenda. El gran hombre, el genio con un coraje excepcional, el hombre de valores nos ha dejado. VIACHESKAV MUKHANOV ES CATEDRÁTICO DE FÍSICA DE LA UNIVERSIDAD LUDWIG- MAXIMILIANS DE MÚNICH EN ALEMANIA