Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES, 28 DE FEBRERO DE 2018 abc. es opinion OPINIÓN 17 VIC PRIMERA PLANA BALTASAR LÓPEZ EL MARTIRIO DEL PALACIO EPISCOPAL IU, que bloquea en Urbanismo un nuevo atractivo turístico, no comprende que todos perdemos con su batalla anticlerical L DESDE SIMBLIA perdido buena parte del carácter reivindicativo que, en su origen, tuvieron los Días conmemorativos Ha ocurrido con el día de Andalucía, institucionalizado el 28 de febrero, por la Junta de Andalucía. El carácter reivindicativo de otro tiempo ha desaparecido, quedando en una celebración festiva que, en función de la citada fecha en el calendario, pueda convertirse en puente para una escapada. Los más jóvenes se preguntan la razón de que esa fecha sea el Día de Andalucía. Son muchos los que ignoran que en 1980 los andaluces respondieron a una pregunta enrevesada: ¿Da usted su acuerdo a la rectificación de la iniciativa prevista en el artículo 151 de la Constitución a efectos de la tramitación por el procedimiento establecido en dicho artículo? No aparecían en la pregunta ni la palabra Andalucía ni Autonomía cuando lo que se estaba votando era si los andaluces optaban por la vía del artículo 151 de la Constitución para acceder a una autonomía plena, como Cataluña, el País Vasco o Galicia. Hace treinta y ocho años los cordobeses acudieron a votar en un elevado porcentaje pese a los llamamientos desde el gobierno, entonces de la UCD, y de Alianza Popular a no hacerlo. En Córdoba y su provincia votaron 363.484 electores, lo que representaba el 69,74 por ciento de un censo de 521.527. Dijeron sí 313.156. Optaron por el no 20.364 y por la abstención 157.643. La victoria del Sí era aplastante, pero los resultados se contabilizaban en función de la totalidad del censo, lo que los reducía al 60,09 por ciento. Un resultado muy positivo para quienes propugnaban el sí dado que la abstención apenas superaba en unos puntos la que suele ser habitual entre los cordobeses. Todo un éxito ya que la campaña no contó con propaganda en los medios públicos por decisión gubernativa y por aquel entonces la televisión que se veía en Córdoba sólo era pública, como sólo pública era la prensa provincial. Resulta conveniente recordarlo porque los orígenes de la celebración del Día Andalucía, aunque descafeinada por la propia Junta, no deben olvidarse. JOSÉ CALVO POYATO EL 28 DE FEBRERO EN CÓRDOBA La proliferación de Día de... ha acabado con el carácter reivindicativo del 28 F, que es un mero puente para una escapada on la celebración del Día de... se respondía a una tendencia que viniendo de lejos- -el Día del Trabajo tiene su origen en un Congreso obrero celebrado en París en 1889- se ha ido configurando con intensidad creciente a lo largo del pasado siglo y en lo que llevamos de este. Surgieron así el Día de la Madre, o del Padre, o de los Enamorados- -este último un invento del Corte Inglés- -hasta llegar a nuestro tiempo en que se ha consagrado un día para reivindicar alguna cuestión. El resultado es que ya hay más reivindicaciones que días tiene el año. Hemos elaborado una especie de calendario laico que ha sustituido al litúrgico. Hay día del medio ambiente, del sida, del cáncer, de la mujer trabajadora. Hoy sin ir más lejos es el Día del Pensamiento Scout y Día Mundial de la Encefalitis. Ayer fue el día Mundial de la Lengua Materna. En lo que llevamos de mes se han celebrado el Día Mundial del Galgo, el de los Humedales, el de Internet Seguro o el de Tolerancia Cero a la mutilación Genital. También se celebra este mes el del Orgullo Zombie, el Día Mundial del Soltero o del Gato. Quiero con esto decir que la celebración de los Días de algo ha proliferado de tal forma que ha C os tiempos de la Gerencia de Urbanismo, que dirige IU, no son de este mundo. Cuando se le piden permisos, de vez en cuando, logra hasta el milagro de parar los relojes. Es el caso de la reforma del Palacio Episcopal. Aunque la comisión de Patrimonio de la Junta- -la Administración autonómica es la que autoriza las actuaciones en edificios históricos y protegidos como éste- -le dio sus bendiciones a finales de 2016, desde mayo de 2017- -fecha en que el Obispado pidió licencia- -purga en Urbanismo su pecado original: ser una iniciativa de la Iglesia. La intervención pretende ampliar el Museo Diocesano o crear un espacio de interpretación de la Mezquita- Catedral. Suena a música celestial, a aumento de la oferta para el viajero, cuando el turismo es uno de los motores de la economía local. Pero choca con la guerra santa que en Córdoba la izquierda, sobre todo IU y Ganemos, le han declarado a lo que suene a católico. Repasar la trayectoria de la reforma del Palacio Episcopal lo evidencia. Tras más de año y medio de conversaciones, Obispado, Consejería de Cultura y Urbanismo llegaron a un acuerdo y hubo fumata blanca en diciembre de 2016 en la comisión de Patrimonio de la Junta. Sin embargo, cuando la Diócesis fue a la Gerencia en mayo de 2017 para pedir el permiso para los trabajos, se topó con que los problemas resucitaron. Contra la práctica habitual, la luz verde autonómica no hacía que se apareciera la licencia de obras. Urbanismo halló sus demonios particulares a derribar: la planta superior del edificio acristalado que preservará los importantes restos arqueológicos hallados y la escalera aledaña a la torre que da a Torrijos. El Obispado creyó obtener la bula en un encuentro que mantuvo el 15 de diciembre con la curia de Urbanismo, encabezada por su gerente, Emilio García. Sacrificó la planta alta acristalada- -prácticamente se elimina- -y redujo el tamaño de la escalera. Había acuerdo. O eso creía la Diócesis. Porque el permiso no avanzó y fue informada de que el número dos de la Gerencia no aceptaba como idóneo el emplazamiento de la escalera. El Obispado se cansó de poner la otra mejilla. No variará el emplazamiento de la escalera. El edil del ramo, Pedro García, ya le ha advertido de que se arme de la paciencia del santo Job: si no cede en los peldaños de marras, no habrá licencia. La coalición de izquierdas ya dio a regañadientes el permiso para las obras de la segunda puerta de la MezquitaCatedral- -facilitó el traslado de la carrera oficial- Obsesionada con mantener la comunión con la izquierda alternativa, que no es la ideología mayoritaria aquí, IU viviría como otra derrota autorizar la reforma del Palacio Episcopal. Lástima que no comprenda que con esa batalla anticlerical perdemos todos. Nos condena a que un proyecto turístico interesante sufra un interminable martirio, al que no sabemos si sobrevivirá.