Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO, 25 DE FEBRERO DE 2018 abc. es internacional INTERNACIONAL 55 ANDREA NAHLES Una estrella al alza Designada presidenta del SPD, su cargo será votado el 26 de marzo. Como ministra de Trabajo ha logrado una gran reputación entre los suyos, se le atribuyen además los principales éxitos en la negociación con Merkel para la Gran Coalición y está dispuesta a llevar a Bruselas exigencias de equiparación salarial y de sistemas sociales entre los países europeos. SIGMAR GABRIEL El controlador del partido Número dos del gobierno Merkel en la última legislatura, dejó paso a la candidatura electoral de Martin Schulz a cambio del Ministerio de Exteriores. En la conferencia de Seguridad de Múnich se comportó como si tuviese asegurado ese puesto. Ha sido presidente del SPD desde 2009 hasta 2017 y tiene un gran control sobre su estructura. MARTIN SCHULZ El amargo sabor de la derrota Ha dimitido de todos sus cargos en el partido y no formará parte del gabinete de ministros. Tras lograr el peor resultado electoral de la historia del partido, solo le queda la posibilidad de reengancharse a la política europea en las elecciones de 2019. Es pragmático, generoso con el presupuesto público, pero no se sitúa tan a la izquierda como Nahles. OLAF SCHOLZ Adalid de la Gran Coalición Exitoso alcalde de Hamburgo y próximo ministro de Finanzas si las bases votan a favor de la Gran Coalición, surgiría como una de las principales figuras del partido en la nueva etapa y aprovecharía la legislatura para ganar perfil como próximo candidato a la Cancillería del SPD. Lo importante ahora es mirar hacia adelante defiende. KEVIN KÜHNERT Enfant terrible de las Juventudes A sus 28 años, ha puesto patas arriba el SPD y exige un giro programático a la izquierda para ganar perfil electoral. Está mucho menos interesado en Europa que el resto del partido. Nadie gana elecciones haciendo campaña por Europa. Exportamos y nos interesa que a nuestros socios les vaya bien se limitó a señalar. puestas, surgen populismos que aprovechan el caldo de cultivo de conflictos no resueltos Se refiere a populismos tanto de extrema derecha como de extrema izquierda y, sin citarla, a la crisis que afecta al SPD desde que el excanciller Gerhard Schröder aprobase la Agenda 2010, las reformas liberales y recortes del sistema de bienestar que permitieron más tarde a Alemania mantenerse a flote incluso en lo más duro de la crisis pero que dejaron al partido con la profunda sensación de no estar ya lo suficientemente a la izquierda. En este conflicto interno ven algunos, como el articulista de Süddeutsche Zeitung y gran conocedor del SPD, Hajo Schumacher, una necesidad de terapia. Hay un gran problema de comunicación. Los unos no son capaces de hablar con los otros. Hay un libro del profesor de Psicología Michael Lukas Moeller que se titula La verdad es cosa de dos que habla precisamente de estas situaciones, que solo se superan cuando se es capaz de hablar con los otros y no solamente sobre los otros. Tienen que leerlo y tiene que empezar a hablar con gran franqueza, sin tapujos, pero con ánimos de reconciliación Kevin Kühnert, el presidente de los Jusos y cabecilla de la rebelión contra la directiva, no va a tumbarse en ese diván. Comentaba esta semana, en un encuentro con la prensa extranjera de Berlín, que no es cierto que la única alternativa sea la repetición de elecciones, eso en un farol de Merkel... lo que va a pasar es que gobernará en minoría y entonces se verá que el único partido que la apoya en el Bundestag es Alternativa para Alemania y de una vez por todas habrá caído la máscara de Merkel REUNIÓN DE LA CDU EN BERLÍN La canciller hará públicos hoy los nombres de sus ministros R. SÁNCHEZ BERLÍN Estrategias Para muchos Kevin Kühnert no es más que una jugada de Sigmar Gabriel que se le ha ido de las manos. Todavía ministro de Exteriores en funciones y presidente del SPD hasta que cedió ese puesto a Martin Schulz para reforzar su candidatura a la Cancillería en las pasadas elecciones, Gabriel trataba de repetir la estrategia de hace cuatro años, cuando las encuestas electorales soplaban en contra y propició la candidatura de Peer Steinbrück, para después exigirle responsabilidades, apartarlo de todo cargo en el gobierno y el partido, y quedarse él de nuevo al mando. Con Martin Schulz ha pasado lo mismo, excepto que, cuando las feroces críticas de los Jusos han propiciado la dimisión de Schulz, Kühnert no ha girado a posiciones más conciliadoras sino que, consciente de su poder, ha seguido pidiendo el voto en contra de la Gran Coalición. Los órganos directivos de la Unión Cristianodemócrata (CDU) se reúnen hoy en Berlín para acordar la designación de los próximos ministros en el último gabinete de Merkel y preparar el congreso de mañana, en el que será sometida a votación la candidatura a la presidencia del partido de Annegret Kramp- Karrenbauer. Ha sido Merkel quien ha propuesto y apoyado esta candidatura de la hasta ahora presidenta de El Sarre, después de que las juventudes de su partido alzasen también la voz, exigiendo relevos. Paul Ziemiak, el presidente de las juventudes de la CDU, ha pedido en las últimas semanas una renovación urgente en el liderazgo. Queremos políticos jóvenes que formen parte del Gobierno y de la dirección del partido. Ya no nos queda mucho tiempo dijo Ziemaik a la radio pública Deutschlandfunk. Pidió a Merkel una declaración clara sobre el futuro del partido, porque la insatisfacción es muy grande entre las bases y muchos militantes están convencidos de que la CDU no negoció bien el pacto de Gran Coalición, es como si hubiésemos perdido el paso y no tuviéramos una dirección clara Si la CDU acepta la humillación de ese acuerdo, entonces habrá renunciado a sí misma critica Friedrich Merz, alejado del cargo de presidente del grupo parlamentario por la propia Merkel y añorado por el ala conservadora, que aguarda la venganza y propone un giro a la derecha que logre placar el ascenso del partido populista de antieuropeo Alternativa para Alemania (AfD) También Peter Hauk, un influyente líder democristiano y que ocupa el cargo de ministro de Agricultura en el Gobierno regional de Baden Wurtemberg, ha pedido abiertamente la renuncia de Merkel a sus cargos de presidenta del partido y canciller de Alemania. Merkel debe reconocer los signos de los tiempos y hacer posible una transición en esta legislatura dijo Hauk, que pide, no tanto una transición generacional sino un giro hacia valores conservadores tradicionales que aleje a la CDU del centro político.