Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
54 INTERNACIONAL DOMINGO, 25 DE FEBRERO DE 2018 abc. es internacional ABC La canciller Angela Merkel y el líder del Partido Socialdemócrata (SPD) Martin Schulz (en pantalla) durante una rueda de prensa en Berlín EFE La pugna interna sobre su relación con Merkel hunde al SPD alemán Las Juventudes creen que el partido desaparecerá si hay Gran Coalición, pero los veteranos sostienen que eso es lo que ocurriría con nuevas elecciones ROSALÍA SÁNCHEZ CORRESPONSAL EN BERLÍN terminará con este partido, perderemos definitivamente nuestro perfil y desapareceremos defiende el presidente de los Jusos, Kevin Kühnert. ás del 20 de las bases del Partido Socialdemócrata Alemán (SPD) ha enviado ya su voto por correo, por lo que la consulta ha adquirido la calidad de vinculante. Son casi medio millón de militantes y están decidiendo el refrendo del acuerdo de gran coalición al que la directiva del partido ha llegado con Angela Merkel. La votación comenzó el pasado martes y se prolongará hasta la medianoche del 2 de marzo, pero tendremos que esperar al 4 de marzo para conocer su incierto resultado. Los Jusos las juventudes socialdemócratas, llevan a cabo una intensa campaña en contra y sugieren que la directiva dimita en pleno si el resultado es negativo. Otra Gran Coalición M Nuevas elecciones Si el resultado es negativo, Alemania se verá abocada a una repetición de elecciones y es ahí donde el partido corre el peligro de desaparecer contradice el vicepresidente del Bundestag, Thomas Oppermann, en referencia a las últimas encuestas de intención de voto, que relegan al SPD al 15,5 de los apoyos, dato que vuelve a batir récord a la baja en la historia del partido y que lo sitúa ya como terce- ra fuerza política en Alemania, por detrás del partido populista y antieuropeo Alternativa para Alemania (AfD) Esta crisis se ha ido cociendo a fuego lento y ha terminado afectando a líneas de flotación del partido, incluso a su propia identidad, teñida de conflicto generacional. No hacen falta sesudos análisis para entender lo que está pasando. Se trata de una generación de políticos que se aferran a sus cargos, que no dejan espacio a los más jóvenes y que no entienden la política alemana tal y como es hoy en día espeta el Juso Wolfgang Gründiger. Mire usted la lista de composición de los órganos directivos, mire quiénes están deseando repartirse los cargos de esa Gran Coalición, y verá nombres que llevan ahí ¡veinte años! ¡Mark Zuckerberg no había empezado a pensar en Facebook cuando esta gente dirigía ya el SPD! añade. Los Jusos se empeñan en no reconocer los grandes logros que hemos conseguido en esa negociación, lo mu- cho que aportaremos a Alemania en materia de pensiones, salarios y ayudas a las familias responde la hasta ahora ministra de Trabajo, Andrea Nahles, recién designada nueva presidenta del SPD y cuyo cargo será sometido a votación en el congreso convocado para el próximo 26 de abril. Tenemos un mandato electoral, tenemos que asumir nuestra responsabilidad y hacer nuestro trabajo. ¡Es demasiado cómodo decir: o gobierno solo o no gobierno remacha. Gobierno estable Martha, abogada y militante del SPD desde los 18 años, ha votado a favor de la Gran Coalición. El bufete del que es socia defiende intereses que cruzan el Canal de la Mancha y sometidos a un alto grado de incertidumbre por el Brexit. Entiendo las críticas de los Jusos pero ninguno de los problemas que señalan se solucionará manteniendo a Alemania más meses sin gobierno. Necesitamos ¡ya! un gobierno estable, experimentado, que pueda llevar en timón estos años. Y mientras hay tiempo para que las estructuras se vayan renovando dice. Lo que ocurre en el SPD no es diferente a lo que está ocurriendo en muchos otros puntos de la política europea juzga por su parte la bávara Natascha Kohnen, allí donde las bases perciben que la política no ofrece res- Relevo generacional Entre las peticiones de las bases aparecen el relevo generacional, un gobierno estable y saber escuchar Últimas encuestas El SPD queda relegado al tercer lugar, por detrás del antieuropeo AfD, con un respaldo del 15,5 de votos