Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO, 25 DE FEBRERO DE 2018 abc. es opinion OPINIÓN 17 VIC EL ESTILITA JAVIER TAFUR ENTRE MUJERES Carmen Calvo, de moda para pasmo de Isabel Ambrosio L comisario García hace la puñeta a la Iglesia, como aconseja la tradición comunista, según la parte de la memoria histórica que no se hace constar por ley, por cojones o por esa ley de los cojones que suspende los derechos de media España, que tanto da. Y, por ende, hace igualmente la puñeta a toda la ciudad, que ve ralentizada su rehabilitación patrimonial y en consecuencia su potencial turístico. Sin que nadie, al parecer, eche de menos la sensibilidad social que merecería tal disparate laboral. Quemando o deconstruyendo, el caso es impedir que los cristianos les pongan a los rojos las orejas coloradas. A la vez, el diputado Hurtado se queja de que el patriarcado de su partido no le deje echarse en brazos de Podemos en cuestiones de sexo variado, que es lo que le pide el cuerpo, incluso con la pajarita puesta. Y, a la postre, la señora Calvo reaparece anunciando una nueva Constitución feminista, también de acuerdo con Podemos, tras sugerirnos que encabezará la lista socialista al Parlamento Europeo, una vez desplazada Elena Valenciano, que era de Rubalcaba, lo cual, visto lo posterior, casi supone una garantía de ponderación. Los peligros de desmadre, pues, de la izquierda cordobesa acechan por doquier, con amazonas y amazonos a tutiplén. Y, mientras, la alcaldesa se cobija con la presidenta de la Junta en un congreso sobre emprendimiento universitario, por ver si cabe algo más en Andalucía que una multitud de pollos sin cabeza montando bares. Aprovechó Susana la ocasión- -era de libr- -para meterse con Rajoy y para decirle que no le llega el presupuesto, ni para esto ni para nada. El café para todos no conllevaba copa y puro. Pero el tema de la financiación autonómica no tiene solución, y menos dejando solo a Ciudadanos en su propuesta sobre el cupo vasco. La verdad es que Ciudadanos en particular ha dado con la clave y depende de los ciudadanos en general que así lo consideren. Supongo que Ambrosio, que no tiene formación, pero no es tonta- -a la vista está que su poquito currículo le ha dado rendimiento- -recela de un futuro, cada vez más incierto, donde ya no le basta con el apoyo del pundonoroso Aumente pactando con las cofradías. Reconozco que fue hábil cuando llamó a Calvo y trajo a Mayor Zaragoza, que es galán antiguo, para que la sacase a bailar y escandalizase a los canónigos. Pero la apuesta estaba sobrepasada por su propio servicio jurídico. Ahora tiene que mirarse de frente con ella y llegar a un acuerdo. Carmen está de moda y ella nunca lo ha estado. Carmen reaparece y ella nunca ha aparecido. Carmen es el Guadiana y ella es el Guadalquivir oculto del soto de la Albolafia. Carmen Calvo ha dicho muchas tonterías en su vida. Ya no basta con un artículo para enumerarlas. Necesita un ensayo. Algún doctorando podría intentar una tesis sobre lo mucho que medra la ignorancia osada en la política e incluso en la universidad. Por eso la tenemos aquí. Carmen vuelve para quedarse, aunque la manden a Bruselas con Puigdemont. Isabel rezará porque ese aparente exilio sea permanente. Pero sabe que algún día recibirá la cuchillada, directa o interpuesta, que estaba preparada para Rosa Aguilar. E PRETÉRITO IMPERFECTO FRANCISCO J. POYATO PEDRO GARCÍA Y EL EMBUDO Si solucionaran los problemas, se quedarían sin trabajo. Por eso es mejor hacer política de embudo L a parálisis de Córdoba es un bucle del que ya es muy difícil salir. Durante años se han ido sedimentando una serie de vicios, normas no escritas y fobias dañinos para el conjunto de los intereses de la ciudad. Generosas estructuras pagadas con el dinero de todos los cordobeses que se gripan a sí mismas, son ingobernables y aún más perniciosas cuando quedan al albur del sectarismo político o la incompetencia mayúscula. La Gerencia de Urbanismo de Córdoba casi nunca ha funcionado para impulsar proyectos, ordenar con criterio sostenido y coherente la ciudad, vehicular la actividad económica o generar valor suficiente para corregir o equilibrar los excesos en la bonanza económica. Fue tan simple como armar una maquinaria de contrapoder, influencias, favores y amenazas. Código propio y el vértigo del montón de expedientes y el dedo justiciero del técnico de turno y su empatía subyacente. Un ayuntamiento paralelo desde el que hacer política (siendo voluntariosos) no urbanismo. Dotado de una infantería y oficialidad en los despachos sin galones reales para ser manejada y convertida a la postre en un avispero anárquico, jíbaro, interesado y egocéntrico. Con vida propia. Es el gran embudo, el gran obstáculo, el gran corsé de una ciudad que en los últimos años se está ganando a pulso el marchamo de no ser de fiar para montar un negocio, emprender un proyecto privado con retorno social, abrir un bar, una tienda o mantener una empresa sin que una buena mañana aparezcan en una lista negra escrita con inseguridad jurídica que los aboque a las peores de las decisiones. Una pesadilla. El enésimo ejemplo ha cristalizado en la reforma del Palacio Episcopal, que con el visto bueno de la Consejería de Cultura desde hace más de año y medio, ha quedado atrapada en el túnel del tiempo de Urbanismo. El lugar donde Pedro García ejerce de concejal del embudo que todo lo atasca, y actuando con su particular pernada caciquil: cuándo y cómo yo diga. Ahora mismo en Córdoba hay dos cauces para acceder al órgano municipal y tramitar asuntos: o eres el vecino del cuarto como le subrayó el dirigente de IU al obispo de Córdoba en alusión al caso que viene bloqueando ahora, y te vales de la paciencia infinita, o eres amiguete de Pedro y puede que los tiempos varíen. Esta es la clave de bóveda en la undécima ciudad española con un alta bolsa de paro y pocas variantes productivas que se despeguen de la agroalimentación o el turismo- -donde también viene haciendo de las suyas con absoluta impunidad- E incluso es mejor que el concejal del embudo no actúe cuando le dan esos ataques de laboriosidad. Cuando va rápido, acaba trasquilado. Se envalentonó con Cosmos y ha terminado, años después y con el daño hecho, por dejarle el problema a la Junta en la mesa. Le dieron ataques de veladores, con camionetas de mudanza en las terrazas y cintas adhesivas en el suelo... y el problema no ha mutado. Quiso atrancar la segunda puerta de la Mezquita- Catedral, y las cofradías pasaron. Puso a todo el mundo a buscar inmatriculaciones y herencias anticlericales, y estamos donde estábamos... Es un político de Lope: ni hace, ni deja hacer. Un perfil muy propio hoy del engranaje local y que se va multiplicando a medida que pasan los años, siendo directamente proporcional, además, a la exclusiva dependencia laboral del concejal de turno con la política. Si solucionaran los problemas, se quedarían sin trabajo. El Obispado lleva años intentando reformar su sede para ofrecer un nuevo activo turístico y cualquier excusa es buena (ahora, una escalera) para saldar las frustraciones y los prejuicios ideológicos con la política de tierra quemada. Miope y vengativa. Sin escrúpulos. Que siga el bucle.