Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
76 GENTESTILO TV JUEVES, 15 DE FEBRERO DE 2018 abc. es estilo ABC Enrique de Dinamarca Muere el Príncipe que siempre soñó con ser rey El marido de la Reina Margarita, alejado de la vida pública por una demencia, falleció rodeado de su familia a los 83 años en el castillo de Fredensborg ROSALÍA SÁNCHEZ CORRESPONSAL EN BERLÍN E l Príncipe Enrique, marido de la Reina Margarita de Dinamarca, no tendrá unas exequias de Estado, sino que será incinerado y su familia se despedirá de él con un funeral íntimo en Copenhague. Esos fueron sus deseos expresados en vida, según informó ayer un portavoz de la Casa Real danesa. El año pasado, él mismo anunció que no quería ser enterrado junto a su mujer en la catedral de Roskilde, pues prefería un sepelio con pocos invitados en la iglesia del palacio de Christiansborg. Ayer se confirmó que una parte de sus cenizas será arrojada al mar, mientras que el resto irá a parar a una urna que se depositará en el jardín del palacio de Fredensborg, al norte de la capital danesa, allí donde tantas horas felices pasó junto a su esposa e hijos el Príncipe Heredero Federico y el Príncipe Joaquín y donde se despidieron de él la noche del pasado martes tras días de agonía. Enrique de Laborde de Monpezat tenía 83 años y había sido hospitalizado a finales de enero en la capital danesa tras pasar unas vacaciones en Egipto. Le habían detectado un tumor benigno en un pulmón y una infección. Hace meses, le diagnosticaron demencia senil. Los daneses podrán rendirle homenaje durante tres días de sábado a lunes en los que su cuerpo será velado en la iglesia del palacio. Infeliz con su rol de segundón La Reina me toma por tonto. Si ella quiere que me sepulten a su lado, tiene que nombrarme rey consorte, eso es todo Mi esposa decidió que quería ser Reina; pero debe saber que si un hombre y una mujer están casados, entonces son iguales He sido el número dos en Dinamarca y después de tantos años, no quiero verme relegado al tercer rango, yo soy el primer hombre, no mi hijo El Príncipe Enrique había pasado su infancia en Hanoi (Vietnam) donde su familia francesa, los condes de Montpezat, tenía intereses empresariales. Estudió Derecho y Ciencias Políticas en la Sorbona y completó su formación en Hong Kong y Saigón. En cumplimiento del servicio militar, formó parte de la Armada francesa durante la Guerra de Argelia entre 1959 y 1962, antes de ingresar en el Ministerio de Exteriores, donde fue destinado a la secretaría de la Embajada en Londres. Margarita quedó prendada de aquel hombre de mundo y el amor de la pareja se mantuvo incólume hasta el final. Sueño con jubilarme con la Reina y sentarnos bajo una higuera en Francia y gozar del sol dijo en una de sus últimas entrevistas. Pasión por la lírica Casado con la entonces Princesa Heredera el 10 de junio de 1967, supuso siempre un gran apoyo en la responsabilidad de la Corona, según ha reconocido reiteradamente la Reina, y un cómplice intelectual de exquisita sensibilidad hacia la poesía, una faceta que también compartió con su esposa. En 2000 publicaron juntos Cantabile un libro de poemas de amor escritos por Enrique y acompañados con ilustraciones muy personales realizadas por la Reina Margarita, obra que se suma a otras cuatro más. Juntos firmaron la traducción al danés de Todos los hombres mortales de Simon de Beauvoir. Este entendimiento, sin embargo, se vio en ocasiones eclipsado por la reivindicación que Enrique mantuvo durante décadas: la de ser coronado Rey. Durante su matrimonio, Enrique batalló reiteradamente con los límites de su título, definido por la ley danesa como esposo de la Reina y no como monarca de pleno derecho. Hoy a la mujer se le da el título de Reina, pero el marido de una reina no se convierte en rey, por lo que la relación de pareja queda desequilibrada a ojos de la opinión pública y eso es traumático se quejó en una entrevista concedida a espaldas de la Casa Real y en la que reprochó a la igualitaria sociedad danesa que se mantuviera hacia su persona una discriminación por el hecho de ser varón. Reconoció sentirse inútil y relegado y comenzó a protagonizar una serie de extravagancias, como dar la espantada en actos protocolarios para irse de vacaciones. Sus lamentos y diversos episodios depresivos le valieron el título de el príncipe llorón Dicen que la Reina Margarita habría deseado complacerle, pero a la postre tuvo que manejarse en el difícil equilibrio entre su matrimonio y su deber como monarca. La Reina Margarita y el Príncipe Enrique, en Groenlandia en julio de 2015 Gustos excéntricos Me gusta comer carne de perro. Es como el conejo o la ternera, pero más seco Inquietudes intelectuales Cuando Margarita y Enrique se conocieron, en 1965, el Príncipe trabajaba como diplomático en Londres. Él tenía una prometedora carrera que abandonaría para casarse y ella era una estudiante intelectualmente muy inquieta e interesada por las vanguardias. En sus memorias, Enrique de Dinamarca desveló que sintió por Margarita una enorme atracción y que le encantaba su fluida conversación. Volvieron a verse el año siguiente, durante una boda en Escocia, y posteriormente la invitó a una cena privada. La Reina confesaría más tarde que enseguida se dio cuenta de cuán locamente lo amaba reconociendo que apreciaba su buen aspecto y que la tomara muy en serio. El Príncipe, junto a una escultura expuesta en Mallorca