Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
68 DEPORTES SÁBADO, 10 DE FEBRERO DE 2018 abc. es deportes ABC La asignatura pendiente El Córdoba, a franquear el obstáculo fuera de casa El conjunto blanquiverde no consigue una victoria a domicilio en Liga desde el pasado mes de agosto, cuando derrotó contundentemente al Albacete A. D. JIMÉNEZ CÓRDOBA L a acuciante situación clasificatoria por la que atraviesa el Córdoba podría responder a varios factores. Durante la primera vuelta, esta explicación se basó fundamentalmente en el número de goles. Actualmente, son 44 los que lleva encajados después de veinticinco jornadas de Liga. Con todo, hay otro reflejo que puede tener un peso similar y que podría ser también un argumento útil para justificar el desastre: de 39 puntos posibles, el Córdoba sólo ha sumado 4 actuando como visitante. Es decir, comparte el dudoso honor de ser el peor en ese apartado junto al Lorca, que actualmente figura como colista de la tabla junto al Sevilla Atlético. La gran paradoja del Córdoba es que empezó la temporada contando sus actuaciones como visitante por victorias en partidos oficiales. En Albacete venció de manera contundente por 0- 3, mientras que al Lorca, en la Copa, derrotó por 2- 4, si bien es cierto que mediada la segunda parte tenía virtualmente encarrilada la clasificación para la siguiente ronda. El caso es que en la Liga, que es la competición regular, el Córdoba presenta unos paupérrimos números. Su última victoria data del mes de agosto, cuando se disputaba la segunda jornada de Liga. A partir de ese momento, el Córdoba empezó a cosechar derrotas que se sumaron a su irregularidad como local. Y esa circunstancia le llevó a estar en los puestos de descenso. Porque tras la visita al Albacete coleccionó goleadas en sus compromisos ante el Barcelona B (4- 0) Granada (3- 1) y Valladolid (4- 1) El ciclo de Carrión a domicilio se cerró con una nueva derrota por 0- 2 ante el Lugo, si bien su despido no se ejecutó hasta mediados de octubre tras perder en casa ante el Nástic (1- 5) En esos partidos, el Córdoba pecó de ser un equipo blando en defensa al tiempo de que cometía deslices que los adversarios le computaban como Similitudes En la temporada del último descenso a Segunda B, no ganó su primer partido hasta el mes de enero goles. Sin embargo, éste gran problema tampoco se modificó con la llegada de Juan Merino al banquillo del Córdoba. Con el linense, el Córdoba siguió perdiendo. Su periplo comenzó con un 2- 0 en el Tartiere y un 1- 0 ante el Lorca. Paradójicamente, mereció el equipo más en el estreno, mientras que en territorio murciano hizo deméritos para que el partido no se consumara en el minuto 94. Sus planteamientos, eso sí, eran distintos a los de Carrión y pudo sacar un punto ante el Sevilla Atlético, si bien es cierto que el equipo no aprovechó ni la superioridad numérica en el campo (expulsado Matos) ni la ventaja en el marcador. Ésa fue su única aportación en forma de puntos como visitante. Porque el Córdoba volvió a perder ante el Huesca, que realizó un ejercicio de suficiencia para vencer 3- 1 y justificar el rango de líder. Y eso le costó el puesto a Juan Merino para dar paso a Jorge Romero, con quien el Córdoba aún no ha sido capaz de puntuar a domicilio. En sí, en las actuaciones del equipo lejos de El Arcángel se explican muchas de las situaciones por las que ha pasado el Córdoba en la presente temporada. Ante el Almería rozó el punto, si bien es cierto que el equipo de Alcaraz se presentaba en cuadros y ganó cuando el reloj estaba a punto de marcar el minuto 90. Tampoco tuvo suerte en Gijón, donde se condensaron por igual las gentilezas defensivas con la falta de efectividad en los últimos metros. Tal vez, Alfaro protesta en el partido de Gijón en Cádiz fue uno de sus peores encuentros, puesto que el Córdoba no supo aprovechar los momentos en los que el Cádiz bajó la guardia para meterse en el partido. Y para cerrar este ciclo de salidas queda el partido del Zaragoza, en el que los blanquiverdes llegaron a desperdiciar un penalti que El rival blanquiverde La irregularidad del Tenerife le ha llevado a tener una exigua renta sobre la zona de descenso y a apostar por Etxeberria para el banquillo A. D. J. CÓRDOBA E De aspirante al ascenso a intentar eludir la Segunda B l Tenerife ha pasado de quedarse a un gol del ascenso a estar un punto por encima de la zona de descenso a Segunda B. Todo ello, en poco menos de un año en el que el club chicharrero ha bajado de la nube a la que en su día le subió José Luis Martí. Y la prueba más concluyente de su cruda realidad es que el balear no se sentará mañana en el banquillo del Heliodoro. Su sustituto no es otro que Joseba Etxeberria, a quien le llega la gran oportunidad como entrenador después de un tiempo curtiéndose en el fútbol modesto. En parte, a él encomienda el consejo de administración del Tenerife la fórmula para recuperar la ilusión, puesto que a día de hoy parece inviable el hecho de que finalmente pueda disputar el play off de ascenso a Primera División. Para explicar lo que ha sucedido durante esta temporada en el Tenerife hay que responder a dos factores. De un lado, el equipo se mostró débil lejos del Heliodoro, siempre que se deje de lado su versión copera, puesto que goleó a domicilio al Rayo y al Córdoba; de otro, el Heliodoro no es la fortaleza del curso pasado. Y prueba de ello es que el Barcelona B se paseó hace tres semanas. Con todo, da la sensación que con