Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
46 INTERNACIONAL Kim Yo- jong HERMANA DEL DICTADOR Mano derecha y hermana del líder norcoreano, se ha convertido en el primer miembro de la dinastía Kim que viaja a Corea del Sur. Marca el deshielo entre ambos países con un mensaje personal del dictador Kim Jongun y podría invitar al presidente Moon Jae- in a una cumbre en Pyongyang el próximo agosto. SÁBADO, 10 DE FEBRERO DE 2018 abc. es internacional ABC Tribuna de autoridades Moon Jae- in PTE. DE COREA DEL SUR Desde que ganó las elecciones en mayo, el liberal Moon Jae- in ha apelado al diálogo con el caudillo de Corea del Norte, Kim Jong- un, pero se encontró con sus lanzamientos de misiles y ensayos nucleares. Hasta que Kim abogó por la distensión en su discurso de Año Nuevo con motivo de los Juegos de Invierno. Tribuna de autoridades en la inauguración de los Juegos de Invierno en PyeongChang Las dos Coreas desfilan unidas en los Juegos Olímpicos de Invierno En la espectacular inauguración, el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, evitó a la hermana del dictador norcoreano Kim Jong- un PABLO M. DÍEZ ENVIADO ESPECIAL A PYEONGCHANG (COREA DEL SUR) relataron las torturas sufridas bajo el régimen estalinista de Pyongyang. Además, y dejando bien claras sus intenciones, ha viajado a Corea del Sur acompañado de Fred Warmbier, el padre del joven que falleció en junio tras pasarse un año y medio en coma después de ser condenado por robar un cartel de la propaganda en su hotel de Pyongyang. as dos Coreas escenificaron ayer su distensión en la apertura de los Juegos Olímpicos de Invierno, que se celebran en el Sur hasta el día 25. En una espectacular ceremonia en el estadio de PyeongChang, a 160 kilómetros al sudeste de Seúl, ambos países desfilaron juntos bajo una misma bandera, la que representa en azul a la Península Coreana unida sobre un fondo blanco. Un momento emocionante porque el Norte comunista y el Sur capitalista llevan divididos desde hace seis décadas por el Paralelo 38, última frontera de la Guerra Fría. Un día después de lucir sus misiles en un desfile en Pyongyang, el joven dictador norcoreano, Kim Jong- un, envió a esta inauguración una delegación encabezada por el presidente del Parlamento y jefe de Estado honorario, Kim Yong- nam, y su hermana y mano dere- L cha, Kim Yo- jong. Sentados en la tribuna de autoridades tras el presidente surcoreano, Moon Jae- in, coincidieron con el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence. Pero este eludió todo contacto e incluso evitó estrechar la mano y mirar a los ojos a Kim Yong- nam durante la cena de gala ofrecida a los mandatarios invitados. Además, solo permaneció cinco minutos en dicha recepción oficial y luego se marchó, recoge la agencia Yonhap. Frente al diálogo que propugna el presidente surcoreano, Pence le recordó que la Casa Blanca seguirá ejerciendo la máxima presión sobre Corea del Norte para que renuncie a su programa de armas atómicas. Con una visión completamente distinta a la de Moon, el vicepresidente estadounidense recibió a cuatro desertores norcoreanos que le Primera visita Por su parte, el presidente surcoreano se mostró muy cordial con la delegación del Norte y, además de saludar a la hermana de Kim Jong- un en el palco del Estadio Olímpico, tiene previsto almorzar hoy con ella y su comitiva. Se supone que en esta visita, la primera que un miembro de la dinastía Kim efectúa a Corea del Sur en las tres generaciones que lleva en el poder, la hermana del dictador le hará llegar un mensaje personal para seguir con el deshielo. Los atletas de las dos Coreas trabajarán juntos por la victoria, y eso será recordado en todo el mundo como un signo de paz se congratuló el presidente del Sur antes de la ceremonia, informó su Gabinete. Al margen de estas diferencias con Máxima presión sobre Pyongyang Frente al diálogo que propugna Seúl, Pence recordó que seguirán ejerciendo la máxima presión sobre la dictadura para que renuncie a su programa atómico la Administración Trump, la ceremonia de apertura fue un espectáculo fastuoso de luz y color donde los equipos del casi centenar de países participantes desfilaron al son del K- pop pop coreano) En medio de este ambiente festivo, el tema principal fue la paz, tan necesaria en la Península Coreana después de años de tensión militar. Junto a las actuaciones musicales que resumían la historia de Corea, destacaron varios momentos especialmente emotivos que hicieron olvidar el frío reinante en PyeongChang. Además del desfile conjunto de las dos Coreas, que puso en pie al estadio, sus 35.000 espectadores se estremecieron con Arirang un himno tradicional que une al Norte y al Sur. De igual modo, una versión del Imagine de John Lennon culminó con mil residentes de PyeongChang dibujando con velas una paloma de la paz. Después de que el presidente Moon declarara inaugurados los XXIII Juegos de Invierno, la antorcha olímpica hizo sus relevos finales dentro del estadio portada conjuntamente por deportistas del Norte y del Sur. Al final de una escalera que ascendía hasta el pebetero, la última pareja mixta se la entregó a la reina del patinaje artístico surcoreano, Kim Yu- na, quien lo encendió iluminando la noche de PyeongChang. Con su fuego arrancan los ya bautizados como Juegos de la Paz, donde la medalla de oro más preciada sería cerrar la última herida de la Guerra Fría.