Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO, 28 DE ENERO DE 2018 abc. es espana ESPAÑA 43 POR UNANIMIDAD Ante la fractura interna que iba a provocar el auto de admisión a trámite del recurso del Ejecutivo, el TC ha optado por posponer esa decisión y alcanzar un acuerdo unánime en lo esencial: la suspensión del Pleno de investidura si Puigdemont no comparece presencialmente y con permiso del juez. Las claves EL TC ACUERDA que no podrá celebrarse el debate y la votación de investidura del diputado Don Carles Puigdemont como candidato a presidente de la Generalidad a través de medios telemáticos ni por sustitución de otro parlamentario NO PODRÁ PROCEDERSE a la investidura del candidato sin la pertinente autorización judicial, aunque comparezca personalmente en la Cámara, si está vigente una orden judicial de busca y captura e ingreso en prisión LOS MIEMBROS DE LA CÁMARA sobre los que pese una orden judicial de busca y captura e ingreso en prisión no podrán delegar el voto en otros parlamentarios EL TRIBUNAL ADVIERTE a los miembros de la Mesa de la Cámara autonómica de las responsabilidades, incluidas las penales, en que pueden incurrir si desobedecen esta suspensión DECLARA RADICALMENTE NULO y sin valor y efecto alguno cualquier acto, resolución, acuerdo o vía de hecho que contravenga las medidas cautelares adoptadas en la presente resolución El Pleno pospone su decisión sobre la admisión a trámite del recurso del Gobierno a oír a las partes, para lo que da a Junts per Catalunya un plazo de diez días para formular alegaciones. ¿Y ahora qué? Solo podrá ser presidente si un juez le da autorización N. V. MADRID MATÍAS NIETO una decisión consensuada y unánime. Lo contrario habría supuesto romper lo que viene siendo habitual desde que comenzó el órdago independentista. Admitir el recurso habría supuesto la suspensión automática de las resoluciones recurridas y el tribunal habría tardado cinco meses en entrar en el fondo del asunto. Ante esta tesitura los independentistas podrían haber propuesto a otro candidato para el debate de investidura o bien haber esperado a la decisión del TC. Esta última opción supondría prolongar la aplicación del artículo 155 en Cataluña. Tras el auto dictado ayer por el Tribunal Constitucional, la única alternativa que le queda a Carles Puigdemont para poder ser investido presidente es que vuelva a España, se entregue y consiga autorización judicial para poder ser investido. Cualquier otra estratagema que pudiera estar diseñando el expresidente de la Generalitat estaría ya prohibida. Además, el Constitucional deja muy claro que si los miembros de la Mesa de la Cámara desobedecen esta suspensión incurrirían en responsabilidades penales, como en su día hizo Carme Forcadell. Ante esta tesitura parece difícil contemplar otra posibilidad que no sea la de que los independentistas propongan un candidato limpio que pueda pasar el debate de investidura sin objeción alguna. Lo contrario implicaría desobedecer al TC y prolongar durante más tiempo la aplicación del artículo 155 en Cataluña. El TC tiene sus plazos y en caso de que después de escuchar las alegaciones de las partes, decida admitir el recurso del Gobierno, dispone de otros cinco meses para pronunciarse sobre el fondo. El presidente del Parlamento catalán, Roger Torrent, tiene por tanto dos opciones: seguir la vía Forcadell la de desobediencia con un horizonte penal a la vista, o la vuelta a la legalidad. En este caso, Torrent tendría que iniciar una nueva ronda de consultas con los grupos políticos y proponer un nuevo candidato a la Generalitat.