Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
70 CULTURA DOMINGO, 21 DE ENERO DE 2018 abc. es cultura ABC Cada vez que empiezo una novela me siento como un principiante Javier Sierra Premio Planeta de 2017 por El fuego invisible El autor, incluido en la lista de libros más vendidos de Estados Unidos, protagoniza una charla del Foro Cultural de ABC Córdoba el jueves para diseccionar su novela sobre el Grial y las palabras RAFAEL A. AGUILAR CÓRDOBA S IERRA vuelve al Foro Cultural de ABC Córdoba el próximo jueves (a las 20.00 horas en el salón de actos de Cajasur de Gran Capitán) y ahora con el Premio Planeta bajo el brazo. ¿Cómo le cambia a un escritor obtener un premio literario de esta importancia? -Bueno, supone sobre todo que se subraye la carrera de un escritor. De alguna manera lo que hace es ratificar para muchos lectores que ahí hay un autor que tiene valores literarios. Me siento orgulloso de haber podido optar al galardón y habérmelo merecido. Todo esto es un estímulo, claro: al lector le sirve como faro para saber dónde hay un escritor que merece la pena y también le sirve al escritor como constatación de que está haciendo las cosas de manera correcta. ¿Pero por qué los premios literarios tienen aún cierto aire negativo para algunos autores? Incluso hay escritores que alardean de haber renunciado a ellos. -Sí, es cierto. En este mundo tiene que haber gente para todo y desde luego yo respeto todas las actitudes. Es verdad que un premio conlleva una responsabilidad: aceptar una distinción como el Planeta implica que durante un año de tu vida vas a estar expuesto a tus lectores, que te vas a ver obligado a atender muchos actos o a asistir a ferias internacionales del libro. En fin, se trata de una hipoteca de tiempo para el autor en cuestión, pero para mí merece la pena, aunque sé que para otros no. Uno escribe para el lector, para que le lean el mayor número de personas posible, y creo que el Planeta es una herramienta fantástica para ganar lectores, ¿no? -Gana usted el Planeta con El fuego invisible que tiene por protagonista el Grial, un tema que es recurrente en su obra. -Sí, yo diría que El fuego invisible es un Sierra cien por cien, porque tiene todos los ingredientes de mi literatura anterior: tiene intriga, tiene misterio, tiene equívocos, tiene incursiones en escenarios reales, alusiones a obras o personajes que también son reales, pero en este caso hay una vuelta de tuerca hacia lo literario; al buscar cuál es el origen de las ideas como motor principal de mi novela me he centrado mucho en aquello que los escritores han perseguido desde siempre, que es su inspiración, que es el verdadero Grial del escritor. Por lo tanto, en este libro hay muchas alusiones literarias, que quizás fue uno de los elementos que convenció al jurado para entregarme el galardón. -Se trata de un libro en busca de la palabra, ¿no? -Sí, podríamos decirlo así. De hecho el protagonista es un filólogo, un experto por lo tanto en palabras que de alguna manera empieza a hacerle un pequeño homenaje a Umberto Eco, al semiólogo que se nos fue hace poco tiempo y que sin embargo se convirtió en uno de los más agudos diseccionador de palabras del mundo. Mi novela le rinde homenaje a él, porque Eco sintió gran fascinación por el poder de la palabra: él se dio cuenta de que lo primero que hacían todos los dioses de las mitologías de todo el mundo era darle nombre a las cosas, y en el fondo eso ocurría y ocurre porque el ser humano necesita nombrar las cosas para tener una sensación de dominio sobre ellas. Para el ser humano, la palabra es sinónimo de poder, y eso es muy importante en esta novela. -Al centrar la novela en las palabras, ¿le ha obligado a hacer una introspección mayor en su oficio? -A lo que me ha obligado a seguir los pasos de uno de los personajes que aparecen en la trama, que es Parménides, que es un presocrático, un filósofo del siglo VI antes de Cristo que cuando necesitaba escribir algo con alcance o profundidad lo que hacía era esconderse en una cueva durante dos días, a oscuras y solo con un poco de agua para ver si las musas se manifestaban y le dictaban lo que él esperaba. De alguna manera, lo que estaba haciendo Pitágoras era algo que se ha convertido en una necesidad contemporánea para los autores mo- Método Para buscar ideas para mis novelas me he aislado y he buscado dentro de mí para encontrar el material que tenía que aplicar a los protagonistas de la historia Reconocimiento Ganar un premio como el Planeta es una hipoteca, porque significa que durante un año vas a estar expuesto a tus lectores; ganas muchos con este galardón dernos, y es que el peor enemigo de la creatividad es el ruido, y vivimos en una época muy ruidosa a todos los niveles. Por eso, para buscar las ideas para mis novelas yo he tenido que aislarme y buscar muy dentro de mí para encontrar el material que tenía que aplicar a mis protagonistas. -Porque el escritor y la creatividad necesitan silencio siempre, ¿no? -Sí. Para ser exactos: más que silencio, lo que necesitan es ausencia de ruido o perturbación que creen armonía alrededor. Hay otros sonidos a nuestro alrededor que pueden crear armonía: uno puede escribir con música, o con sus hijos correteando alrededor si eso no le causa perjuicio. Pero, de repente, una llamada de teléfono, un whatsapp o una noticia a destiempo en la televisión sí que puede causar una gran perturbación en la mente creativa. -Cita usted las nuevas tecnologías.