Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
54 INTERNACIONAL Trump Año II El uso de las redes sociales DOMINGO, 21 DE ENERO DE 2018 abc. es internacional ABC No puedo creer que un juez ponga al país en tal peligro. Si pasa algo cúlpenle a él (5- 2- 2017) Los fracasados N. York Times, NBC y CNN no son mis enemigos, son enemigos del pueblo (17- 2- 2017) Obama tenía pinchada la Torre Trump antes de la victoria. Esto es maccarthysmo! (4- 3- 2017) Separación de poderes Contrariado por el bloqueo en los tribunales federales a su veto contra inmigrantes procedentes de países de mayoría musulmana, el presidente Trump cuestiona esa decisión judicial. Enemigos del pueblo Trump acusa en tono estalinista de ser enemigos del pueblo americano a algunos medios, como la CNN, New York Times. que, paradójicamente, se han beneficiado de esta confrontación en térmimos de audiencia. Obama me espiaba Trump se ha presentado como objetivo del estado profundo que controla los resortes del poder. Acusó sin pruebas a Obama de ordenar el espionaje de su campaña. Ni el FBI ni el Departamento de Justicia lo corroboran. Un año de mandato en catorce tuits Twitter se convierte en el escenario ideal para el show permanente de Trump PEDRO RODRÍGUEZ MADRID En el libro sobre el desembarco del nacionalpopulismo en la Casa Blanca, el que todo el mundo comenta estos días Fire and Fury de Michael Wolff) se llega a la conclusión de que el presidente de Estados Unidos más que un político heterodoxo es un showman obsesionado consigo mismo y con monopolizar la atención pública. Y como argumento de autoridad se cita a Steve Bannon, el asesor más tóxico ahora caído en desgracia, diciendo: Este hombre nunca se toma un descanso de ser Donald Trump Al cumplirse el primer año del ajuste de cuentas electoral que le convirtió en presidente de Estados Unidos, no hacen falta bestsellers de cotilleo para darse cuenta de que Trump ha demostrado con creces su carácter unidimensional: ególatra, impulsivo, presuntuoso, autoritario, insultante, incapaz de leer, con graves dificultades para escuchar, bastante aislado, pen- diente del aquí y ahora, impulsado por una sobredosis de banalidad televisiva y con tendencia a tomarse muchas libertades con la verdad. Dentro de estas coordenadas personales, no es de extrañar que una red social como Twitter se haya convertido en el escenario ideal para el espectáculo protagonizado por la Administración Trump. Con 46 millones de seguidores en realDonaldTrump (cuenta de Twitter iniciada en marzo de 2009) el presidente número 45 está logrando dos aspiraciones compartidas históricamente por muchos de los ocupantes de la Casa Blanca: protagonismo mucho más allá del originario carácter secundario otorgado a la presidencia en el diseño constitucional de Estados Unidos y una conexión directa con la opinión pública al margen del periodismo y los medios de comunicación. En cierta manera, la historia de los presidentes de Estados Unidos se puede explicar como una búsqueda de relevancia sin intermediación ni filtro. Theodore Roosevelt consideraba la Casa Blanca como un privilegiado púlpito para protagonizar el debate político y Woodrow Wilson resucitó el precedente de pronunciar en persona ante el Congreso los discursos sobre el estado de la Unión. Franklin D. Roosevelt utilizó la radio como su propia red social, mientras que Eisenhower y Kennedy se tuvieron que enfrentar al antes y después de la televisión. Campaña permanente Hace tiempo que en la política de EE. UU. se practica la campaña permanente es decir acometer la acción de gobierno como si se tratase de un continuado pulso electoral. Twitter estaría permitiendo a Trump llevar este concepto hasta sus últimas consecuencias. Aunque en su caso con el mandato populista de convertir en normal el cuestionamiento del status quo y los fake news media fundiendo los plomos de Washington con una sobrecarga constante. Lo que es indiscutible es que los tuits de Trump tienen la capacidad de fijar Lenguaje indigno para la Casa Blanca Algunos tuits contienen mentiras, insultos y un dominio del inglés de un niño. Sin olvidar un tono que no se corresponde a la dignidad de la institución que ocupa la agenda informativa del día, dentro y fuera de Washington. Pueden ser gramatical o políticamente incorrectos, pero también hay sitio para cualquier cosa que el presidente está viendo en un momento dado por televisión. No faltan broncas internacionales y toda oportunidad es buena para profundizar en la polarización política de EE. UU. Algunos contienen mentiras, insultos y un dominio del inglés propio de un niño. Sin olvidar un tono que no se corresponde a la dignidad de la institución que ocupa Trump. Los especialistas en el tuitero- enjefe identifican al menos cuatro categorías en el feed presidencial: los más chirriantes tuits emitidos de madrugada; los redactados con ayuda de su director de redes sociales, Dan Scavino; los más anodinos sugeridos por su reducido y familiar círculo de confianza; y las inevitables meteduras de pata provocadas por esta sobreexposición sin precedentes, descrita como querer gobernar con un micrófono abierto en el Despacho Oval. ¿Por qué los comités y el fiscal no buscan los delitos y relaciones con Rusia de Hillary? (24- 7- 2017) Acabo de conceder el perdón al patriota sheriff Arpaio. ¡Mantuvo la seguridad en Arizona! (25- 8- 2007) Si se deja de ir a los partidos de la NFL, los jugadores respetarán la bandera. ¡Despido! (24- 8- 2017) Victimismo Se pregunta porqué en lugar de perseguir a Clinton, el Congreso y toda clase de investigadores se concentran en la influencia rusa en su elección. También expresa su pérdida de confianza en el fiscal general, Jeff Sessions. Abuso de poder patriótico Sin esperar a sentencia firme o algún indicio de arrepentimiento, indulta al sheriff Joe Arpaio, declarado culpable de ordenar a sus agentes actuar de forma discriminatoria contra hispanos en busca de inmigrantes indocumentados. Leña al fuego Jugadores de la liga de futbol americano NFL protestan contra el racismo y se arrodillan durante la interpretación del himno nacional americano. Trump pide a los dueños de los equipos que los despidan o suspendan.