Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
52 INTERNACIONAL DOMINGO, 21 DE ENERO DE 2018 abc. es internacional ABC Caos en el Congreso de EE. UU. Trump inaugura su segundo año con un cierre parcial del Gobierno La oposición demócrata se niega a aprobar las cuentas federales tras la negativa del presidente a ceder en su proyecto contra los inmigrantes JAVIER ANSORENA CORRESPONSAL EN NUEVA YORK os demócratas querían darme un bonito regalo de cumpleaños escribió ayer por la mañana con sorna Donald Trump en Twitter. EE. UU. amanecía con un cierre de Gobierno después de que los legisladores republicanos y demócratas del Congreso se mostraran incapaces de llegar a un acuerdo de gasto, el mismo día en el que el presidente de EE. UU. cumplía un año en la Casa Blanca. El regalo llega envenenado para todas las partes, que ayer cruzaban acusaciones sobre quién es responsable del cierre, que dejará a buena parte de las oficinas federales cerradas y suspenderá el pago de los funcionarios. Entre otros, el millón de militares en activo. Hay opiniones para todos los gustos sobre quién es el culpable de una situación vergonzante para la primera potencia mundial; lo que es innegable es que hay riesgos políticos para todas las partes. El cierre se produjo tras una maratón de negociaciones durante el viernes, que acabó en la madrugada de ayer sin acuerdo. La propuesta de gasto fue aprobada el jueves por la Cámara de Representantes, controlada por los republicanos, y pretendía extender el plazo para un acuerdo presupuestario más amplio durante unas semanas. En el Senado, donde la mayoría republicana es mucho más exigua, no hubo entendimiento. El principal obstáculo es la regulación sobre inmigración. Trump anunció el año pasado que acabaría con DACA, un sistema que regulariza a cientos de miles de inmigrantes ilegales que llegaron a EE. UU. como niños y los demócratas se niegan a dar su brazo a torcer sobre gasto si no hay una solución para los dreamers como se denomina a esos jóvenes inmigrantes. L Se vio la luz al final del túnel cuando Trump llamó al líder demócrata en el Senado, Chuck Schumer, neoyorquino, como él, para una reunión en el Despacho Oval. Entre hamburguesas, acercaron posiciones. Schumer se mostró dispuesto a incluir la financiación del muro con México la promesa electoral de Trump con mayor simbolismo si se encontraba una solución para los dreamers algo que el presidente había deslizado como una opción en las últimas semanas. El presidente Trump, durante su entrevista con Reuters el pasado miércoles Un daño repartido El optimismo de Schumer tras abandonar la Casa Blanca duró poco. Una llamada del jefe de Gabinete de Trump, John Kelly, le informó de que el acuerdo sería demasiado laxo con los inmigrantes. La interpretación es que permitir la regularización de los dreamers va contra todos los postulados que ha defendido Trump desde la campaña y es una cesión que no se puede permitir. Sobre todo, a las puertas de un año electoral en el que los republicanos se juegan conservar sus mayorías en el Congreso y que se anticipa como un plebiscito a la presidencia de Trump. Ejército sin soldada El desacuerdo provocó el cierre de las oficinas federales y dejó sin paga a un millón de militares Ayer se retomaron las negociaciones para encontrar un acuerdo de mínimos para que las oficinas y agencias federales abran mañana lunes y los funcionarios no tengan problemas para recibir su sueldo. Sea cual sea el resultado, el episodio puede tener consecuencias po- líticas para ambos partidos y para el presidente. Quienes corren más riesgos en este caso son los demócratas, que tienen un relato más difícil. Lo dejó claro Trump por Twitter: Los demócratas están mucho más preocupados por los inmigrantes ilegales que por nuestro gran ejército o por la seguridad en la peligrosa frontera Sur Antes, su secretaria de Prensa, Sarah Sanders, aseguró que no negociaremos el estatus de inmigrantes ilegales mientras que los demócratas mantengan a nuestros ciudadanos como rehenes de sus demandas insensatas No hay que olvidar que Los servicios que no sean esenciales, paralizados ¿Qué es un cierre gubernamental? Buena parte de la financiación para el funcionamiento de las oficinas y agencias federales de Estados Unidos se decide a través de una ley de gastos anual del Congreso. Si no existe un acuerdo en el momento en que se cumple el plazo para la aprobación de esta norma, se cierra buena parte del Gobierno: los funcionarios no van a trabajar y no reciben su sueldo. abiertos como los pagos de la seguridad social pero puede que durante este periodo se produzcan retrasos. ¿Por qué se ha producido en esta ocasión? La ley de gasto se ha convertido en una batalla política sobre la regularización de inmigrantes. Los republicanos no tienen los votos suficientes en el Senado y los demócratas se niegan a aceptar un acuerdo que no incluya una solución para los llamados dreamers (soñadores) los cientos ¿Qué servicios permanecen abiertos? Se trata sobre todo de servicios que son esenciales para el funcionamiento del país, tales como prisiones, juzgados (tienen un colchón de tres semanas) correos, aeropuertos o inspección alimentaria. Otros seguirán