Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO, 21 DE ENERO DE 2018 abc. es espana ESPAÑA 51 EFE Iván Pardo, el presunto asesino de la pequeña Naiara, hermano de su padrastro, a la izquierda en su coche. Sobre estas líneas, Mariela Benítez, la madre de la niña a la que su padre natural Manuel Briones (a la izquierda) acusa de haberle ocultado el maltrato al que estaba sometida su hija por parte de su nueva familia ABC EFE todo, incluidas las piedras que estaban en el suelo, las esposas, el calcetín y las hojas de la lección que la criatura tenía que estudiar. Las crías lo tiraron todo al cubo de la basura; horas después la Guardia Civil lo encontró, según consta en la espeluznante acta de inspección ocular. En esa acta se recoge que había pelo de la niña prácticamente por toda la casa, dada la saña con la que le arrancó el cuero cabelludo, incluso pegados a la bolsa de guisantes. En tres estancias encontraron piedras pequeñas, la grava que agujereó las rodillas de Naiara, rastros de sangre, grilletes, cuerdas, alcohol, amoniaco. Desde la una de la tarde y hasta las 15.38 Naiara estuvo a punto de morir dos veces. Azahara y Marian alertaron a su tío a gritos diciéndole que se ahogaba, que no tenía pulso. El tiempo transcurrido desde la pérdida de conocimiento hasta que entró en parada cardiaca y no respiraba fue de dos horas señala la Guardia Civil. Pero Iván Pardo construyó el relato y les El ensañamiento y la alevosía, según el informe de la Guardia Civil El atestado de la Guardia Civil recoge dos apartados específicos dedicados al ensañamiento y la alevosía con los que se empleó Iván Pardo. Tras describir de forma pormenorizada todas las agresiones físicas y psíquicas que infligió a la pequeña Naiara- golpes con los nudillos, uso de elementos eléctricos para descargas, grilletes, bofetones, agarrones del pelo, puntapiés, etc... así como impedirle dormir durante dos días seguidos- los investigadores dejan constancia de que el agresor se aprovechó del desvalimiento y desamparo de la niña. No fue ayudada por nadie mientras se provocaban las agresiones señalan; no pudo defenderse de las acometidas de su agresor Según la Guardia Civil, le provocó mayor dolor al hacerla arrodillarse o caminar sobre las piedras para luego golpearla con la parte metálica de un cinturón en sus pies y tobillos; le hizo tragar alcohol, amoniaco e incluso enjuague bucal, utilizado para intentar detener las hemorragias causadas por los golpes en la cara y en la boca. La sometió a un acoso dialéctico impropio: ¿Quién manda el amo o la tigresa? le gritaba mientras la azotaba en la planta de los pies. Como Naiara no hablaba pensaba que se estaba burlando de él y aumentó su furia. dijo a sus sobrinas lo que debían contar: que la niña se había caído por la escalera al salir a buscar el correo. A las 15.30 llegó la ambulancia. Un helicóptero trasladó el cuerpecito desmadejado de Naiara al hospital Miguel Servet de Zaragoza. Tenía politraumatismo, traumatismo craneoencefálico, hematomas y equimosis. Nada más verla los médicos sabían que no se había caído. La operaron de urgencia, pero no aguantó ni un día. Las lesiones representan un ensañamiento efectuado bajo brutal tortura Se detectan señales típicas de grilletes policiales cuando son puestos con presión concluyeron los agentes de Criminalística. En el sumario figura un reportaje fotográfico que estremece. No hay prácticamente una zona del cuerpo de Naiara que quedara libre de contusiones, erosiones, hemotamos, costras, sangre, moratones... Papá, te quiero mucho, te prometo que voy a cambiar le dijo la pequeña al marido de su madre. Nadie tuvo piedad con ella. Amoniaco para reanimarla Le metí la cabeza debajo de la ducha, pedí que me trajeran amoniaco a ver si se le pasaba Grava bajo las rodillas Traje la grava a la casa para ponérsela debajo de las rodillas a la cría Los castigos No respondía a los castigos que se le imponían. Mi hermano tenía miedo de que viniera la Policía