Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
42 ESPAÑA DOMINGO, 21 DE ENERO DE 2018 abc. es espana ABC La Moncloa presiona a los ministros: Deben patearse España El Gobierno quiere acabar con su perfil bajo tras la subida de Ciudadanos MARIANO CALLEJA MADRID Rajoy, ayer en Sevilla junto a Juanma Moreno (segundo por la izq. Virginia Pérez y Beltrán Pérez En el Palacio de la Moncloa, Mariano Rajoy observa siempre las encuestas con distancia y cierto escepticismo, pero las lee con atención. Y sus asesores, más aún. Toman buena nota de unos resultados que marcan la tendencia política y que, en estos momentos, reflejan una fuerte subida de Ciudadanos, que se colocaría por delante del PP en número de votos. Las alarmas han sonado con fuerza y la reacción no se ha hecho esperar. En el cuartel general del Gobierno se ha dado instrucciones a los ministros para que tengan más presencia en todos los frentes, también en el territorial: Tienen que patearse España advierten en La Moncloa. El PP baja y Cs no deja de subir. Esa es la pesadilla monclovita. En los pasillos del complejo presidencial no aceptan que sea un problema de gestión o de medidas impopulares. Al contrario, sacan pecho del éxito del 155, de los datos de crecimiento económico y creación de empleo, del récord de turismo y de la estabilidad existente, pese a la minoría que tiene el Gobierno en el Congreso. El problema, advierten fuentes de La Moncloa consultadas, es el perfil bajo que ha tenido buena parte de los ministros en los quince meses transcurridos de legislatura. Muchos ministros van a partir de cero, pero deben activarse y tener una presencia pública mucho mayor comentan. La autocrítica, que existe y es inflexible, no se queda ahí. Los ministros saben que son resolutivos y buenos gestores, pero vuelve a fallarnos el relato, el discurso y la empatía con la gente de la calle En realidad, en el entorno del presidente siempre han pensado que las cosas bien hechas se venden por sí solas, y hemos visto que eso no es cierto Les ocurrió con las reformas en la primera legislatura, y les ha vuelto a pasar con la aplicación del 155 y la respuesta firme frente a los independentistas: Si no hubiésemos resuelto ambas situaciones quizás nos habríamos volcado más en la propaganda y el relato para intentar salvarnos, pero es que no ha sido así. Nos hemos creído que hacer las cosas bien eran suficientes por sí mismas Toca gestionar, pero también hacer política recalcan. Hecha la autocrítica y el diagnóstico, el Gobierno busca la solución para dar la vuelta a las encuestas, ahora que hay tiempo todavía hasta las siguientes elecciones. La Moncloa ha puesto el foco en los ministros, a los que ve con un perfil a menudo demasiado frío y técnico, y poco político. El perfil bajo tiene que pasar a mejor vida subrayan. Les ha pedido más presencia en varios niveles: en los medios de comunicación, en todo el territorio nacional y en el Parlamento. En los próximos días, habrá desembarco de ministros en las Cortes a petición propia a pesar de ser enero un mes inhábil en el Parlamento. Está prevista la comparecencia de los ministros de Fomento, Interior, Defensa, Sanidad, Hacienda, Empleo y Energía. El Gobierno quiere que los ministros no rehúyan los debates parlamentarios ni las comparecencias, y que no den la sensación, tal palpable muchas veces, de que acuden a rastras al Congreso, y RAUL DOBLADO Rajoy defiende la prisión permanente revisable. Mariano Rajoy defendió ayer el mantenimiento de la prisión permanente revisable y afeó la actitud de Ciudadanos en este asunto al permitir con su abstención la tramitación en el Congreso de una iniciativa para derogarla. solo porque lo exige la mayoría parlamentaria: Hay que entrar en los debates y ganarlos Desde La Moncloa ha salido un consejo peculiar para sus ministros: que sean más simpáticos y cercanos. Lo dicen con estas palabras: No podemos adoptar siempre las posturas antipáticas, y hay que huir del tecnicismo tecnocrático que tanto daño nos ha hecho Siete ministros al Congreso En los próximos días habrá desembarco de ministros en las Cortes a petición propia Rajoy se ha puesto el primero de la fila para dar ejemplo a los suyos. En los últimos días su agenda se ha llenado de actos públicos por toda España, casi siempre acompañado por algún ministro. El viernes estuvo en Fitur con el titular de Energía. Este lunes viajará con el ministro de Fomento en el AVE inaugural a Castellón. El martes se desplazará a León, como acto de desagravio después de decir en Londres que el Reino Unido era la cuna del parlamentarismo Rajoy envió una carta al alcalde de León, Antonio Silván, para pedir disculpas, tras conocer el malestar de la ciudad, a quien la Unesco otorga tal reconocimiento. Y el miércoles, volverá a ser entrevistado en la radio. CHISPAS CURRI VALENZUELA Y LA CASA SIN BARRER l Gobierno tiene como prioridad enfriar la crisis catalana para que el PNV apoye los Presupuestos y así Rajoy pueda extender la Legislatura hasta 2020; el PP prefería que mantuviera una línea dura con los separatistas para evitar que Ciudadanos siga creciendo y ponga en peligro su recuperación en las elecciones municipales y autonómicas de 2019. Dos políticas distintas entre las que va a tener que elegir el presidente de las dos instituciones. E En el PP ya se resignan a que Rajoy se decida por lo que conviene a su Gobierno. Las luces rojas se encendieron en Génova el viernes pasado cuando su portavoz, Íñigo Méndez de Vigo, dejó muy claro en la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros que la prioridad sigue siendo la de aprobar los Presupuestos de este año, que están prorrogados a la espera de que el PNV anuncie que los va a apoyar. El documento está ya pactado y terminado, aunque Montoro le vaya añadiendo flecos como el de los pluses a los funcionarios o amenazas de congelar las aportaciones a las comunidades autónomas en un esfuerzo, hasta ahora estéril, para que el PSOE se anime a abstenerse en su tramitación parlamentaria. Todas las partidas presupuestarias están ya pactadas con el PNV y no solo a nivel de sus respectivas Haciendas. Las relaciones de Rajoy con Urkullu siguen siendo excelentes, aseguran en La Moncloa, y ambos se hablan con mucha frecuencia. El lehendakari es, dicen también, muy crítico en privado con la actuación de los independentistas catalanes, con los que intentó mediar, en vano, para que no realizaran la declaración de independencia. Pero el escollo de que su partido no apoye los presupuestos mientras esté en vigencia el 155 sigue existiendo y de ahí que si su prórroga continúa las elecciones generales tendrán que convocarse irremediablemente el próximo año. En el PP dan por hecho que la postura más suave hacia los independentistas que ha comenzado a poner en práctica el Gobierno está encaminada a evitar ese adelanto. Y les alarma. Dirigentes del partido y barones autonómicos critican en privado esa política, que deja nuevamente a Ciudadanos con la bandera de oposición a la desmembración de España lo que, según ellos, puede resultar dañino para evitar que sigan creciendo más los de Rivera de cara a las autonómicas y municipales de la primavera del año que viene y, de paso, en las generales que Rajoy tendrá que convocar cuando el devenir de la crisis catalana y la voluntad del PNV le lleven a ello.