Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 CÓRDOBA Contramiradas DOMINGO, 21 DE ENERO DE 2018 cordoba. abc. es ABC Delfina Tapia Cuando empecé, mucha gente nos mandaba a fregar platos Primera mujer policía local de España Fue portada de revistas y atracción de noticiarios. Pero, sobre todo, rompió moldes en aquel país que avanzaba imparable hacia el futuro. Antes muchos la mandaban a la cocina. Hoy es pionera de la igualdad aquel país que se desperezaba de una larga dictadura donde las féminas aún eran consignadas como seres menores de edad y necesitaban la autorización del marido hasta para abrir una simple cuenta corriente. La mujer que tienen en la imagen contribuyó a romper todos los clichés y abrió brecha en una sociedad mojigata dominada hasta el ahogo por el sexo varón. Lo hizo junto a otras diez cordobesas, entre ellas su hermana Dolores, cuando en 1970 aprobaron la primera oposición que un Ayuntamiento español convocó para incorporar a mujeres policías. Toda una revolución sin precedentes. ¿De qué ha sido usted pionera? -Abrimos un camino grandísimo y no nos dábamos cuenta. Desde entonces, se ha abierto un campo enorme para la mujer en las Fuerzas y Cuerpos de la Seguridad del Estado. Delfina Tapia tenía 21 años y una determinación invencible por enfundarse el uniforme. Hija de un funcionario de la Guardia Civil, ya había intentado ingresar en el grupo de matronas que controlaban la aduana en el puerto de Barcelona, en cuya ciudad había estado destinado su padre. Esa era entonces la única vía para las mujeres de acceso a la Benemérita. La vía ordinaria estaba, como casi todo, reservada a los hombres. Pero ese camino también tenía inconvenientes: solo podían ingresar en las matronas viudas y huérfanas. Un día vio en televisión a una japonesa regulando el tráfico. Se le encendió una lucecita que no se le apagó hasta que meses después escuchó en la radio la convocatoria del Ayuntamiento de Córdoba. Soñaba con ser policía. Yo me veía en la calle Cruz Conde regulando el tráfico. Y el día que pasé por primera vez con uniforme por allí, lloré de alegría recuerda sentada en su vivienda y rodeada de fotografías en blanco y negro con recortes de prensa que inmortalizaron su imagen inédita entonces de policía local. El acontecimiento tuvo un impacto mediático notable y la respuesta de la ciudadanía fue dispar. Muchos nos echaban piropos y otros nos mandaban a fregar platos y a coser calcetines rememora. La presentación de los uniformes, que incluían gorra, corbata, falda larga y, cómo no, bolso de señora, se formalizó con toda solemnidad en el pleno municipal. Delfina Tapia ejerció de modelo. El entonces primer tenien- ARISTÓTELES MORENO D elfina Tapia fue la primera mujer policía local de España. Así dicho, parece un simple anecdotario de andar por casa. Pero lo fue en