Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
68 ABCdelOCIO VIERNES, 12 DE ENERO DE 2018 abc. es ABC C ine Cada uno de los 65.000 fotogramas del filme han sido pintados a mano ABC Cuadro viviente LOVING VINCENT Dirección: Dorota Kobiela, Hugh Welchman. Documental con Douglas Booth, Helen McCrory y Saoirse Ronan ANTONIO WEINRICHTER E n la larga pero siempre resbaladiza relación entre el cine y la pintura, esta película ocupa un lugar especial, más cerca de las artes gráficas que del arte fotográfico que llamábamos cine (hoy, digital audiovisual) Durante largos años, 125 animadores pintaron a mano y al óleo unos 65.000 fotogramas que recreaban 31 cuadros (y esbozaban elementos de otros 94) del gran pintor holandés Vincent van Gogh. Las cifras apabullan, desde luego. Lo de pintar a mano el fotograma en vez de impresionar la emulsión por medios fotoquímicos no es nada nuevo: de Len Lye a Brakhage pasando por Sistiaga hay una amplia tradición de un cine abstracto, en la que desde luego no se inserta la película que nos ocupa (es artística pero no tanto) La belleza pulsátil, colorista, postimpresionista de este continuado tableaux vivant sustenta una narrativa convencional que adopta la forma de una especulación sobre los días que precedieron a la misteriosa muerte del pintor. No es una película policiaca tampoco, la pesquisa es una excusa para introducir a los personajes que le rodearon y reproducir algunos de los paisajes e interiores que recordamos como en un sueño por haberlo visto en sus cuadros. Y claro, no resisten la tentación (habría que ser tonto) de usar la bella canción que le dedicó Don McLean. Sorprendente Ana Asensio MOST BEAUTIFUL ISLAND Dirección: Ana Asensio. Con: Ana Asensio y Natasha Romanova OTI R. MARCHANTE E n su primera película como directora, la actriz española Ana Asensio consigue meter en su cámara un Nueva York distinto, más provinciano, grisón, auténticamente indie sin diseño ni posturitas, un Nueva York que si lo ve Woody Allen se muda a Los Ángeles. Y es probablemente ese captar como nuevo algo tan peinado por el cine como Nueva York lo que le ha dado tantos premios y tanta singularidad a esta película, aunque, luego, se pone uno a verla y a pensar en su contenido, en su historia, y es cuando realmente le presiona el nervio, y más, si como da la impresión, hay gotas autobiográficas en ella. Una joven inmigrante que interpreta la propia Ana Asensio española sin papeles, que escapa de un pasado trágico y a la que sobrevivir le lleva todo el trabajo del mundo. Es un día de su historia, pero el día clave: tras ver la presión económica y laboral ¡qué niños insufribles! nos lleva de la mano a su descenso al infierno y carga de suspense, aprensión y angustia todo un sorprendente tramo final en el que el cine áspero, bien tramado y en las dosis justas, se hace incómodo pero muy sugestivo y sugerente. Asensio, directora y protagonista