Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES, 12 DE ENERO DE 2018 abc. es ABCdelOCIO 65 Churchill en la pantalla Churchill (2017) El británico Brian Cox interpreta al líder conservador en la reciente película de Jonathan Teplitzky, un retrato académico y falto de chispa. The crown (2016) John Lithgow da vida a un anciano Churchill que aconseja a la Reina Isabel II en la popular serie de Netflix. Un secundario de lujo para un papel inolvidable. Gary Oldman coloniza a Churchill EL INSTANTE MÁS OSCURO Dirección: Joe Wright. Intérpretes: Gary Oldman, Ben Mendelsohn, Kristin Scott Thomas OTI RODRÍGUEZ MARCHANTE G Durante la tormenta (2009) La BBC recreó la vida del político conservador en esta película para televisión en la que se profundiza en cómo vivió los últimos días de la guerra. El joven Winston (1972) El filme repasa su pasado familiar y su juventud, en especial el episodio de la guerra anglo- bóer en la que casi pierde la vida. con un habano en la mano. Y se le ve po y recurrir a la guerra. La única mabebiendo desde primera hora de la ma- nera de frenar a Hitler y Mussolini al ñana. En una escena, su interlocutor que algunos de sus contemporáneos le pregunta cómo puede hacer eso y el presentaban como posible mediador socarrón primer ministro le contesta: con Hitler el instante más oscuro. ¡Entrenando mucho! La película cuenta con Joe Wright ha logrado Vicios nefandos una magnífica fotografía reconstruir el primer mes de Bruno Delbonnel, que Cuando le de Churchill en el cargo, saca todo el partido popreguntan cómo sible a los excepcionales cuando Chamberlain y Halifax todavía estaban puede beber tanto, escenarios de la vida poempeñados en que no se Churchill responde: lítica británica. Y gracias fuera a la guerra con Alea ellos y el trabajo de Del ¡Entrenando mania. Y aunque se prebonnel, la escena final de mucho! senta un Churchill en alun Churchill victorioso gún momento dudoso de que abandona la Cámaese objetivo algo que no se compade- ra de los Comunes aclamado por los ce con los datos históricos de los que diputados de todos los partidos aundisponemos esta película consigue que sin el apoyo de algunos de los suresumir en poco más de dos horas yos es de una belleza conmovedora. cómo Churchill fue capaz de dar la A la altura de lo que representó Winsvuelta al escenario político de su tiem- ton Leonard Spencer Churchill. ary Oldman es uno de los actores mejor dotados del mundo para hacer de villano, pues hay algo en su cara, en su expresión, en su fondo de ojos fríos y chiquitos que te aconsejan cruzarte de acera, o mejor, irte de la ciudad. En esta película, conquistada de norte a sur y de este a oeste por la interpretación de Gary Oldman, no busquen ni esa expresión ni ese fondo de ojos, no busquen tampoco su cara, porque no está: ha desaparecido en el interior de su personaje, Winston Churchill, al que también le hace desaparecer, en cierto modo, todos sus clichés, salvo el puro y un poco su proverbial estilete. Muestra de él los temblores de su mano firme, la inseguridad de quien está convencido. Hace unos meses era Brian Cox quien encarnaba a Churchill en la película de Jonathan Teplitzky, y ahora es el director Joe Wright, tan buen exprimidor del zumo british en títulos como Orgullo y prejuicio o Expiación el que se enfrenta a la personalidad del político y propone de él un retrato distinto pero también oficial: las dudas y la firmeza del hombre que se negó a firmar la paz rendición que le ofrecía Hitler. La película lo retrata en su vida familiar, junto a su esposa Clementine (Kristin Scott Thomas) pero casi desde el punto de vista de su secretaria Elizabet Layton (Lily James) y con su gran habano apuntando a los hechos Kristin S. Thomas, esposa del líder históricos que le tocaría resolver: buenas y jugosas escenas en el Parlamento británico, su relación tensa con Chamberlain y el Rey Jorge VI, algunas de esas frases rotundas y dramáticas, incluso una secuencia algo subida de tono melodramático y ardor patriótico en el Metro londinense. Pero, ya lo decía el hombre que mató a Liberty Valance, cuando la leyenda se convierte en realidad, hay que publicar la leyenda Tanto el trabajo de Oldman como el de Wright es espléndido en cuanto a la puesta en escena, del personaje y de la historia, la cual, por cierto, sirve de contraplano de Dunkerque de Christopher Nolan: una en lo bélico y otra en los manejos de la política tratan de ese capítulo esencial de la Segunda Guerra Mundial. Por lo demás, ahora, ver a políticos que no están completamente majaretas es tranquilizador. hace dos décadas, tuvimos oportunidad de hablar con el actor del momento. -Muchos han interpretado a Churchill y todos admiten la dificultad del papel. ¿Dudó en algún momento no hacerlo? -Rodar una película de estas características siempre es difícil, pero hay dragones a los que tienes que enfrentarte. Churchill construyó una figura inmensa, no solo por lo que consiguió sino también por lo que escribió. Tenía claro que no quería dejarme influir por los actores que le interpretaron antes. ¿Qué ha significado para usted interpretar el personaje? -Cuando representas un personaje real, que tiene familia que aún vive, hay una cierta responsabilidad, pero la buena noticia es que la familia de Churchill ha visto este filme y ha abrazado el retrato que hemos hecho, tanto que su bisnieto me llamaba Nuestro mundo no sería el mismo sin sus decisiones Gary Oldman, como Churchill, en la Cámara de los Comunes bisabuelo en el rodaje. Mi padre formó parte de la Armada Real Británica, peleó en el norte del Atlántico y en Okinawa... Hay cierta conexión familiar con Churchill porque mi padre debió estar bajo el mando de este gran hombre. Para mí, esta película no es lejana, aunque para mis hijos sea Historia Antigua. ¿Le costó meterse en la piel del personaje? -Es un papel único, un regalo para cualquier actor, pero debo reconocer que ha sido mi trabajo más duro. Fue aterrador. Y tras el rodaje, lo que más me costó fue quitarme los kilos de más. ¿Le impactó representar a un hombre tan excéntrico como Churchill? -Al mirar de cerca a Churchill descubres que es el inglés más importante de la Historia. Nuestro mundo, el que disfrutamos ahora, no sería el mismo sin sus decisiones. El coraje de Churchill, que cometió errores, por supuesto, sin un ejército en forma y con todo el mundo escondiéndose, sin el apoyo de EE. UU. fue capaz de liderar al país y enfrentarse a Hitler. Churchill tenía una valentía extraordinaria y, como digo, hay personas esenciales en la Historia que nos han permitido estar donde estamos ahora.