Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
48 ECONOMÍA Crisis financiera El caso Banco Popular VIERNES, 12 DE ENERO DE 2018 abc. es economia ABC La CNMV investiga si el Popular ocultó pérdidas y el plan de pensiones de Ron El supervisor bursátil defiende su papel en la crisis del banco: No somos el auditor MONCHO VELOSO MADRID Dos presidentes, dos gestiones ÁNGEL RON PRESIDENTE BANCO POPULAR (OCT. 2004- FEB. 2017) El supervisor bursátil rechaza cualquier culpa en la crisis del Popular, pero ha puesto bajo lupa parte de la gestión de los últimos gestores del banco. La CNMV, según desveló ayer en el Congreso de los Diputados su presidente, Sebastián Albella, está investigando si la entidad, que tras su resolución hizo que aflorasen más de 12.200 millones de euros de pérdidas, ocultó hasta entonces parte de esos números rojos. El Popular, tras su resolución y venta exprés al Santander, presentó unas pérdidas históricas de 12.218 millones en los seis primeros meses de 2017. Esas pérdidas se derivan del profundo saneamiento de su balance hecho por su nuevo propietario, el Santander, pues el Popular acumulaba un elevado volumen de créditos inmobiliario morosos y viviendas y suelo adjudicados sin provisionar. El supervisor, según avanzó Albella, está analizando en qué medida es razonable imputar esos resultados en su integridad a los seis primeros meses de 2017, periodo en el que se produjo la resolución, o si al menos en parte debían haberse imputado a ejercicios anteriores Es decir, si esas pérdidas se produjeron efectivamente en el periodo en que primero Emilio Saracho y después el Santander toman las riendas del banco, o si una parte ya se produjo antes del 31 de diciem- Bajo su mandato, el Popular sobrevivió a la crisis financieras sin ayudas públicas y con provisiones, pero no pudo superar su propia crisis interna por presiones del mercado y la división en el consejo que originó su marcha. Sebastián Albella, presidente de la CNMV EMILIO SARACHO PRESIDENTE BANCO POPULAR (FEB. -JUN. 2017) EFE Desembarcó para enderezar el rumbo de la entidad financiera, pero acabó siendo intervenida y vendida por un euro al Santander. Entre sus planes de salvamento, venta de activos, una nueva ampliación de capital o una fusión. lución, revisó esas cuentas e hizo que aflorasen unos ajustes contables de 630 millones que elevaron esas pérdidas a más de 3.600. Entre esos desfases desvelados figuran los créditos que la entidad concedió a clientes en la ampliación de capital de mayo de 2016 para adquirir acciones del banco, y que no se computaron contra capital, como obliga la ley. Esto, según explicó Albella, también ha sido investigado con la finalidad de esclarecer el caso y en su caso depurar responsabilidades mediante la apertura de los correspondientes expedientes sancionadores bre de 2016, esto es, bajo la batuta de Ángel Ron, presidente de 2004 a 2017. Este último presentó al dejar el cargo por presión del consejo de administración unas pérdidas en el conjunto de 2016 de 3.485 millones. Luego, su sucesor, Saracho, que presidió el Popular entre febrero de 2017 y su reso- Informes de auditores Esa investigación sobre las cuentas afectaría principalmente a Ron, sobre todo porque en mayo de 2016 acudió a los inversores para ampliar capital por 2.500 millones. Esa ampliación estuvo asesorada, entre otros, por el bu- fete Linklaters, del que entonces el propio Albella era senior partner Entonces el Popular aún presentaba unos beneficios semestrales de 94 millones, aunque el folleto de emisión ya apuntaba a unas pérdidas anuales estimadas de 2.000 millones. Además, la dirección cuenta a su favor con varios informes que encargó a EY y KPMG sobre su política de provisiones y que completan la auditoría de cuentas de Pwc. La CNMV ha requerido además información a la entidad sobre la remuneración a sus consejeros de los que podrían derivarse consecuencias sancionadoras El supervisor apunta a los planes de pensiones de la entidad los sueldos fijos eran de los más bajos del sector, pero se completaban con generosos planes a largo plazo entre ellos el de 24 millones de Ron, que cobra como un sueldo vitalicio de 1,1 millones al año hasta su jubilación.