Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 OPINIÓN VIDAS EJEMPLARES VIERNES, 12 DE ENERO DE 2018 abc. es opinion ABC A LOS CUATRO VIENTOS Inversiones Fomento en Córdoba Memoria histórica LUIS VENTOSO ¿SENY? Lo que se ve no es un recital de cordura Importante respaldo cultural El Ministerio de Fomento va a invertir 2,1 millones de euros aproximadamente en cinco municipios de la provincia para respaldar importantes proyectos de corte cultural dentro de la línea de apoyo del 1,5 Cultural que este cartera tiene. Proyectos como el Convento Regina en Córdoba capital (que ayudará a completar la insuficiente actuación municipal) la muralla de Cabra, el castillo y torre de Priego, Fuente Álamo en Puente Genil y la muralla y trama urbana almohade en Palma del Río se verán arropadas. García y la tensión irresponsable La Junta de Portavoces del Ayuntamiento vivió ayer un episodio de bronca poco edificable. El portavoz de Izquierda Unida, Pedro García, acabó descalificando al portavoz de Ciudadanos, David Dorado, al oponerse éste, como otros grupos de la oposición, a que se le quite el nombre de José Cruz Conde a la arteria principal que hoy lo lleva en la ciudad. La imposición del pensamiento único, o el reparto de los carnés de demócratas, es una de las especialidades de García que con estos episodios ofrece una mala imagen como responable público sin atender al respeto de las visiones de otros (y muchos en la ciudad) sobre este asunto. S I Cataluña se convirtió en el territorio más próspero de España algún mérito y cualidades hubieron de tener sus habitantes. Es cierto que se benefició de prebendas del Estado, que ayudaron a que una región que a comienzos del XVIII iba peor que Galicia y tenía menos población descollase a partir del arranque del XIX. Una decisión del Gobierno de Madrid lo cambió todo: la concesión a Cataluña del monopolio del textil, única industria de peso del momento. Suponía un privilegio tan enorme que un observador sagaz, Stendhal, lo escribió asombrado tras visitar España. Hubo más. Por ejemplo, suele olvidarse que hasta los años setenta Madrid tenía prohibido organizar ferias internacionales, mientras que Barcelona era una de las ciudades que disfrutaban del monopolio ferial. Resulta revelador que en cuanto se acabó con ese anacronismo y se abrió la competencia, Madrid se puso en órbita y hoy Ifema casi dobla a su competidor barcelonés. Del mismo modo, caído el muro que protegía al textil catalán, la mayor firma española de moda ya no surgió allí, sino en un lugar improbable, La Coruña. A los nacionalistas catalanes les irrita que se recuerden estas cosas, y se entiende, pues desmontan de manera inapelable la insufrible cantinela victimista. Pero existían también unas cualidades catalanas excelentes, que les permitieron aprovechar las oportunidades. Allí bullía el instinto comercial que faltaba en otras regiones, un espíritu industrioso y lleno de ingenio. En paralelo, el carácter local resultaba más bien austero, ahorrativo y prudente. Los catalanes eran gente mirada, que no hacía estupideces. Los adornaba también su facilidad para la persuasión mercantil. En resumen: serios, laboriosos, discretos y hábiles. Para definir su forma de ser ellos mismos acuñaron un término, el seny un sentido común casi endémico, que los diferenciaba de pueblos de temperamento más atolondrado. Por último, Cataluña, por ubicación geográfica, fue siempre puerta a Europa y vía de entrada de ideas y modernidad. La región más cosmopolita y cultivada. La admirada por el resto de los españoles y a donde emigraron millones de ellos. El problema es que las cualidades de los pueblos no son inmutables. ¿Qué tienen que ver los admirables griegos clásicos con los de hoy? ¿Qué queda en las abatidas poblaciones del Norte de Inglaterra de su genio en la Revolución Industrial? ¿Por qué los coreanos del Norte y el Sur, idénticos, evolucionaron en plazo corto de modo tan antagónico? Lo pueblos cambian y enunciaré una verdad incómoda: mirando a la Cataluña de hoy no se vislumbran las cualidades que la hicieron grande, sino una población descentrada, que ha inventado problemas inexistentes, donde la mitad siguen votando por unos xenófobos que además los arruinan (el turismo ha caído un 20 y de eso vive Barcelona) Un pueblo que ve normales patochadas tan insólitas como que un presidente tome posesión vía Skype, algo que no se admitiría ni en Kabul, o que tolera o jalea que una vanguardia de iluminados los haya vuelto enojosos para el resto de sus compatriotas, pues insultar se paga. ¿Seny? ¿Dónde? Íñigo de la Serna EFE CARTAS AL DIRECTOR El ser humano y las etiquetas A veces en algún momento de nuestras vidas, por el motivo que sea, nos etiquetan los demás y aceptamos, sin rechistar, dicha etiqueta. Por consiguiente, también, de alguna manera, nosotros nos etiquetamos, nos delimitamos, limitando nuestro propio campo de visión y de actuación. Pero dejar el derecho de que nos definan o nos etiqueten los demás, es normalmente, la peor decisión que tomamos hacia nosotros mismos. Aceptar que elegimos en base a nuestros conocimientos momentáneos de la situación y que actuamos en base a ellos, sí es la mejor opción de pensamiento. La opción más beneficiosa y la que da más frutos hacia nuestra persona y hacia los que nos rodean. Quizá no elegimos o elijamos el camino más perfecto, pero ¿Qué es perfecto en esta vida? Amemos, también, la imperfección. La belleza que hay en ella, que la hay. Quizá nos equivocamos o equivoquemos. Quizá no. Aceptemos, pues, el riesgo también de acertar. Huyamos de las etiquetas negativas que los demás nos quieren poner y las que, peor aún, nosotros nos ponemos. Esas que nos definen por tener un cierto rol en la sociedad. Y que parece perseguirnos siempre. Tenemos muchos. Tantos como queramos. Somos seres dinámicos, plurales, evolucionamos y lo que fuimos, podemos serlo en un futuro o no serlo nunca más. Solo elegimos, normalmente, nosotros. Y elijamos el concepto de intentar ser felices con nosotros mismos y con los demás. Porque ese es el mayor derecho que tiene nuestra persona, a parte del de vivir y caminar. Y aceptemos la etiqueta que más se adapta a nuestro comportamiento, la de ser humanos, la de acertar, equivocarnos y cambiar. Atraigamos también las críticas constructivas. Aquellas que sacan lo mejor de nosotros y nos ayudan siempre a mejorar. Somos humanos, sí, pero no bestias. Somos alma y cuerpo. Somos una mezcla de corazón y razón. Somos seres cambiantes. Somos lo que queremos o queramos ser. Somos de nosotros mismos. Somos de los demás. Somos, sobre todo, seres con pasiones, sueños, miedos, tristezas y alegrías... ISABEL LEÓN CÓRDOBA ¿Dónde vas Ayuntamiento? Es triste tener que volver a repetir, no sé si por vigésima vez o por más veces, la sorpresa que nos da nuestro Ayuntamiento por la tala indiscriminada de árboles. Esta vez le ha tocado a la calle Previsión. Hasta los más torpes alumnos de ESO conocen perfectamente las capacidades de ciertas especies arbóreas, entre ellas las acacias, cortadas anteriormente en la calle citada, capaces de absorber el CO 2 que es el principal causante de las emisiones del efecto invernadero que tanto daño hace a la atmósfera. A esto hay que añadir también que a nuestra querida Córdoba, dadas sus temperaturas de verano, le es necesaria la plantación de árboles frondosos por la sombra con que nos arroparían. Si el Ayuntamiento piensa sustituir los árboles talados, acacias, por naranjos, nos gustaría conocer a los cordobeses los motivos que les han llevado a cometer tal despropósito. Algunas publicaciones en diferentes diarios nacionales ya se hicieron eco del daño que se hace con la tala de las acacias, como ejemplo me remito al estudio de la Universidad de Sevilla donde destaca la importancia de la vegetación en la lucha contra el cambio clímático. Para mayor abundamiento, quiero hacer constar que me han informado los vecinos de dicha calle que la tala se ha efectuado con nocturnidad y alevosía. ¿Cuando se va a terminar este ataque de tala indiscriminada a todos los árboles que no son naranjos? Por supuesto que no tengo nada en contra de los naranjos al contrario, su aroma y esplendor son inigualables, pero son árboles que no cumplen la función de las acacias u otros como los almezos que son ideales para nuestra calurosa Córdoba. MANUEL HUERTOS RODRÍGUEZ CÓRDOBA Pueden dirigir sus cartas al director por correo ordinario a C San Álvaro, 8, 1 3. 14003 de Córdoba. E- mail a cartas. cordoba abc. es. ABC se reserva el derecho de reducir los textos cuyas dimensiones pasen el espacio fijado.