Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
62 DEPORTES MIÉRCOLES, 10 DE ENERO DE 2018 abc. es deportes ABC MARCELO Señalado en su peor momento El brasileño, que ha cumplido once años como madridista, está muy lejos de su nivel habitual y el equipo paga su debilidad defensiva y escasez ofensiva RUBÉN CAÑIZARES MADRID n la historia del Real Madrid, los laterales siempre han sido examinados por lo que suman en ataque y no por lo que restan en defensa. Unos pocos ejemplos de la centenaria historia merengue bastan para entender esta filosofía. Marquitos, Chendo, Quique Sánchez Flores o Salgado, en el lado diestro. Sanchís (padre) Gordillo, Camacho o Roberto Carlos, en el flanco izquierdo. En la época actual, Carvajal y Marcelo representan a la perfección este innegociable estilo que tanto ha dado al Real Madrid, pero para que la ecuación salga bien, el nivel de los carrileros no permite despistes ni valles. Y eso es precisamente lo que ocurre esta temporada con el puesto de lateral izquierdo del Real Madrid. Echando un vistazo a los números, fríos como la ola gélida que recorre nuestro país, pero elocuentes, al Madrid le han salido carámbanos en una de sus zonas de mayor vértigo. Seis de los 16 goles encajados en la presente Liga han venido desde el lado siniestro, un cuarenta por ciento, y en todos ellos era Marcelo el ocupante de esa zona. Y arriba, el brasileño no compensa la balanza. Solo un gol y una asistencia en catorce partidos. Extraño. Muy extraño. Si hay un futbolista de la plantilla del Real Madrid que genera zozobra, desequilibrio, y (bendita) improvisación, ese es Marcelo. El brasileño no es un simple miembro de una defensa de cuatro. Es otro centrocampista E Zidane da la cara por su equipo Los días de vino y rosas desde que Zidane es entrenador del Real Madrid llegaron a su fin en Balaídos, donde el equipo blanco tocó fondo en Liga y mostró una de sus peores versiones con el galo de técnico. Un delicado momento que ha levantado una ola de críticas, ante las que Zidane saca su armadura, en su mayor defensa de la plantilla que él dirige desde hace dos años: Hay mucha gente que piensa que hay jugadores que están mal y les tengo que sacar del equipo, pero es al contrario. Cuando un jugador está mal, yo voy a ayudarle. Me interesa más la unidad. Yo no soy un entrenador que cuando las cosas van mal voy a echar la mierda a uno o dos. La culpa es de todos, la mía la primera El francés estuvo ayer reunido durante cincuenta minutos con sus jugadores, en una charla para sumar y unir, ante los cinco meses que restan de competición: Creo en el trabajo y por ahí vamos a salir de esto. Yo no lo veo todo negativo, ni tampoco le estoy echando un pulso al club ni al presidente cuando digo que no necesito refuerzos. Creo en mi plantilla. Y siempre la defenderé a muerte Marcelo, durante el entrenamiento de ayer en Valdebebas más, que ayuda al equipo a crear nuEntrando y saliendo del once de mamerosas superioridades numéricas nera intermitente, Marcelo fue haciénde tres cuartos de campo hacia ade- dose poco a poco un hueco en el equilante, además de llegar incansable- po y ganándose el corazón de los afimente a línea de fondo desde el mi- cionados. En su debe, sus lagunas nuto uno al noventa, con todo el daño defensivas, unidas a una peligrosa tencolateral contra el equipo rival que dencia a coger algún que otro kilo de ambas situaciones conllevan. Ese Mar- más que le provocaban ciertas lesiocelo es el que se ha visto en los últi- nes musculares, pero en su haber remos años y de él, a día de hoy, no hay gistraba un importante número de demasiado rastro. asistencias, goles y jugaEl 7 de enero de 2007, das con marcada influenResignado hace ya once años, Marcia en su desenlace posi No podemos celo vistió por primera tivo. Decisiva fue su enhacer más. vez la camiseta del Real trada en la segunda parte Madrid, en un choque de Intentamos correr, de la final de Lisboa, la Liga ante el Deportivo en hacer buen fútbol, de la Décima, que tanta Riazor. Vino de soslayo, circular el balón, gloria le ha dado a la etaen el denostado mercapa moderna del Real Mapero no sale do invernal, más propio drid, por recordar solo entonces de parches que una muestra de lo mucho de luces, y llegó con la tarea de susti- y bueno que ha dado Marcelo al club tuir a Roberto Carlos, para muchos el blanco. Por eso la exigente crítica de mejor lateral izquierdo de la historia estos últimos días, en la que el brasidel club. Retos adultos para un joven leño está siendo el centro de la diana, de 18 años que acaba de cruzar el char- tras su pobre partido en Vigo, uno más co y debía poner a prueba su mayoría de una temporada muy discreta. de edad con el peso de la camiseta del Su ruleta en campo propio, en el miReal Madrid. Poca broma. Pero tardó nuto 83 y con el Madrid sufriendo ante poco en mostrar sus decenas de virtu- un Celta desmadrado, sumada a su dedes y su aplomo. sidia tras perder la pelota por innece-