Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES, 10 DE ENERO DE 2018 abc. es conocer SOCIEDAD 53 Liberan de un club de alterne en Toledo a dos menores madrileñas Las estudiantes de hostelería fueron engañadas por un hombre que les prometió trabajo como ayudantes de cocina M. VEGA TOLEDO to con los clientes y regresaban cada noche a sus casas. Esta situación se prolongó durante un mes, no de forma diaria. Cuando el individuo las recogía, ellas pretextaban excusas creíbles para sus padres. La investigación la ha llevado a cabo el equipo Emume (Equipos Mujer- Me- nor) de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Guardia Civil de Toledo y los dos detenidos han pasado a disposición del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Guardia de Toledo, que ha ordenado su ingreso en prisión. El alcalde de Mocejón, Plácido Mar- tín, aseguró ayer a ABC que ha intentado, en varias ocasiones, cerrar este negocio, que tiene licencia de hotel. El establecimiento abrió hace unos 20 años, aunque ahora la actividad hotelera incluye servicios sexuales, como es conocido en todo el pueblo, la comarca y Toledo capital, a solo 19 kilómetros. Como hotel era un referente en la zona, pues en su restaurante se celebraban bodas y comuniones. A ver qué podemos hacer tras estas detenciones, pero es una vergüenza. Está en el centro del pueblo y enfrente de un parque infantil añadió. La Guardia Civil ha liberado a dos menores de 16 años que se encontraban en el Guindanao un club de alterne de la localidad toledana de Mocejón. A las adolescentes, estudiantes de hostelería en Madrid, les habían ofrecido trabajo como ayudantes de cocina. Las investigaciones se iniciaron a mediados del pasado mes de diciembre, cuando se recibió una llamada al 062 en el que un hombre alertaba de que dos menores podían estar siendo obligadas a ejercer la prostitución en un local de alterne de Mocejón. Una vez en el local localizaron a las dos chicas. Estas explicaron que estaban allí bajo amenazas, por lo que fueron acompañadas hasta dependencias oficiales, donde contactaron con sus familiares, que desconocían su situación. Detallaron a los agentes que habían sido captadas en noviembre cerca del instituto madrileño en el que estudiaban hostelería. Un hombre se les acercó para ofrecerles trabajo como ayudantes de cocina en un hotel de un pueblo de Toledo. Las convenció de que era una buena oportunidad para ganar un dinero y compaginarlo con los estudios. Él mismo sería el encargado de recogerlas para llevarlas al trabajo y devolverlas a sus domicilios, por lo que accedieron a quedar con él y conocer el hotel. Una vez concertada la cita, el hombre las recogió y las acompañó hasta la cocina, donde les manifestó que esperaran unos minutos para entrevistarse con el jefe, que les explicaría su trabajo. A las menores las obligaron a trabajar en la barra del club de alterne y tomar copas con los clientes ABC Teléfono de asistencia a las maltratadas y familiares El Gobierno recula y dice que fue un error incluir a hombres en el 016 ÉRIKA MONTAÑÉS MADRID Cambio de planes Cuando llegó el segundo hombre dijo a las chicas que su trabajo no estaría en la cocina sino que tendrían que trabajar en la barra del bar con otras jóvenes, tomar copas con clientes y, llegado el caso, consumir drogas y mantener relaciones sexuales con ellos. De hecho les asignaron sendas habitaciones. Las menores se negaron y manifestaron su deseo de regresar a sus domicilios pero, según dijeron a la Guardia Civil, el hombre las intimidó mostrando una placa falsa de policía y las amenazó a ellas con hacer daño a sus familias. Sabemos donde vivís y quiénes son vuestros padres les dijeron. Desde ese momento, las jóvenes fueron trasladadas en varias ocasiones al club desde Madrid, aunque evitaron cualquier tipo de acercamien- La polémica duró unas horas, las que transcurrieron desde que se conoció que el Boletín Oficial del Estado del 5 de enero modificaba el pliego de condiciones del contrato del teléfono 016, de atención a mujeres maltratadas, para incluir a hombres, hasta que el Gobierno dio marcha atrás y justificó que se había incluido esa cláusula por error Fue un equívoco aclararon fuentes de la Delegación del Gobierno para la Violencia de Género a ABC Nunca hubo intención de desnaturalizar la naturaleza del servicio del 016 Ese cambio suponía incluir a hombres, para que fuesen asesorados en temas de igualdad, en el mismo teléfono donde llaman las mujeres víctimas de violencia de género y sus familiares. Pero el origen de esta idea se remonta años atrás. Bibiana Aído anunció en su primera comparecencia como ministra de Igualdad, en 2008, la creación del teléfono Hombres e Igualdad En aquella sesión, que se recuerda porque la titular del Gobierno socialista denominó miembras a las diputadas, Aído anunció que la línea iba a servir para que los hombres canalizaran su agresividad. Al día siguiente, precisó que era una línea para aclarar dudas no para maltratadores. Aquel número gratuito colgó para siempre en diciembre de 2010, tras recibir 6.515 llamadas y costar 822.000 euros. A razón de 126 euros por llamada. Algunas asociaciones de lucha contra la violencia sexista rememoraban ayer en ABC esa experiencia frustrada, al conocer el intento del Gobierno, del PP, de abrir el servicio del 016 a la asistencia de hombres para cuestiones relacionadas con la custodia de menores y el proceso de divorcio. El pliego de condiciones de licitación y prescripciones técnicas del contrato del servicio telefónico para 2018 incluyó esa cláusula, que la Delegación achaca a una equivocación en su redacción. Se suprimirá esa cláusula de inmediato, aseguró ayer. El cambio sorprendió a la oposición y a las entidades comprometidas contra esta lacra con el pie cambiado. De hecho, no hace ni un mes que se reunieron con representantes del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, en el pleno del Observatorio contra la Violencia de Género, y no se comunicó un cambio de tal naturaleza Ha sido una sorpresa decían ayer indignados los intervinientes en ese foro, consultados por ABC, que añadieron lo inoportuno que sería este cambio, en pleno reparto de las ayudas del reciente Pacto de Estado. La crítica, compartida por partidos y asociaciones, estribó en que incluir a hombres en el 016 desvirtúa y corrompe un recurso destinado a las víctimas, que se convertiría en un coladero de maltratadores advierten asociaciones especializadas, que resumen así el teléfono de Aído: Al final solo llamaban agresores