Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
52 SOCIEDAD MIÉRCOLES, 10 DE ENERO DE 2018 abc. es conocer ABC Sanción pionera por la situación laboral sexista de la mujer en torneos deportivos Multan a Schweppes y a una agencia de azafatas por obligarlas a ir con minivestidos ANNA CABEZA ÉRIKA MONTAÑÉS BARCELONA MADRID La Inspección de Trabajo de la Generalitat catalana ha levantado un acta de infracción muy grave por acoso discriminatorio por razón de sexo contra la empresa Schweppes y la agencia de azafatas Tote Vignau. El motivo es que durante el pasado Open Banc SabadellTrofeo Conde de Godó de tenis toleraron que ocho empleadas tuvieran que vestir en manga corta y con minifalda, desafiando las bajas temperaturas y la lluvia registrada esos días. La sanción propuesta es pionera en el mundo del deporte, en el que las asociaciones proigualdad denuncian que la mujer sigue siendo utilizada, apareciendo como un objeto y un atractivo visual La multa asciende a 25.000 euros a cada empresa implicada. El caso se remonta a mayo de 2017. Durante la 65 edición del torneo barcelonés, un grupo de ocho jóvenes que trabajaban como azafatas de Tote Vignau contratada por la marca de refrescos Schweppes tuvieron que pasar horas al aire libre y ligeras de ropa para promocionar la bebida, a pesar de que las temperaturas estuvieron por debajo de los 10 C. La lluvia les caló. Las jóvenes explicaron que reclamaron ropa de abrigo, pero que los anunciantes hicieron caso omiso de las peticiones. Raquel Muñoz, periodista de 23 años que trabajó como azafata en el certamen, lideró las voces que se alzaron contra el trato vejatorio que sufrieron ella y sus siete compañeras. En nombre de sus compañeras, denunció que salían de los partidos con migraña y fiebre. Era trabajar en unas condiciones que te castañeaban los dientes, contra tu salud y tu dignidad explicó públicamente, al tiempo que les indicaron que daba igual si hacía frío. Se Algunas de las azafatas del torneo Conde de Godó, con vestidos cortos ante el calor... y el frío tenía que ver el vestido corto indicó. La denuncia no quedó en papel mojado. UGT denunció el caso a la Inspección de Trabajo de la Generalitat, al considerar que se trataba claramente de una situación sexista y de falta de protección de la salud de las ocho empleadas. Ahora, la Inspección les ha dado la razón: lo ve como una infracción muy grave y propone una multa de 25.000 euros a cada empresa. Además, insta al Real Club de Tenis de Barcelona a mejorar la prevención de riesgos laborales en el torneo. Desde la organización del certamen no entran a valorar el caso. Sí que explican a ABC que, tras la última edición, se han esforzado en trabajar con la veintena de patrocinadoras para que no se vuelva a repetir ningún caso similar. Por su parte, Schweppes y Tote Vignau prevén recurrir la multa. ABC Mucho trabajo por hacer Casos como este son tan habituales que, a veces, ni nos damos cuenta del uso que se hace del cuerpo de la mujer detalla a este diario la secretaria de Igualdad y Formación Profesional de UGT de Cataluña, Eva Gajardo. Para ella, la sociedad todavía es machista y ve a la mujer como un objeto. Nadie espera en estos eventos deportivos a hombres vistiendo de manera provocativa Contenta por la decisión de la Inspección, Gajardo cree que todavía queda mucho trabajo por hacer pero Salíamos con fiebre Una de las azafatas denunció que las condiciones de trabajo atentaban contra su salud que el caso en el Open Godó, sienta un precedente Yolanda Besteiro, presidenta de la Federación de Mujeres Progresistas, también ve en la sanción una noticia muy positiva Como ella, son muchas las asociaciones de lucha contra el sexismo que denostan el uso de azafatas ligeras de ropa, al ser una práctica cosificadora y denigrante de la mujer. Debiera cundir el ejemplo añade Besteiro y dejar de vestir a las mujeres como si fueran un adorno. Las arreglan de una manera sugerente, de forma opuesta a los valores deportivos que defiende un torneo como el Godó Las asociaciones consultadas coinciden en la necesidad de suprimir la utilización de la mujer como un objeto publicitario, un reclamo en la cancha para captar atención. El deporte no debe denigrar a la mujer en el futuro como lo ha hecho en el pasado, opinan. La explotación de la imagen de la mujer, en otros deportes El ciclismo abrió senda 2017 fue el año de la despedida de las mujeres del podio en el ciclismo. El primero en tomar la determinación de extinguir a las azafatas del podio fue el tour Under Down, por decisión del Gobierno de Australia del Sur. Siguiendo la pauta marcada por otras organizaciones, como la Volta a Catalunya, Unipublic, la empresa propietaria de la Vuelta Ciclista a España, fue la primera de las grandes rondas que puso fin a la ceremonia de la chica atractiva, el beso y el cava e introdujeron también a azafatos. Las paragüeras, en el punto de mira La polémica del Conde de Godó y las medidas adoptadas en el ciclismo hicieron pensar a Dorna, promotora del campeonato de motociclismo MotoGP, en la posibilidad de suprimir a las paragüeras del Gran Premio de Jerez. Al final, fueron marcas como Repsol las que rescataron la indumentaria de las chicas en la parrilla de salida y las alternaron con igual número de auxiliares masculinos. En la Fórmula 1, no hay cambios previstos en la agenda sobre las sombrilleras