Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
50 SOCIEDAD MIÉRCOLES, 10 DE ENERO DE 2018 abc. es conocer ABC Andalucía prohíbe los dulces en los colegios y en las residencias de ancianos El Gobierno de Susana Díaz aprueba la primera ley contra la obesidad de España y regula el consumo de los productos más calóricos STELLA BENOT SEVILLA A gua gratis para los clientes en todos los bares y restaurantes y el fin de los refrescos hipercalóricos o con cafeína en los colegios y las residencias de mayores. Estas son dos de las medidas más llamativas previstas en la nueva Ley para la Promoción de la Vida Saludable y una Alimentación Equilibrada, que el Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía aprobó ayer y remitió al Parlamento para su tramitación y aprobación. La normativa tiene dos objetivos fundamentales: acabar con la obesidad, que es el primer problema de salud pública en los países desarrollados, y paliar las enfermedades de trastorno de la alimentación como la bulimia o la anorexia. La nueva ley busca que los andaluces apuesten por la vida sana y parte de datos que el Gobierno andaluz considera que son graves: el 16,6 de los adultos andaluces son obesos y el 23 de los menores también tiene este problema de obesidad en la comunidad autónoma. Plantea medidas restrictivas y también paliativas. Así, se centra en los productos alimenticios que pueden consumir los grupos de riesgo como son los escolares, los mayores y las personas dependientes, además de las ges- tantes que también son un grupo de atención especial para la nueva normativa andaluza, que ya se conoce como Ley contra la Obesidad. La ley impide que en los colegios y las residencias de mayores se vendan alimentos cuyo valor energético por porción supere las 200 kilocalorías, un contenido que, además, deberá estar perfectamente repartido: el 35 como máximo de las kilocalorías procederán de la grasa; el 10 como máximo procederán de grasas saturadas y no deberán contener ácidos grasos trans. Tampoco se permitirán los edulcorantes artificiales ni tampoco la cafeína u otras sustancias estimulantes, excepto las que están presentes de manera natural en el cacao, los frutos secos o la leche. Estas restricciones aprobadas por Andalucía siguen, según asegura la Consejería de Salud que es la responsable de la norma, los criterios marcados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y suponen un punto de vanguardia para las normativas que se aplicarán en toda España y en el resto de Europa. Esto se traduce en que las máquinas expendedoras que hay en los colegios o centros de educación especial o de mayores deberán tener, a me- nos de dos metros, una fuente de agua que sea gratis y evitar los refrescos que sean especialmente azucarados o hipercalóricos. Todos los envases, además, deberán informar sobre las calorías que contienen las bebidas y alimentos. Se acabó la bollería industrial. Lo mismo ocurrirá en las cafeterías o cantinas que haya dentro de estos centros. Los lugares públicos y centros de ocio infantil también tendrán que contar con agua gratis. Esto afecta también a la vida diaria de los niños y los mayores, sobre todo en las celebraciones. No se podrán suministrar dulces ni siquiera en las ocasiones especiales. Así, el centro no podrá invitar a roscón de reyes en Navidad o a torrijas y pestiños en Semana Santa, pero no podrán impedir que se consuman en esas ocasiones especiales, siempre y cuando no lo ponga el centro. Lo mismo ocurre en los colegios. Los escolares no podrán vender polvorones para los viajes de fin de curso o tartas caseras para alguna causa benéfica, pero sí llevar caramelos o chuches para invitar a sus compañeros con moti- Las claves de la nueva legislación Aparcamiento para bicis en empresas Las empresas que tengan más de 50 trabajadores deberán contar con un lugar destinado al aparcamiento de bicicletas. Asimismo, los ayuntamientos deberán establecer itinerarios ciclistas y rutas peatonales seguras de acceso a los centros escolares, facilitando así el uso de un transporte mucho más sostenible y saludable. Cinco horas de gimnasia en el cole En el plazo máximo de dos años, los centros educativos deberán establecer un mínimo de cinco horas de educación física y actividades al aire libre para los escolares. También deberán promover ejercicios y juegos de actividad en los recreos, además de tener abiertos los centros educativos fuera de hora para practicar deportes. Productos frescos en los comedores La norma elevará a rango legal las medidas que ahora desarrolla la Junta para garantizar los menús saludables en los comedores escolares, con la utilización de productos locales y regionales y de temporada basados en la dieta mediterránea. Se promoverá la participación del alumnado en huertos escolares, sobre todo en zonas con necesidades sociales. Oferta de medias raciones en bares Los bares y restaurantes deberán ofertar diferentes tamaños de raciones a sus clientes, de manera que cada uno pueda elegir según sus condiciones físicas y de edad, peso y similares. También deberá haber alternativas de adquisición de alimentos frescos y perecederos en cantidades adaptadas a la composición de las unidades familiares.