Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES, 10 DE ENERO DE 2018 cordoba. abc. es CÓRDOBA 25 Provincia Prácticas La Junta afirma que los alumnos tenían seguro y actuaron bajo supervisión para mejorar su formación completar su formación. Se trata, explican, de una colaboración reglada en la que los estudiantes trabajan siguiendo un sistema rotatorio y siempre bajo la supervisión del equipo de expertos, protegidos por hasta dos seguros distintos: uno de carácter escolar y otro de responsabilidad civil. Al final de las actuaciones, aseguran, la Universidad de Granada les entrega un certificado para acreditar las horas trabajadas, que son, de facto, unas prácticas profesionales en el campo de la arqueología. Sin resultados Durante las cuatro semanas que duró la actuación no se lograron localizar las fosas de la Guerra Civil en las que, un año después, a inicios de este 2018, han sido hallados los restos óseos de al menos cinco personas con signos de muerte violenta y que podrían ser los desaparecidos que el equipo arqueólogo andaba buscando. Según ha podido saber este periódico, en la segunda fase de las excavaciones, que arrancó en noviembre y está coordinada por el mismo equipo de investigadores de la Universidad de Granada, también trabajan estudiantes de grado y máster de Arqueología y Antropología Forense. La colaboración de personas voluntarias en la excavación de fosas es una práctica habitual. Los familiares de las víctimas desaparecidas y colectivos comprometidos con la Memoria Histórica suelen ayudar en los trabajos que capitanean expertos en la materia. En todo el país, la Asociación para Recuperación de la Memoria Histórica coordina a más de 1.200 voluntarios que contribuyen mediante trabajos de prospección o incluso colaboran económicamente para sufragar los costes de los trabajos. En el caso de Lucena, en cambio, los voluntarios son expertos en arqueología en potencia que realizan un trabajo que no se les paga. Fosas excavadas en el cementerio de Nuestra Señora de Araceli, en Lucena J. M. G. LUCENA La Junta usa para excavar fosas comunes a estudiantes sin cobrar 30 alumnos pagaron de su bolsillo viajes y manutención para ayudar en los sondeos IRENE CONTRERAS CÓRDOBA En enero de 2017 comenzaron los trabajos para localizar las fosas comunes en las que están enterrados los restos de los fusilados a inicios del golpe militar de 1936 en Lucena. Los trabajos, promovidos por la Junta de Andalucía y llevados a cabo por un equipo técnico de expertos en Arqueología y Antropología, se desarrollaron durante 40 días en los alrededores del cementerio de Nuestra Señora de Araceli. En las excavaciones participaron 27 voluntarios de las universidades de Granada, Jaén, Córdoba, Sevilla y Madrid que participaron de forma solidaria y desinteresada hasta el punto de cubrir sus propios gastos de dietas y viajes. Así se expone en la memoria realizada por el equipo coordinador de las actuaciones, publicada por la Dirección General de Memoria de la Junta de Andalucía, en la que se realiza un enérgico agradecimiento a los voluntarios que fueron el motor para ampliar los sondeos arqueológicos de forma manual y cubriendo grandes áreas de trabajo Según se relata en el informe, la decisión de implicar a estos voluntarios en las excavaciones se tomó después de que los primeros sondeos, realizados en las zonas en las que las fuentes orales indicaban que podrían haber sido asesinados decenas de republicanos, no dieran sus frutos. En vista de estos resultados se optó por incrementar el número de participantes en la excavación se especifica en el documento, en el que aparecen los logotipos de la Junta de Andalucía, la Universidad de Granada y su departamento de Prehistoria y Arqueología y el equipo ArqueoForense, también vinculado a la institución acadénica granadina, que encabezó las actuaciones. El proceso de búsqueda de fosas comunes en el camposanto de Lucena implicó el movimiento de tierras mediante máquinas retroexcavadoras y excavación arqueológica manual, que es principalmente a lo que se dedicaron los estudiantes y licenciados de Arqueología e Historia que participaron en los trabajos. Desde la Dirección General de Memoria Democrática de la Junta de Andalucía, dependiente de la Consejería de Presidencia, informaron a ABC de que la participación de los jóvenes en las excavaciones se hizo a través de la Universidad de Granada, que permite a sus estudiantes formar parte de proyectos como este para LUCENA El acusado de violar a sus hijos recurre la sentencia al TSJA P. GARCÍA- BAQUERO CÓRDOBA La defensa de Manuel B. S. acusado de violar sistemáticamente a su hija de 6 años y abusar sexualmente de su hijo de 5 años, ha presentado un recurso de queja ante el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) después de que la Audiencia Provincial de Córdoba inadmitiera un recurso de apelación al entender que se hizo indebidamente porque en todo caso lo que correspondía era un re- curso de casación. Este acusado, que negó en todo momento durante el juicio celebrado en la Sección Tercera de la Audiencia, que hubiera violado a su hija, achacando las graves heridas que le causó y la llevaron a la UCI a una caída de la bicicleta ha sido condenado a 27 años de prisión. El recurso de queja pretende desmontar la setencia dictada el pasado mes de octubre por el tribunal de la Sección Tercera de la Audiencia quien condenó a este padre de Lucena a 27 años de prisión, mientras que a la madre de los menores a tres años de cárcel por considerarla cómplice. Según explicaron fuentes del caso, el recurso de queja en el proceso penal es un medio de protestar jurídicamente contra las resoluciones en que se denegare la admisión de un recurso de apelación (artículo 218 de la Ley procesal penal) Sin embargo, el acusado, ya condenado anteriormente por violanción, permanece en prisión desde que fue detenido por estos hechos y seguirá entre rejas, ya que el recurso de queja no produce la suspensión de la resolución recurrida, según informaron fuentes del Ministerio Público a ABC.