Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 CÓRDOBA MARTES, 9 DE ENERO DE 2018 cordoba. abc. es ABC RAFAEL CARMONA VALERIO MERINO VALERIO MERINO En la imagen principal, una toma del Puente Romano en la mañana de ayer; en las fotografías superiores, y de izquierda a derecha, tráfico sobre la pasarela en torno al año 2000 y dos momentos de los trabajos de rehabilitación VALERIO MERINO La polémica reforma de la emblemática pasarela fluvial de la ciudad cumple hoy diez años LUIS MIRANDA CÓRDOBA E El Puente Romano del siglo XXI stá en el escudo de Córdoba desde el Edad Moderna y es parte fundamental de su esencia, pero, como todo lo que se usa, está sujeto a cambios. El más reciente fue hace hoy una década, cuando se abrió el Puente Romano tras su última reforma, que no se entendió del todo y desató una polémica que hoy parece olvidada. Fue la que dirigió el arquitecto Juan Cuenca en la obra que realizó la Junta de Andalucía y que dio al conjunto su aspecto actual. El Puente Romano llegó al siglo XXI como una carretera. Si antes había servido para que cruzaran el río personas y vehículos de tracción animal, desde la década de 1920 también comenzaron a pasar por allí los coches. Hasta 1953 fue el único puente de la ciudad, y sólo en 2003 recibió la imprescindible ayuda del de Miraflores, que se sumó al del Arenal en 1993 para aliviar el tráfico. Como explicó Juan Cuenca, la intervención de 1927 para que pasara el tráfico fue poco afortunada y aunque forjara la imagen que tantos conocieron, tenía muchas lagunas, como la comunicación de la Calahorra, que se había perdido. De romano tenía ya poco, como todos los puentes romanos. Es sobre todo medieval, porque se ha usado y se ha intervenido muchas veces recuerda. Desde comienzos del siglo XXI se hablaba de peatonalizar el paso fluvial más antiguo de Córdoba y conservarlo como lo que era, un monumento Patrimonio de la Humanidad. Las fotografías del Puente Romano en el momento en que comenzaron las obras hacen notar su deterio-