Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 ENFOQUE MARTES, 9 DE ENERO DE 2018 abc. es ABC Los exconsejeros Jordi Turull y Josep Rull, a su llegada a la cárcel de Soto del Real, donde visitaron a los Jordis después de pasar por Estremera, donde permanecen Oriol Junqueras y Joaquim Forn EFE Rull y Turull visitan a Junqueras Doble con queso JESÚS LILLO Encerrado en una celda en la que persevera en la fe, el muy piadoso Junqueras recibió ayer la visita de la pareja que forman Rull y Turull, conocidos en el mundillo penitenciario como el dúo de la hamburguesa, por lo duras que estaban las que les ponían en Estremera. Gente de morro fino, llagas les salieron en la boca de masticarlas, por no hablar de los gases que les provocaban esos cocidos tan mesetarios con que sus carceleros les recordaban lo ancha que es Castilla. Hace ahora seis años, Benedicto XVI ya pidió en la prisión romana de Rebibbia una revisión del sistema carcelario y de las condiciones de vida de los presos para que los detenidos no paguen nunca una doble pena En esas estaban Rull y Turull, doble con queso, y en esas se encuentra todavía el creyente Junqueras, que relee al Papa alemán mientras sus consejeros, políticos y espirituales, hacen de las obras de misericordia corporales, por lo que tienen de exaltación del sufrimiento, valor supremo del nacionalismo, una herramienta de propaganda. Rull y Turull no fueron a visitar a Junqueras para consolarlo, como sugiere la Iglesia, sino para dar un mitin en la puerta de la cárcel. Nadie como ellos sabe lo mal que se come ahí. Rull y Turull, poco hecha, se pasaron ayer por donde los Jordis, rezaron con Junqueras y, como cuando los Negu Gorriak iban a Herrera de La Mancha, dieron el recital que habían ensayado. Pasar el día de Reyes en la cárcel, para un padre que tiene a los niños en esa edad mágica y ese día mágico, es de una dureza extraordinaria dijo Turull. Benedicto XVI lo dejó escrito, Marta Rovira dio el tono de la llantina y Turull se lo aprendió de memoria. Misericordia y bolo. ESPAÑA