Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES, 5 DE ENERO DE 2018 abc. es deportes DEPORTES 69 sión maniática de rematarlo todo que tenía Mariano. No es ni nueve de lejanías como el primero, ni de cercanías como el segundo. Mayoral es correcto y mediano, en la franja de intensidad emocional de la década de benzemismo. Ya no se pide un 9 por el gol, se pide un 9 por la emoción. El 9 es como la ola de un equipo, lo que le da final incluso a un mar cansado. La espumilla última, la expresión. El que acudía a los pocos centros que se daban era Lucas. El árbitro expulsó a Diamanka, lo que limitó aún más a un Numancia ya cansado. A partir de ahí empezaron los cambios. El fútbol del Madrid estaba entre el aburrimiento y la alienación, aunque nadie lo hacía especialmente mal. El Numancia presionó a ratos con carácter. No se resignaba y demostró mucho orgullo. Eran como ramalazos, como brotes de presión. Ahí asomaron los espacios para el Madrid, recorridos, quién si no, por Lucas, que siempre se está ganando el sitio. Fue el mejor de su equipo y enseñó a los demás la ética de Copa En el Numancia le respondía el habilidoso Dani Nieto, que se parece al pelirrojo de Homeland. Íñigo Pérez estuvo a punto de marcarle el gol de Pelé a Casilla, salvado por el larguero. El partido se hizo más abierto, con más llegadas y correcalles, y no se terminó de ver una superioridad clara del Madrid jugando contra diez. En el 10 contra 11, el Numancia tuvo un repunte de pundonor y el Madrid uno de sopor. Lo más destacado fue una significativa jugada de Isco, recién entrado. Se metió regateando genialmente hasta el área pequeña, donde también decidió pisar la pelota para fallar después. Era lo mejor del partido, y una combinación singular de habilidad y falta de agresividad. El sin par Lucas se trabajó un penalti al final del partido que debió lanzar él, pero que ejecutó Isco. Cosa de galones, aunque los pulmones los había puesto él. Mayoral remató con el tercero un partido discreto. Una bella lección en Balaídos Celta y Barcelona empatan en un partido con buen gusto y en el que regresó Dembélé CELTA Sergio Álvarez Hugo Mallo Sergio Gómez A. Fontás Johny (82) Wass (68) Lobotka Jozabed Aspas Maxi Gómez Pione Sisto (67) Emre Mor (67) Brais Méndez (68) Roncaglia (82) GOLES 0- 1, m. 15: Arnaiz. 1- 1, m. 31: Pione Sisto. 1 BARCELONA Cillessen Semedo Piqué Vermaelen Digne Paulinho (71) S. Busquets A. Gomes A. Vidal (76) Arnaiz (72) D. Suárez Rakitic (71) Dembélé (72) S. Roberto (76) 1 EL ÁRBITRO Martínez Munuera Montero (Colegio valenciano) Amonestó a Fontás y a André Gomes. SALVADOR SOSTRES realizó un par de buenas conducciones, pero en sus botas, y en su cabeza, tiene mucho más fútbol del que mostró anoche en Los Pajaritos. En el caso de Vallejo, el canterano volvió a demostrarle a Zidane que ahí hay central cuando el equipo lo necesita. Si Varane no eleva el tono, no solo Nacho es una solución fiable. También lo es Llorente, cuyas virtudes son primas hermanas de Casemiro, y el brasileño no está esta temporada para echar cohetes. Otro recurso que Zidane podría explotar más. Como Borja Mayoral, que es ese nueve que tanto necesita este Madrid. Ahora que se debate sobre la falta de gol, Mayoral demostró, de nuevo, que tiene puntería. ¡Cómo se agradece un poco de fútbol, aunque sea copero, entre Navidad y Reyes! El Celta era el equipo que mejor le había jugado al Barça esta temporada y a Iago Aspas le bastaron 8 minutos para dar muestras de su gran calidad. Sólo le separó del gol el velocista Semedo, que corrigió una superioridad local muy bien creada por Wass y que Aspas habría culminado con su habitual eficacia. Partido incómodo para los de Valverde, con un Celta que también quería salir jugando y presionando arriba, con un Wass indetectable entre líneas para los defensas contrarios y que conectaba a la perfección con sus compañeros. Un Celta atractivo, sexy, que no tenía grandes ocasiones, pero que insinuaba su peligro, justo como los amores que más te acaban destrozando. Pero quien empezó marcando fue el principiante, Arnaiz, para el Barcelona. Buena conducción de André Gomes, que el talaverano remató al primer palo, pillando a contrapié al portero Sergio. Arnaiz es el pichichi del Barça en la Copa: tres partidos, tres goles. Funciona el invento de Valverde, que cada vez que juega, destaca y marca. El Celta continuó haciendo cosas, como los catalanes según Rajoy, y haciéndolas con su proverbial elegancia. Bien Lobotka, atento, delicado. A este chico lo va a fichar uno grande de Europa en menos de dos años. Aspas hacía con Piqué lo que Jerry con Tom. El Celta le disputaba el balón al Barça y seguramente es el único equipo de la Liga que suele atreverse a hacer tal cosa. Valiente Unzué, manifiesta la inspiración de Luis Enrique. André Gomes persigue el balón en pugna con Iago Aspas Y al final, la insistencia tuvo su premio y Sisto pudo empatar de un durísimo disparo casi sin ángulo. Jugada de rebotes larguero incluido de Aspas y censurable pasividad defensiva de los azulgranas. Cillessen es un buen chico y fue el primer gol que encajaba esta temporada. De acuerdo. Vale. Pero ni es Ter Stegen ni se le espera. EFE Notable Celta El Celta fue a partir de entonces netamente superior a un Barça experimental que, pese a competir bien con un rival de entidad notable, no encontró continuidad en sus posesiones y en los ataques estáticos fue previsible y hasta vulgar, y notó la ausencia de casi todas sus estrellas y la falta de hábitos de demasiados jugadores defendiendo posiciones que no eran Goleadores El canterano Arnaiz adelantó al conjunto catalán y Pione Sisto igualó para los celestes Resultados de ayer Leganés- Villarreal: 1- 0 1- 0, m. 49: Amrabat. Español- Levante: 1- 2 1- 0, m. 28: G. Moreno. 1- 1, m. 38: Morales (p. 1- 2, m. 74: Ivi López. las suyas habituales. Dembelé ni calentó antes del descanso. El Barça volvió de la pausa presionando con más precisión al Celta y lenta la lluvia empezó a caer sobre Balaídos. Valverde lució entonces una muy lamentable y ochentera trenca azul, como de picapleitos que a los cincuenta todavía vive con su madre y un gato y cuyas ideas no van nunca a ninguna parte. Dembelé salió a calentar y en el 58 Denis Suárez falló incomprensiblemente un excelente centro de Semedo. Quiso poner demasiado el interior y le traicionó la filigrana. Un jugador menos técnico, como Paulinho, hubiera entrado con todo y la habría metido. Justo a continuación, Busquets desde fuera del área, disparó a larguero. 28 palos en 28 partidos esta temporada. Buenos minutos del Barça: muy buenos, pero sin la imprescindible concreción que ayuda a superar las eliminatorias. Unzué cambió a Wass y su afición castigó la decisión con abucheos. En el 70 entraron Dembelé y Rakitic por Arnaiz (lesionado) y Paulinho. Antinatural posición para Dembelé, que es un extremo y le tocó jugar de delantero centro por la desafortunada lesión que no pareció grave de su compañero. No hizo nada. Buen e igualado partido de ambos equipos. El Celta es uno de los pocos equipos del mundo que está a la altura y merece el fútbol superior del Barça, que parte con cierta ventaja para la vuelta de estos octavos de la Copa del Rey (próximo jueves, a las 21.30 horas)