Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
60 ABCdelOCIO VIERNES, 5 DE ENERO DE 2018 abc. es ABC C ine Wonderstruck Todd Haynes, el mago de la cadencia El director recrea en este filme con Julianne Moore dos historias paralelas en distintas épocas MARÍA ESTÉVEZ l director Todd Haynes se revela como un cineasta para todas las edades con Wonderstruck. El museo de las maravillas su primera película para toda la familia, un filme inteligente y profundamente personal que rinde tributo al poder de la obsesión. El guion me llegó cuando estaba en la posproducción de Carol Lo abrí con precaución, pero me conmovió desde la primera página. Era una narración pensada para el cine, una historia sobre la importancia del amor que comunicaba su contenido sin apenas diálogos explica el cineasta, para quien esta cinta son dos películas en paralelo dentro de una El guion no solo convenció a Haynes sino también a su actriz fetiche, Julianne Moo- brindó la oportunidad de retratar la re, con quien ha trabajado ya en tres América urbana de los setenta recoocasiones. Para mí es una suerte vol- noce Haynes. ver a trabajar con él porque siempre El cineasta, que siempre se ha conconvierte los rodajes en una marafesado un director de mujeres, desvillosa experiencia. Como ciborda sutileza en el filme, tra Esta neasta demuestra siempre su tando trascendentes pregunpelícula responsabilidad con los pertas sobre el comportamiento respeta la sonajes. Es un artista muy del ser humano a través de auténtico concede Moore. imaginación, un lenguaje icónico, en el El relato de este museo que las imágenes, los soniel lenguaje de las maravillas recrea dos dos, las sombras o miniatudel cine tramas paralelas en distintas ras dentro de una caja dicen épocas, separadas entre sí por más que las palabras. medio siglo y diferentes tonos. Es una Una delicadeza que se plasma en la película única, muy especial. Respeta forma en la que el equipo integró a la la imaginación, el lenguaje del cine, los protagonista, Millicent Simmonds, una elementos que me enamoraron de niño joven sorda en su debut como actriz. de este maravilloso medio admite Julianne Moore, desdoblada en dos paHaynes, para quien fue todo un reto peles, se inspiró en la actriz del cine encarar el montaje. El concepto del mudo Lilian Gish para expresar sin hafilme, saltando de un tiempo a otro, fue blar, y aprendió el lenguaje de signos excitante y exasperante. Fue una opor- para romper cualquier barrera: Las tunidad increíble de mirar al pasado y películas mudas me fascinan, te perconstruir una cinta más sofisticada miten concentrarte en lo humano de gracias al cine mudo. Pero también me la historia, en el lenguaje corporal E Dos escaparates neoyorquinos WONDERSTRUCK Dirección: Todd Haynes. Con: Oakes Fegley, Julianne Moore, Michelle Williams, Amy Hargreaves, Millicent Simmonds. OTI R. MARCHANTE n películas como Lejos del cielo o Carol Todd Haynes ya apuraba al máximo sus cualidades de narrador y de magnífico escaparatista, maestro en modelar el tiempo (la secuencia) y en adornar el plano. En Wonderstruck. El museo de las maravillas aplica esa maestría formal para encontrarle el buen gusto a dos épocas y dos tonos de Nueva York, los dos tiempos, blanco y negro y color, en los que transcurre su doble historia, la de una niña sordomuda en la década de los años E veinte y la de un niño accidentalmente sordo en la de los setenta. El relato, que se desarrolla en paralelo, deja señales comunes entre los dos jóvenes protagonistas, y sugiere nudos y lazos entre ambos hilos narrativos que comparten una atmósfera de cuento y un tono de melodrama que busca emoción en la singular simetría de piezas del puzzle que se va construyendo y enlazando las dos historias. La ferocidad argumental y el nivel socialmente corrosivo de otras películas de Haynes se transforma aquí en una fábula familiar y en un sentimental canto a esos dos mundos y dos tiempos, y dos cines, el mudo y el coloreado, que hornea con absoluto aroma y gusto la mirada de este director; y también con oído, pues la partitura es magnífica. Padre, hijo y espíritu frustrado QUÉ FUE DE BRAD Dirección: Mike White. Con: Ben Stiller, Austin Abrams... OTI RODRÍGUEZ MARCHANTE elícula eminentemente exploradora, que transcurre en gran parte en los pensamientos del personaje central y profundiza en los resortes de su feliz vida burguesa y en la profunda y constante sensación de fracaso que se traduce en un distorsionado e infeliz retrato de sí mismo y en una P autocompasión tan patética como entrañable. Explora en el caos personal de ese cincuentón, pero también en las posibilidades dramáticas de Ben Stiller, aplastado como un tatuaje a la carne de comedia. Los argumentos narrativos del director no son exclusivos ni sorprendentes, pero consigue entablar una relación sugerente y especial en ese viaje que hacen juntos Brad y su hijo en busca de una Universidad que labre su futuro, que el adulto Brad atisba tan distorsionado como su propio pasado. Ben Stiller La infantilización adulta y la madurez adolescente forman un cuerpo a veces gracioso, a veces conmovedor y a veces muy lúcido y desmoralizador del uso de las teclas que producen la música de nuestros días... Hay momentos de enorme profundidad y emotividad entre padre e hijo, y un gran texto para reflejar esa imagen en el espejo cóncavo del tiempo y las ilusiones que los separan. Stiller, gracioso y patético (como siempre) pero solo a ratos, y Austin Abrams aciertan en esa distancia imposible (cerca y lejos) en la que un padre y un hijo quizás se encuentren.