Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO, 6 DE FEBRERO DE 2016 abc. es opinion OPINIÓN 17 VIC EL NORTE DEL SUR RAFAEL ÁNGEL AGUILAR SÁNCHEZ MEMORIA Carmena tose y aquí nos resfriamos. El desvelo del bloque de izquierda es limpiar el callejero: olvida que lo que de veras repara es el buen gobierno E DESDE SIMBLIA JOSÉ CALVO POYATO FALTA DE RUMBO A estas alturas, más que una necesidad es una exigencia que la alcaldesa marque un rumbo, porque de lo contrario... H ace más de siete meses que se estrenó el gobierno municipal del bipartito; en realidad, se trata de un tripartito ya que la coalición municipal sólo se sostiene por el apoyo de Ganemos Córdoba y, desde luego, es mucha influencia, según se percibe cada vez con mayor nitidez. Perece que el tiempo transcurrido es un periodo razonable para que quien ejerce como alcaldesa hubiera tomado las riendas de dicho gobierno y se hubiera hecho con la situación. Pero todo apunta a que no. Pase que los primeros meses no supiese muy bien qué hacer con lo que tenía entre manos, que era el gobierno de una ciudad que supera de largo los trescientos mil habitantes; circulaba el rumor entre los propios trabajadores del Ayuntamiento, que veían de cerca lo que estaba dando de sí, que su desconocimiento y falta de proyecto era de una evidencia que llamaba la atención. Era el tiempo en que cometía errores de bulto como la retirada del cuadro de San Rafael o el desprecio al mundo cofrade con ausencias injustificadas a actos muy importantes. Rectificó con el cuadro de San Rafael y rectificó con el mundo cofrade, animándose incluso a mandar una levantá Era cosa de inexperiencia en los asuntos municipales Luego vino la falta de tacto para tratar un asun- to que, en otras capitales andaluzas se ha llevado a buen puerto sin mayores dificultades- -nos referimos a la Ciudad Deportiva del Córdoba CF- -y que coleará, como suele ocurrir en la ciudad, mucho tiempo. Por aquellas fechas embrolló el proyecto del Metrotrén que estaba tan avanzado que ni a Fernando VII se las ponían tan a tiro cuando salía de cacería. Y poco después se enredaba con el traslado de la cementera Cosmos. Un asunto serio, con lo cual no estamos quitando un ápice de importancia a los anteriores. Aquí está en juego el pan de un montón de familias y eso son palabras mayores. Ha dejado un asunto tan capital en otras manos, que han dicho a los trabajadores una cosa y la contraria y por eso los trabajadores los representan al cogobierno en las pancartas de protesta con una desmesurada nariz como a Pinocho, al que le crecía la nariz cuando mentía. La alcaldesa ha asumido la equiparación de los crímenes yihadistas con los acciones militares que contra el Daesh lleva a cabo la coalición internacional. Como ha asumido una moción de Ganemos Córdoba- -la tercera pata del tripartito- -para condenar el pacto antiyihadista firmado por su propio partido. Otra vez a rectificar y desdecirse de lo hecho, sin que pueda alegar ignorancia porque la moción sólo salió adelante con el voto calidad que tiene en su condición de alcaldesa. Ha rectificado otros errores- -no todos- -relacionados con la privación de la ayuda municipal a organizaciones que están ayudando a colectivos que afrontan problemas muy serios en la ciudad o fundaciones que están haciendo una extraordinaria labor de solidaridad a muchos kilómetros de aquí. Para que hablar de la bofetada, nada menos en Córdoba, al mundo del toro. Otra vez a buscar un salida de emergencia aduciendo que en la moción de marras no había un rechazo específico al mundo taurino. Pero la falta de criterio es tal que uno de sus concejales vota afirmativamente en el Ayuntamiento y negativamente en la Diputación a la misma propuesta. A estas alturas más que una necesidad es una exigencia que la alcaldesa fije el rumbo porque de lo contrario... L sentido del ridículo va por barrios, justo por los mismos en los que el cogobierno amenaza por diluir la Noche Blanca del Flamenco en verbenas castizas para mayor gloria de la Reina de la peña del distrito. Resulta que ahora Córdoba está en el punto de mira de la comunidad internacional porque en su callejero pervive alguna que otra referencia a la dictadura. Pensábamos que Zapatero y su fijación con la memoria histórica habían acabado con cualquier mancha indigna en el nomenclátor, pero resulta que no. Que quedan. El grupo municipal de Izquierda Unida, siempre atento y siempre a pie de calle, acaba de llamar la atención sobre uno de esos asuntos que tanto preocupan no ya a la ciudadanía, que también, sino a las instituciones supranacionales. A la ONU y a la UE, sin ir más lejos. Carmena tose y aquí cogemos un resfriado. A García se lo pegan los de Ganemos, de Podemos para más señas. Por andar tan juntos como andan por los pasillos municipales y por otros que no lo son tanto. Por los de la Audiencia Provincial, por ejemplo. El desvelo de ahora de los socios de Ambrosio en Capitulares, a lo que se ve, es la reparación de la memoria del pueblo. Noble empeño si no olvidase, como olvida con una reincidencia patológica, que el buen gobierno es quizás el modo más efectivo de que el personal arrumbe la penuria en esa zona oscura y reparadora del cerebro donde todo lo que fue malo y todo que lo hizo daño no vuelva a taladrar ni la conciencia ni la vida, que hay que mirarla hacia adelante y no hacia atrás. Con frecuencia, el pasado es el refugio de la incompetencia y el futuro la esperanza de los audaces. Pero a estas alturas no hay ya quien nos libre de un debate en el Pleno acerca de los ministros de Franco que tienen su huequito en la relación de topónimos de Córdoba. Será en marzo porque en febrero no ha habido manera, y eso que le ha puesto empeño quien tenía que ponérselo. La cosa promete. En los mentideros del Ayuntamiento hay quien asegura que en la reunión preparatoria de la sesión plenaria del martes de la semana que entra, y en la que salió a pasear la moción sobre la memoria histórica que han cocinado al alimón IU y los de Rafael Blázquez, el debate se les fue de las manos a unos y a otros. Bajaba la conversación calentita por el pufo sobre los desahucios que el bloque de izquierdas sí que va a llevar a la cita ordinaria de dentro de tres días- -el secretario del Pleno tuvo que recordarle a los proponentes que la Policía Local no puede inhibirse cuando la autoridad judicial ordena que una familia abandone una vivienda con cuyos pagos no cumple- -y cuando llegó el momento de vérselas con los restos de la dictadura apenas nadie daba crédito a que los fervientes defensores de la pureza del callejero pretendieran, moción en mano, dejar las mesitas de noche de toda la ciudad limpitas de la iconografía de los años oscuros. Por ahí van sus intenciones.