Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
80 DEPORTES JUEVES, 24 DE DICIEMBRE DE 2015 abc. es deportes ABC Lo que no se esperaba de Benítez La BBC y Cristiano Ronaldo La BBC sigue eximida del juego defensivo y de las rotaciones. Especialmente Cristiano, que lo juega todo y parece en régimen aparte. Quiso hacer de Bale el elemento central del ataque. Todo por la mayor comodidad estelar: libertad en ataque Un sistema y un estilo impropio En cuanto James estuvo: 4- 3- 3 con mediocampo partido. Se vio ante el Barcelona, un equipo poco equilibrado, justo lo que nunca fue su fútbol. Las ideas de Benítez se vieron antes, con el efímero 4- 4- 2 y en los cambios de las segundas partes, con jugadores de otro corte. IGNACIO GIL El incierto viaje de Benítez El técnico regresa por Navidad a Liverpool, donde podría estar meditando volver a lo que se esperaba de él HUGHES MADRID T ras un partido en el que un espontáneo desnudo había saltado al campo y que acabó en derrota, el mítico Brian Clough dijo en rueda de prensa: Hoy las únicas pelotas las puso el streaker No se le pide tanto a Rafa Benítez, pero algún arranque así ayudaría. Ahora mismo, Benítez es discutido por la prensa y por la afición pitada de rigor cada vez que se dice su nombre Y pocos jugadores le seguirían a un precipicio. Un día alguien definió la profesión de entrenador: Se trata de mantener separados en el vestuario a los que te odian de los que aún no se han decidido a hacerlo Atendiendo a esta definición, a Benítez también le suena un tic tac, tic tac. Preguntado el club, está con su entrenador. Así es oficialmente y extraoficialmente, pero se lanzan globos sonda. Superado por Madrid Benítez acabó su partido ante el Rayo Vallecano y se fue a Liverpool, con su familia. Un español que tiene su hogar en Liverpool no sólo tiene un gusto apreciable una áspera melancolía, la seca humildad scouser tampoco es un español del todo normal. Benítez es el Blanco White de los entrenadores, superado por Madrid desde el primer día. Así que se espera que sea un regreso al hogar y a sí mismo. Y que vuelva en el caso optimista de que regrese siendo lo que se esperaba de él. El entrenador tendría claros algunos de sus errores y estaría decidido a tomar medidas (el estilo del periodismo deportivo pasa del pretérito perfecto explicar la derrota al condicional) Se estableció un consenso amplio a partir del 0- 4 ante el Barcelona: BeBenítez abandona en solitario el césped del Santiago Bernabéu IGNACIO GIL nítez no ha sido del todo Benítez. Se esperaba la conformación de un bloque, la transmisión del carácter, el trabajo igualitario y la palabra mágica: intensidad La excelencia en cada arte es la intensidad dijo Keats. Los errores de Benítez más que errores tienen algo de traición a sí mismo. Ha sido demasiado cuidadoso con las estructuras del club, con el vestuario y con la prensa. En realidad, ha querido agradar a todos. Pero eso era justo lo que hacía Ancelotti. Asumió la autocensura, el castramiento comunicativo postmourinho, con un miedo cre- ciente al error. Desaprovechó las ruedas de prensa como escenario comunicativo. Un entrenador moderno no ha de ilusionar a un equipo, ha de hacerlo con la afición entera. En sus mensajes no ha habido humor, ni rabia, ni riesgo. Su ego está contenido, reprimido, encerrado en el trabajo. Pero además ha dado la impresión de respetar la estructura ese eufemismo madridista. No se puede hablar de ideas demasiado claras, porque entre lesiones, rotaciones e indecisiones, ha alineado veintidós onces diferentes en veintitrés partidos, con catorce centros del campo distintos. Lo primero fue visitar a Bale y colocarlo de elemento central del juego de ataque. Una decisión que aún hoy parece extraña. Además, construyó el equipo partiendo de los delanteros y en cuanto estuvo, a regañadientes, también introdujo a James. Así, el equipo es el de Ancelotti, pero sin la bonita composición del juego del italiano. El 4- 3- 3 está pensado para la BBC, que mantiene lo que tenía con Ancelotti: la exención del esfuerzo en defensa. Libertad de movimientos que las estrellas se sintiesen a gusto.