Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
66 ABCdelOCIO JUEVES, 24 DE DICIEMBRE DE 2015 abc. es ABC E n portada Michael Fassbender No quiero comprometer mi vida por el éxito Shakespeare sondeó mejor que nadie las consecuencias de la lucha por el poder en su obra Macbeth Ahora llega esta versión de la mano de Justin Kurzel y con Fassbender de protagonista MARÍA ESTÉVEZ A través de la historia hemos visto cómo el poder corrompe. Ya sea a la persona que gobierna o a aquellos que rodean a los líderes. Esta semana se estrena Macbeth, la última versión cinematográfica del texto de Shakespeare, una obra donde la corrupción incita a la rebelión, a la destrucción, y donde el asesinato, la culpa, el pesimismo y la tensión conjugan la historia de unos personajes que acabaran desintegrados por su vanidad, por su intento de manipular todo lo que les rodea. Me interesa la seducción que el demonio ejerce sobre estas figuras, es un baile fascinante confiesa el director de Macbeth Justin Kurzel. En esta, su segunda película como realizador, Kurzel se acerca al Macbeth sangriento que Polanski dirigió en 1971. Pero si el director polaco hizo un ejercicio de sas extrañas durante el rodaje anuncia Michael Fassbender, protagonista de la película. Cuando uno piensa en él, al menos en sus últimos diez años, imagina a un hombre de poderosa presencia, no a un declamador de Shakespeare. Aunque no soy un actor que participe en muchas obras de teatro, debo reconocer que he interpretado Macbeth en varias ocasiones. La primera vez que estudié esta obra fue con quince años, en la escuela de arte dramático, donde era obligatoria para poder conseguir los créditos necesarios y pasar curso. Shakespeare es un autor familiar a cualquier actor Nos británico, y me gustó la idea ocurrieron de Kurzel de mostrar el permuchas cosas sonaje con una enfermedad extrañas terapia tras el asesinato que hoy se reconoce entre de su esposa Sharon Tate, los soldados. Nunca había durante el Kurzel se asignó el trabapensado en ello, pero Shakesrodaje jo para estudiar la ambición peare lo hizo porque era un gedel ser humano. nio, un hombre adelantado a su Macbeth es una historia de brutiempo que supo reconocer que los jas, asesinatos, fantasmas, donde el guerreros se volvían locos en el campoder de la superstición se mantiene po de batalla hasta hoy, pues no hay actor que se El mundo que el dramaturgo reveatreva a pronunciar el nombre de esta la en Macbeth está agotado, exhausto, obra dentro de un teatro. No lo cree- seco de tanta sanguijuela y Kurzel abrarás, pero nos ocurrieron muchas co- za ese cosmos sin mañana. Macbeth