Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 ESPAÑA Negociación tras el 20- D Desde Ferraz JUEVES, 24 DE DICIEMBRE DE 2015 abc. es espana ABC El pacto con Podemos acelera la ofensiva en el PSOE contra el liderazgo de Sánchez Dice que la estrategia la decide él pero los barones van a intentar impedírserlo el día 28 GABRIEL SANZ MADRID Guerra abierta El pulso de Pedro Sánchez con los barones del PSOE a cuenta del pacto con Podemos, al cual se oponen rotundamente, vuelve a poner en riesgo su liderazgo en el partido. Todos están de acuerdo con él por lo menos, eso dicen sus declaraciones en que los socialistas no pueden apoyar la investidura de Mariano Rajoy como presidente del Gobierno porque la ciudadanía no les ha votado para eso, pero, a partir de ahí, empieza la discrepancia. Sánchez propone un gobierno de cambio progresista alternativo, como lo definió ayer tras entrevistarse con Rajoy, a sabiendas de que si ninguno de los dos logra la investidura habrá que repetir elecciones... y él será el más perjudicado; bien porque los críticos consigan que no vuelva a ser candidato, bien porque el PSOE podría bajar de 90 diputados. ces con todos ellos, pero no parece que sus opiniones le hagan mella porque vuelve a desafiarles afirmando que es esta dirección y mi persona quien marca y propone las líneas políticas a nivel federal Inmediatamente, uno de los más críticos respecto al pacto con Podemos, IU y el resto de siglas independentistas, García- Page, le respondió en La Sexta TV que nadie quiere poner palos en las ruedas, pero la política de pactos la decide el Comité Federal y, si no, un congreso Primera batalla, este lunes Pedro Sánchez SECRETARIO GENERAL DEL PSOE Susana Díaz PRESIDENTA DE ANDALUCÍA Es esta dirección y mi persona quien marca y propone las líneas políticas a nivel federal Para recuperar la credibilidad no se nos puede ver como un partido de aventura y oportunismo Contactos esta semana La presidenta andaluza, Susana Díaz, el castellano- manchego, Emiliano García- Page, el valenciano, Ximo Puig, o el asturiano, Javier Fernández, entre otros, comparten el miedo a volver a las urnas, pero creen que el precio no puede ser un tripartito con Podemos e IU, necesitado además de apoyo parlamentario de los independentistas de ERC y del PNV para la investidura de Sánchez; en la práctica, un pentapartito Eso, dicen, sí acabaría con el PSOE para siempre. Pedro Sánchez reveló ayer que desde el domingo ha hablado varias ve- Ximo Puig PTE. COMUNIDAD VALENCIANA Emiliano García- Page PTE. CASTILLA- LA MANCHA Sin una alternativa clara a Rajoy lo razonable es que el PSOE asuma que lidera la oposición Nadie quiere poner palos en las ruedas, pero la política de pactos la decide el Comité Federal y, si no, un congreso Una forma sutil de transmitir al secretario general que, o se aviene en la crucial reunión del Comité Federal el lunes 28 al deseo mayoritario de no embarcar al partido en un pentapartito o se quedará en minoría y en situación insostenible. En ese momento, Díaz y los barones usarían la mayoría que tienen en el Comité Federal para adelantar la convocatoria del 39 Congreso y desalojarle del poder. Es más, diversas fuentes socialistas creen que la operación está en marcha para enero diga lo que diga Sánchez el lunes, porque el núcleo duro que le ha venido sosteniendo en la jefatura del PSOE ya no se fía de él tras sus últimos movimientos y quiere una alternativa. Siempre según esa tesis, cuando el líder socialista sorprendió a su ejecutiva anunciando que se presentará a la reelección en la Secretaría general, sabía que iban a por él y desde entonces está haciendo lo único que puede hacer Fuentes de Ferraz insisten en que su intención inicial en relación a Podemos no era tanto formar gobierno como trasladar a la formación que lidera Pablo Iglesias la responsabilidad de un fracaso en la conformación del gobierno de progreso Pero, una vez más, la pelea interna socialista se cruzó en el camino. TODO IRÁ BIEN SALVADOR SOSTRES FELIPE Y SUSANA, CONTRA SÁNCHEZ L a verdadera reunión la tendrá Pedro Sánchez el lunes en el comité federal de su partido, que quiere mayoritariamente cortarle la cabeza y dar por acabada la época frívola del PSOE. Así piensa Susana, así piensa Felipe, así piensan los socialistas que todavía conservan una vocación mayoritaria y entienden que los extravagantes pactos que han venido manteniendo con comunistas y separatistas son el problema y no la solución, y la única explicación de los pésimos resultados que obtuvieron el domingo. Pedro Sánchez insiste en intentar obtener la presidencia a cualquier precio bajo la idea que es una excusa del cambio Lo que en el fondo quiere, y yo le entiendo, es que no lo maten, pero es un chico tan pobre, tan intelectualmente breve y tan incapaz de comprender lo que está sucediendo, que no se da cuenta de que en España la dicotomía entre la izquierda y la derecha ha quedado en segundo plano y que ahora todo se articula a través de la tensión territorial. Rajoy y Rivera defienden la unidad y Pablo Iglesias la agita, no tanto para romper España como para usar la dialéctica de la ruptura como un elemento más de desestabilización del régimen que dice querer derrocar. No es que Rivera se haya vuelto marianista, ni que renuncie a su liderazgo, pero tiene una idea suficientemente sólida de España como para favorecer que Rajoy pueda gobernar y tomar las drásticas decisiones que sean necesarias, si es que al final lo son, aunque sea al precio de retrasar su legítimo intento de llegar al poder. Esto es lo que solía llamarse sentido de Estado. Felipe lo tuvo. Siempre. El sector socialista que entiende este nuevo y territorial paradigma español liderado por Susana demuestra más inteligencia que Pedro Sánchez pero no mucho más sentido de Estado en tanto que si bien rechazan el referendo secesionista que exigen Pablo Iglesias y los independentistas, no están por la labor de procurar un gobierno fuerte que pueda hacer frente al desafío separatista, sino que su estrategia es que se repitan las elecciones. La izquierda siempre ha sido la inmadurez de España y el 36 fue un coqueteo de comunistas y separatistas que ya se veía que acabaría saltando por los aires. Los tiempos han cambiado, es verdad. Pero la izquierda vuelve a las andadas, y encima dando lecciones de libertad y cambio.