Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 ENFOQUE JUEVES, 24 DE DICIEMBRE DE 2015 abc. es ABC El Rey recibe en el Palacio de la Zarzuela a Uxue Barkos, presidenta de Navarra, el pasado 28 de julio EFE El Rey, vetado por el Gobierno navarro No paramos de mejorar RAMÓN PÉREZ- MAURA Viendo en esta foto de la audiencia en el Palacio de La Zarzuela a la entonces nueva presidenta del Gobierno de Navarra, Uxue Barkos, se comprenden sus esfuerzos por impedir que nunca le vuelvan a hacer una foto junto al Rey. Hay comparaciones odiosas. Y, como tales, avergüenzan a quien tiene que soportarlas. Barkos y su Gobierno prohibieron ayer que el Rey o la Princesa de Asturias y de Viana vuelvan a entregar el Premio Príncipe de Viana que concede anualmente el Gobierno navarro. No hace falta que lo expliquen. Se ve el por qué. Como buenos comunistas, el Gobierno de Geroa Bai, EH- Bildu, Podemos e Izquierda- Ezquerra (cuántos nombres para decir siempre lo mismo) también ha decidido que el premio deje de tener retribución económica. Ya se sabe que a los hijos de Marx (si el pobre don Carlos viera en qué ha degenerado su estirpe intelectual) les parece muy mal que nadie tenga dinero, porque eso da libertad. Libertad para investigar, libertad para no depender de nadie, libertad para gastártelo y hacer ricos a otros... Allá ellos. Pero me llama la atención que el candidato número dos de la lista de Geroa Bai al Congre- so el pasado domingo fuera mi profesor de Filosofía en la Facultad de Comunicación de la Universidad de Navarra, Daniel Innerarity. No me sorprende por sus ideas nacionalistas, bien conocidas, sino porque Innerarity ganó el premio Príncipe de Viana en 2013 por su dedicación a la Ética. Y lo recibió aparentemente encantado de manos del Príncipe de Viana. Y aceptó la generosa retribución de 25.000 euros que su partido ahora considera impropia. Agradecería a mi profesor de Ética que difundiera el uso que hizo de ese dinero y explique si tiene intención de asumir la política de su Gobierno y devolver los euros que recibió. ¿O será que Uxue Barkos no se deja asesorar por él en esta materia retributiva? Así que este premio, hasta ahora el más prestigioso que se entrega en el Viejo Reyno (con perdón) de Navarra va a ser relanzando quitándole la retribución económica, entregándolo la señora Barkos y celebrando la ceremonia no en el monasterio de Leyre, donde están enterrados los Reyes de Navarra, sino en Olite, que algún reconocimiento debía recibir después de tantos años luchando por tener un alcalde aberzale. Pues nada, seguro que en 2016 el premiado superará con mucho las virtudes de galardonados anteriores como Rafael Moneo, Francisco Yndurain, Julio Caro Baroja, Moncho Armendariz, Álvaro d Ors, Miguel Sánchez Ostiz, Faustino Menéndez Pidal... o Daniel Innerarity. Sin Rey, sin dinero, sin monasterio de Leyre, pero con Barkos, el alcalde Andoli Lacarra y en Olite: habrá bofetadas en el mundo cultural por ser reconocido con ese Príncipe de Viana aberzale.